Tiempo real

Loading...

Follow by Email

jueves, diciembre 30, 2004

Predicciones para el 2005

He aprovechado estas últimas y anodinas sesiones de final de año para hacer una recopilación de las predicciones que a nivel interno manejan algunas de las principales casas de análisis.

Contra el aparente optimismo que se respira en las casas de análisis españolas, a nivel global los informes no son tan optimistas, al menos no aquellos de analistas que trabajan para los grandes leones institucionales, con incertidumbres como el desempeño del dólar, la fortaleza del crecimiento asiático que no se sabe aun si es sostenible o no, el impacto de los precios del crudo y las reformas institucionales de los mercados de la vieja europa, que no acaban de llegar.

Vamos a servirnos del informe de Barrons para ver las previsiones de unos y de otros y las constrasteremos con las que dieron el año pasado por estas fechas. Ya saben que a estas cosas no hay que darles un excesivo valor, pues ahora mismo es imposible tener en cuenta todos los factores que ni imaginamos aparecerán en el 2005 y sería realmente poco sensato operar en base a estas previsiones, pero es una tradición hacer esas previsiones y siempre aunque sea por curiosidad es bueno saber lo que pronostican, pues sin lugar a dudas marcarán la toma de posiciones de las primeras semanas del año.

Pasemos al resumen de análisis:

- Abby Joseph Cohen, analista de Goldman Sachs.

Predijo el año pasado el SP a 1.250. Para el 2005 cree que el SP llegará a 1.325 y el Dow a 11.800. Para ella la clave es que la inflación siga controlada.

Este año se ha quedado largo en un 3%, y para el año que viene predice subidas más moderadas, del orden del 9-10% en los índices USA.

- Chip Dickson de Lehman. El año pasado predijo SP a 1.150. Para el 2005 da SP a 1.300 y Dow a 11.100.

Como vemos, la apuesta de Lehman se basó sobretodo en apurar el recorrido de la renta fija, ante una creencia de que los mercados permanecerían laterales-bajistas.

Como podemos comprobar por sus resultados, la apuesta tampoco les ha salido tan mal, dado que la renta fija ha alcanzado niveles de valoración máximos. Como es normal... los leones "casi" nunca pierden. En todo caso... habrán dejado de ganar por su menor exposición a la renta variable.

- Tobias Levkovich, de Citigroup. El año pasado predijo SP a 1025, para este SP a 1.300, Dow a 11.700.

Al igual que en el caso anterior, se muestra mucho más positivo para el 2005. No olvidemos que Citigroup durante 2004 ha sido una de las entidades más activas en renta fija. Y yo me pregunto... cuando se puede ganar un 6-7% en renta fija... quizá renunciar a la renta variable no esté tan mal.

Si a ello añadimos que estas entidades han sido especialmente activas en renta fija euro, no es difícil ver carteras de grandes entidades invertidas en renta fija euro y que al cambio les aportan rentabilidades medias entre el 20 y el 25%. Como ven... "tirar" abajo el dólar no es tan negativo.

- Abhijit Chakrabortti de JP Morgan, predijo el año pasado SP a 1120 y para este lo da a 1275.

De nuevo vemos el mismo fenómeno. Eso sí, algo menos de optimismo para el 2005.

- Richard Bernstein, de Merril Lynch, el año pasado habló de SP a 890, y este a 1.205 y Dow Jones a 10.915.

Esta casa lo tiene claro, mercados laterales. Es una opinión de mucho peso que hemos de tener en cuenta.

- Thomas McManus, de Banc of America, el año pasado 1.160, fue de los que más se acercaron a la realidad. Para este muestra un SP a tan sólo 1.200 y Dow Jones a 11.000.

En su opinión el año podría empezar a flojear hacia el final cuando el mercado valore posibilidad de recesión para el 2006, algo que viendo los tipos a largo (ver artículo sobre renta fija) no sería de extrañar.

De nuevo muestras de que el contexto macroeconómico muestra muchas y variadas incertidumbres que hemos de ver cómo sortear. Lo que parece bastante evidente es que salvo datos de recuperación contundentes seguiremos conviviendo con tipos de interés moderados y que la falta de nuevas inversiones rentables para las grandes empresas seguirá provocando devoluciones de principal a los accionistas, elevación de dividendos y recompra de acciones en el mercado, hecho que sin lugar a dudas a contribuido al buen desempeño de este año, que hoy cerramos a efectos bursátiles. Ya se sabe que a menos papel en circulación... mayor precio de este, con lo que 2005, a falta de acontecimientos como repuntes en el petróleo y la lacra del terrorismo, puede seguir siendo un año bueno para la renta variable, a falta de otras inversiones más rentables, mientras que probablemente veremos una racionalización en las subidas de otros activos como la vivienda y los comoditys.

Un abrazo y mis mejores deseos para el nuevo año.

Trabajaremos para que de nuevo sea un próspero y rentable año analizando nuevas oportunidades de inversión y descubriendo nuevos productos alternativos a las inversiones convencionales.




Una sobre planes de pensiones...

A pocas horas de escuchar las campanadas de año nuevo, voy a dar un rápido repaso a las distintas alternativas que nos ofrecen las entidades financieras a la hora de suscribir planes de pensiones usando como fuente la información del diario económico 5 días.

La moda este año, además de los clásicos regalos, es el pago de "extratipos" aparentemente altos mediante fórmulas de inversión que garantizan el principal en una serie de años. No obstante, y como veremos ahora, las altas comisiones internas que esconden por lo general los planes de pensiones y la dificultad para comparar sus resultados (¿han visto alguna vez un ranking sobre planes de pensiones que aparezca con cierta periodicidad?) hacen que la realidad que estos productos esconde no sea tan buena como su publicidad.

Los españoles quieren una jubilación tranquila y les asusta que un vaivén bursátil pueda poner en peligro parte de sus ahorros. Este hecho se constata por la alta facilidad que encuentran las entidades financieras para colocar el ahorro en productos garantizados aun cuando las perspectivas de retorno son muy escasas. Para captar partícipes que no quieren sobresaltos las entidades han diseñado planes garantizados, la estrella de la campaña 2004. Los han adornados con importantes regalos en metálico, con números que van del 5% al 10%, como si de una subasta se tratase. Una de las premisas de partida es que un plan garantizado no es de prestación definida, es decir, que el cliente no conoce al aportar lo que va a cobrar después. No hay forma de calcular exactamente lo que se percibirá cuando el partícipe se jubile o se cumplan las contingencias previstas por ley para rescatar la aportación.

Los productos garantizados suelen asegurar el 100% del capital inicial más la revalorización de un índice de referencia. En cualquier caso las estructuras garantizadas evitan fluctuaciones temporales en la inversión pero, a cambio, ofrecen rentabilidades que en la gran mayoría estarán en el entorno de la inflación, suponiendo un desempeño exitoso del índice al que se referencie el plan.

Aunque la rentabilidad publicitaria es enormemente atractiva, del 5% (en Caixa Invest) al 10% en el Popular (en algunos planes concretos), la tasa anual equivalente (TAE) es inferior al 1%, según la información facilitada por las propias entidades.

Como botón de muestra: si alguien aporta al plan SCH 2004 Futuro, con 7% de regalo, y mantiene el dinero hasta 2015, la bonificación la entregarán en cuenta dentro de once años, lo que supone un TAE del 0,68%. Tasas similares ofrecen las demás entidades: Caixa Invest (0,11% TAE), BBVA Protección 2005 (0,39% TAE) y Popular (0,96%).

El IPC este año se sitúa ya en 3,3%. La rentabilidad media ponderada del conjunto de todos los planes de pensiones de renta fija garantizados es del 4,84% y del 5,25% en los de renta variable garantizados en lo que va de año, según la información facilitada por VDOS Stochastics. Durante 2003 los planes de renta fija garantizada ofrecieron un rendimiento del 3,23% y los garantizados de bolsa el 8%.

Plan por plan, el de Caja Madrid es el clásico garantizado de renta fija. El de La Caixa tiene el atractivo de que incorpora el regalo los cuatro primeros meses. Los planes del BBVA consolidan ganancias trimestralmente. Y los del Santander vinculan la rentabilidad adicional a la revalorización media de varios índices globales o el IPC de la zona euro, pero sin incluir el tabaco, uno de los elementos más inflacionistas.

Una variada oferta, dentro de la cual, en mi opinión es fundamental ver cuántos años nos separan de la edad de jubilación. Si el horizonte temporal es superior a 10 años y queremos añarar unos puntos a la inflación, creo fundamental el construir carteras de corte agresivo, con predominio de la renta variable e ir reduciendo dicha exposición a medida en que nos acercamos a la jubilación.

Si además de ello y en combinación con nuestro asesor hacemos anualmente los cambios entre renta fija y variable que nos permitan ir consolidando parte de la subida, podríamos tener una cesta de dos planes, renta fija y variable y tratar de ir consolidando las subidas, algo que mediante derivados ya hace BBVA. Para ello, un año más, sigo apostando por los fondos que en España distribuye ING y que gestiona Morgan Stanley en sus categorías de renta variable y fija.

Sus bajas comisiones y la indexación 100% al IBEX y a la renta fija euro los aupan a los primeros puestos de su categoría. Por otro lado, la sencillez operativa permite pasar de uno a otro, consolidando ganancias o inviertiendo más en bolsa en caso de correcciones en las que pueda ser interesante posicionarse.

No olvidemos que las deducciones fiscales están ahora mismo en el aire y que el futuro de estos productos es cuanto menos incierto. Dediquémosle pues el tiempo necesario y hagamos un seguimiento como si de fondos de inversión o acciones se tratase. Nuestra jubilación a buen seguro lo agradecerá.

Para todo ello, ya saben donde me tienen.

Saludos,

jueves, diciembre 16, 2004

Con el 2005 a la vuelta de la esquina...

Próximos al cierre de ejercicio, y en plena recta final del año, trataré de centrarme estos días en resumir las previsiones de las principales casas de análisis a nivel mundial, aprovechando mi estancia fuera de estas últimas semanas.

Previa a estos datos, en los que analizaremos los aciertos o no del 2004 y las previsiones para 2005, vamos a ponernos en situación. Esta semana, Antonio Zoido, presidente del holding gestor de los mercados financieros españoles, comentaba en el tradicional almuerzo de fin de año celebrado en la Bolsa de Madrid que la bolsa está barata y que sigue siendo la mejor inversión.

El Ibex 35 ha subido un 14,8% en lo que va de 2004, muy por encima del 6,9% del Cac francés; el 6,4% del Footse 100 británico o el 6,4% del Dax alemán. Pero, aun así, Zoido asegura que el PER ( ratio que mide si una acción está cara en función de sus beneficios) de las firmas españolas no ha aumentado de forma considerable este año. El responsable de la bolsa española señaló además que los bajos tipos de interés aumentan el atractivo de la renta variable como alternativa de inversión y que las “favorables previsiones macroeconómicas de los analistas deberán permitir que 2005 sea también un buen año”. Eso sí, no mencionó que en Japón, con el precio del dinero bajo mínimos desde hace años, la renta variable no levanta cabeza y que tanto en Estados Unidos como en Europa se prevén subidas de los tipos de interés, en un momento en que los tipos de interés a largo plazo se encuentran en mínimos (ver artículo sobre renta fija). También aduce que los beneficios empresariales superan las expectativas, pero esto no siempre se ha traducido en un aumento de las cotizaciones.

Con la inflación española en el 3,5%, y los bonos a 10 años bajo el 3,75%, renta fija a largo es no ganar dinero. Renta fija a corto es perderlo.

Alternativas: Activos reales (bienes inmuebles o empresas). La vivienda parece estar perdiendo su encanto como refugio financiero en épocas de crisis y parece que ZP quitará las ayudas a la compra, además de apretar en lo referente a los alquileres (mayor control) - Si ésto fuera así, no queda otra alternativa que la bolsa, que recordemos ofrece rentabilidad (ibex 35) media del 3%, sin tener en cuenta el efecto fiscal en los dividendos, que en función del nivel de renta puede hasta ser positivo.

Sólo via dividendos, ya empatamos inflación.

Si en efecto la inversión en acciones se materializa en empresas "de verdad", osea, con activos (no tipo Terra o Prisa), logicamente su valor debe aumentar al ritmo al menos de la inflación.

Recordemos que en términos de Per estamos, en un 14,26 dato que no es ninguna barbaridad (en 14,26 años vendríamos a recuperar el valor inicial de la inversión vía beneficios).

Así, estaremos atentos a la reducción de las ayudas para la compra de vivienda, que atenuarán las subidas de precios hasta que la oferta inmobiliaria se adecue a la demanda. Si ya tenemos vivienda, la segunda inversión puede ser interesante materializarla en activos referenciados a renta variable, clásicos (acciones directas o fondos, aunque se siguen demostrando peores al índice al que se referencian) o bien de rentabilidad absoluta o gestión alternativa, aprovechando las bajas volatilidades actuales.

Para seguir hablando del 2005, de las opiniones de unos y otros y de posibles estrategias que nos permitan estar en mercado con cierta "seguridad", nos vemos estos días...


Un saludo