Tiempo real

Loading...

Follow by Email

viernes, febrero 25, 2005

Demografía y bolsa... una cuestión para el análisis

Es la demografía!

Éste podría muy bien ser el lema de un estudio que ha realizado Barclays Capital (Barcap) sobre la correlación entre rentabilidad de las inversiones y envejecimiento de la población. Sus conclusiones son simples: los precios de las acciones estadounidenses y europeas van a estar sometidas a una enorme presión en las próximas dos décadas.

La verdad es que cuando uno empieza a ver cómo está la renta fija en el viejo continente, las tasas de natalidad, la irrupción en escena del los emigrantes y su papel cada vez mayor como agentes exportadores de nuestra divisa hacia otros países... uno comienza a hacerse preguntas.

Según el análisis de Barclays, el principio es bastante simple. Por término medio, la gente ahorra más cuando se halla en la fase central de su vida laboral, entre los 35 y los 54 años. Antes, cuando son jóvenes, solicitan créditos para comprar su primera casa y luego, cuando se jubilan, se gastan los ahorros acumulados.

Desde luego, las personas y los hábitos financieros varían, pero este patrón básico se ha mantenido en todas las economías desarrolladas durante el último siglo. Si la distribución por grupos de edad de una economía se mantuviera estable, las distintas fases de este ciclo del ahorro constituirían una mera curiosidad. Siempre habría el mismo número de ahorradores (de similar perfil de riesgo) de mediana edad dispuesto a comprar los activos del mismo número de jubilados y prestárselos al mismo número de familias jóvenes. Pero la confluencia de la explosión de la natalidad de la década de 1950 (el famoso baby boom) y el acusado declive ulterior ha generado grandes cambios en la relación existente entre, por un lado, los compradores de activos y, por otro, los jóvenes y ancianos no ahorradores tanto en Estados Unidos como Europa o bien ahorradores en productos más conservadores. Esta relación estaba en su punto más bajo a mediados de la década de los 70, cuando los nacidos durante el baby boom comenzaron a solicitar créditos. Alcanzó su pico en torno a 2001, a medida que los baby boomers llegaban a la edad de máximo ahorro, y ha iniciado desde entonces un declive que durará décadas. La caída de compradores de activos coincidió con una bajada de los mercados de capital y el punto culminante, con una subida.

La correlación probablemente no es una casualidad, como argumenta Tim Bond de Barcap. Cuando hay muchos ahorradores y pocos gastadores, los precios de los activos suben. El modelo de Japón proporciona una referencia histórica. En 1990 las cohortes de mediana edad alcanzaron su punto más elevado y, desde entonces, el precio de los activos ha estado sometido a una intensa presión bajista. Si Estados Unidos y Europa repiten ahora este mismo patrón, empezaremos a presenciar una escasez de compradores de acciones en las próximas décadas. Desde luego, las pautas de ahorro siempre pueden cambiar y las cotizaciones bursátiles dependen de muchos otros factores. Pero el peso de la demografía indica que a los mercados de capital les esperan tiempos de turbulencia y/o bien, trasvases de activos desde mercados de riesgo a mercados de renta fija, lo que explicaría el sostenimiento de altos niveles de precio y bajos tipos de interés para la renta fija durante un tiempo prolongado.


A que os hace pensar ?

Un saludo y feliz fin de semana,

jueves, febrero 24, 2005

Medio siglo con el bono en cartera... ¿no es para pensar?

Os adjunto este comentario sobre la última emisión de bonos de deuda en Francia, del que se hace eco CincoDías. Cuando más largos son los plazos y más bajos los tipos, menor cofianza se demuestra en otro tipo de activos financieros. Lo dicho... ¿no es para pensar?

La decisión de Francia de emitir un bono con vencimiento a 50 años ha causado no poco revuelo entre los grandes inversores, es decir, entre los institucionales. La demanda por esta emisión ha sido de tal magnitud que ha superado cinco veces la oferta inicial, de 3.000 millones de euros, y ha obligado al Tesoro galo a duplicarla.

Francia ha clavado el dardo en el centro de la diana porque ha percibido, y aprovechado, una demanda creciente por activos de deuda a largo plazo.

En el fondo del asunto se asientan dos causas de peso que explican este comportamiento por parte principalmente de fondos de pensiones y aseguradoras. En primer lugar, el aumento de la esperanza de vida en los países desarrollados está obligando a las gestoras a aumentar el periodo de prestaciones y, en consecuencia, a ajustar el horizonte de inversión a un lapso de tiempo superior.

En segundo lugar, varios gobiernos han reformado o han comenzado a reformar su legislación sobre pensiones para obligar a las gestoras a que contabilicen anualmente los activos de los fondos de pensiones a precio de mercado. Lo que están promoviendo los gobiernos es la inversión en deuda a largo plazo, mucho menos volátil, en detrimento de la inversión en activos de renta variable.

Francia ha sido el primer país en emitir un bono a 50 años, pero ya se baraja el nombre de otros países que podrían tomar ejemplo, como el Reino Unido, Alemania o Italia. Estados Unidos, que dejó de emitir deuda a 30 años en el año 2001, también se plantea recuperar activos con este plazo de vencimiento.

La creciente demanda invita a los gobiernos a optar por emisiones de más largo plazo, porque pueden financiarse con rendimientos apenas a tres o cuatro puntos básicos por encima de bonos de vencimiento algo menor. Pero lo que es una ventaja para los Estados puede ser un inconveniente para los inversores, habida cuenta de que los rendimientos de la deuda a largo, precisamente por esa demanda, se encuentran en zona de mínimos y lo lógico y normal es que suban tarde o temprano; es decir, que caigan los precios.

Estos días hemos estado cruzando flotantes muy interesantes y se ha aprovechado la brusca correción del Bund para cerrar posiciones interesantes, aprovechando además las alternativas que permiten cubrir tipos en posiciones deudoras y dejarlo abierto en posiciones inversoras.

Para lo que gustéis,

martes, febrero 15, 2005

La actividad corporativa... y el mundo dentro de 40 años...

Persiste la racha de incesantes operaciones institucionales, y queda patente la cada vez más complicada búsqueda de rentabilidades sostenibles a medio y largo plazo. El mercado permite encontrar a empresas que están infravaloradas respecto a sus fundamentales o cuyas sinergias o ahorro de costes hace rentable su OPA o fusión por absorción.

Recuerden que no se veía esto desde hace muchos años, y que en muchos casos representan entradas de dinero nuevo financiado a bajos tipos de interés a las manos de los accionistas suyos títulos son opados o comprados por otros grupos empresariales.

Junto al nuevo episodio del culebrón TERRA-TELEFÓNICA y que parece ser que va a acabar con una fusión por absorción 2 TEF x 9 TRR, y que ya se veía venir (ver el informe del año pasado, desde cuya compra de TRR habríamos ganado un 15%), hoy tenemos otra gigantesca operación entre Verizon y MCI por más de 6.000 millones de dólares, lo que es suficiente para mantener la llama de los mercados encendida, aunque la estructura de la subida parece sostenerse en compras de las manos débiles. Las fuertes dudan, pero no llegan a vender que sería lo preocupante.

Pasemos ahora a otro asunto que de gran interés y que creo es importante que comentemos para el apartado de inversiones alternativas. Hace mucho tiempo que se recomendó la compra de fondos de inversión o estructuras relacionados con la India, la inversión no ha ido nada mal, salvo un susto cuando las elecciones, pero luego se pasó todo, aún no es tarde para entrar aunque no a estos niveles. Cuando las bolsas tengan la próxima corrección de envergadura, ya sea ahora o dentro de algunos meses, y los precios sean más atractivos se podría seguir apostando por que este país seguramente subirá más que otras bolsas desarrolladas si el contexto es favorable, aun que también podría bajar más que las otras si las cosas se torcieran a nivel general, claro está.

Esta semana la revista americana Barrons aporta un dato muy revelador. ¿Recuerdan ustedes cuando hace aproximadamene un par de años analizamos un informe de Goldman Sachs sobre que según un modelo que tenían la India y China podrían ser las economías más fuertes del mundo dentro de algunos años? La tabla aparecía publicada en la revista Barrons en la última semana de octubre del 2003. En el número de Barrons de esta semana sale un extenso reportaje sobre ese famoso informe de Goldman en el que daban previsiones sobre el tamaño de las economías en 2050 y que es realmente curioso. Barrons publica una tabla resumen del informe de Goldman según la cual esta sería la clasificación del tamaño de las economías en 2050.

Merece la pena hacer el ejercicio de proyección a futuro sobre los distintos tamaños estimados de las economías en el año 2050:

1.- China: 44,5 billones (trillones en la forma de cómputo anglosajona) de dólares.
2.- EEUU: 35,2.
3.- India: 27,8.
4.- Japón: 6,7.
5.- Brasil: 6,1.
6.- Rusia: 5,9.
7.- Reino Unido: 3,8.
8.- Alemania: 3,6.
9.- Francia: 3,1.
10.- Italia: 2.1.

Éste sería el cuadro de honor, con China en primer lugar, la India en tercero, Brasil el quinto y Rusia el sexto. Obviamente, en palabras de J.L. Cárpatos, este poderío económico tiene un problema y el acierto del informe podría ser su fallo, es decir, fallaría por su propio éxito. Me explico, este desarrollo económico como sabemos perfectamente iría en mayor o menor medida acorde a un desarrollo militar y de influencia en el mundo. ¿Cómo sería un mundo con China de mayor potencia económica y militar? Imposible saberlo, quizá peor, quizá mejor, quizá EEUU no lo consienta en su momento, pero desde luego que hay riesgos de fricción tarde o temprano entre unos y otros no se pueden descartar sus efectos sobre los distintos crecimientos a Largo Plazo. Así que esta proyección hay que tomársela con tranquilidad y nos sirve para una cosa, para saber que de momento esos países emergentes van a seguir creciendo si no hay desmanes políticos a buen ritmo y atrayendo inversiones del exterior, lo que convertirá a sus bolsas en mejor colocadas que los mercados de las economías hoy llamadas desarrolladas.

Ayer decía La Gaceta que según BNP Paribas las bolsas emergentes suelen subir un 85 por ciento desde sus mínimos dentro de un ciclo económico típico, mientras que las de los países desarrollados andan desde octubre de 2002 en un 35 por ciento. En este mismo artículo La Gaceta comentaba que, según el último informe de Merril Lynch de gestores de fondos, el porcentaje de gestores dispuestos a sobreponderar en una rotación regional los países emergentes sería del 33 por ciento, que baja al 24 por ciento para EEUU y el 15 por ciento para Europa. Pues bien, como imaginaba, estudios como éstos, y supongo que otros similares que habrán hecho otros economistas, no iban a quedar olvidados porque potencia económica igual a potencia militar. Así, hoy dice Barrons que la propia CIA, en un estudio sobre esta cuestión (ya ven qué pronto lo han estudiado en este organismo) han determinado que en realidad China y la India podrían ser las mayores potencias económicas del mundo mucho antes de lo que se pensaba, en concreto en el 2020. La CIA, según comenta Barrons, parece convencida de que la aceleración del desarrollo que se necesitaría para eso podría ser mucho más veloz de lo que se piensa.

Pero pasemos a otra inversión alternativa, además de esta de la India, que sigue siendo una zona atractiva para invertir. También publica Barrons en el mismo número una tabla bastante interesante sobre lo que han subido los precios inmobiliarios en algunos países europeos, citando como fuente a Merril Lynch. El país donde más han subido en el 2004 fue Francia con un 15,5 por ciento. El segundo, adivinen... pues sí, acertaron, España, uno de los líderes mundiales de la burbuja inmobiliaria con subida del 15 por ciento. Terceros Irlanda y Reino Unido empatados con una subida del 12 por ciento. La media de la eurozona está en el 7 por ciento de subida, pero atención a la cola del pelotón: Alemania y Austria invariables y Suiza subida del 2 por ciento.

Como vemos, esta especie de zona de influencia de habla germana (aunque en Suiza también se hablan francés, italiano y romanche, aunque la mayoría hablan un dialecto alemán) se ha quedado atrás, presentando una posible zona de inversión con vistas al largo plazo y pensando que a largo plazo, los precios de los distintos activos en las distintas zonas tienden a converger.

Este desfase es similar en toda esta zona de influencia germana, lo que podría hacer pensar razonablemente en mayores posibilidades a largo plazo si la burbuja de España por ejemplo perdiera gas (que de momento no lo hace). Y es que va a ser muy difícil que se pinche la burbuja en España, como ya vengo razonando desde hace tiempo, y baste para ello un dato que publicaba este fin de semana el diario Información de Alicante. De cada cuatro casas que se venden en esa zona una va destinada a inversión, o se alquilarán, las menos, porque la gente sigue muy rehacia a alquilar o sencillamente se cerrará. Mientras las casas se compren en este país como se compra una acción de Endesa, difícil va a ser que se pinche la burbuja. Además este mismo diario publicaba otra cifra que me parece a destacar y es que el 70 por ciento de las viviendas españolas está pagadas. Es decir, sólo habría sujeto a ese hipotético problema de una subida de tipos de interés el 30 por ciento, que no es un porcentaje desdeñable, pero que tampoco parece que sea fácil provoque una catástrofe.

Volviendo a la realidad de los mercados europeos, un día más sigue la tendencia alcista en Europa, fuerte y sin mayores novedades. Wall Street consiguió deshacer el peligro técnico que presentaba tras la subida del viernes. El protagonista de la jornada -ante unas bolsas que siguen mostrando una nula presión bajista, a pesar de todo lo que se lleva subido, y que aportan por tanto pocas novedades técnicas- ha sido el dólar que vuelve a debilitarse con claridad. Todos los operadores ahora comentan que la cita clave de la semana será la comparecencia del Greenspan del jueves. No es la primera vez que provoca erupciones volcánicas y otras lluvias de maná, ¿qué nos deparará en esta ocasión? Habrá que observar el comportamiento de los "leones", si huyen hacia la playa o siguen tan tranquilos.

Saludos,

jueves, febrero 10, 2005

La volatilidad de las Bolsas retrocede hasta su nivel más bajo en los últimos 10 años

La prima de riesgo se ha reducido para la renta variable al eliminarse ciertas incertidumbres como la tensión geopolítica, los escándalos financieros o la escalada del precio del crudo. La volatilidad de las Bolsas lo ha reflejado y su nivel está en los mínimos de una década.

La volatilidad del S&P se encuentra en el 11,90%, mientras que la del Dax está en 11,38% y la del Ibex en el 10%. Esto quiere decir que, en la situación actual, la variación diaria del Ibex no debe ser superior al 0,63%. Si el índice de volatilidad estuviera, por ejemplo, en el 30% la oscilación sería del 1,89%. En las 27 sesiones transcurridas de 2005 el Ibex ha oscilado mínimamente, y al cierre, sólo han sido dos las ocasiones en las que ha caído o subido por encima del 1%.

Cuando algo sacude el mercado las volatilidades suben con fuerza. El año pasado, con en atentado terrorista en Madrid, la volatilidad del principal índice español se elevó al 30%. Tras el 11 de septiembre de 2001 las volatilidades del S&P, el Ibex y el Dax se encontraban en niveles de 44%, 47% y 56%, respectivamente. Las cotas fueron incluso superiores en el verano de 2002, con la resaca de los escándalos financieros en EE UU.Tranquilidad del mercado
El índice de volatilidad de los mercados es un elemento seguido de cerca por los gestores. 'Está francamente baja y eso nos está indicando que hay un nivel de tranquilidad por parte de los inversores y que existe poca susceptibilidad a ponerse en contra', señala Bonet. El experto cree que los niveles actuales indican asimismo que el mercado está poco preparado para asumir bajadas. 'Hay un exceso de optimismo, el riesgo es muy bajo. Si se producen noticias negativas el peligro a caer será mucho mayor', asegura.
'Una volatilidad tan baja es positivo para el mercado con una tendencia alcista como la de ahora en la que no existen movimientos bruscos, sin que los precios estén distorsionados; en definitiva estás dentro con un nivel de riesgo muy corto', comenta Óscar Germade, de Cortal Consors. El analista añade que lo indican los niveles actuales también es que 'el mercado está más asentado que hace un par de ejercicios'.
Pero como en todo, en donde siempre hay beneficiados y perjudicados, hay un sector en el que las bajas volatilidades no les interesa; se trata de los operadores de derivados y los de intradía. Este tipo de inversores aprovecha las volatilidades altas porque cuanto mayor sea la oscilación de un activo subyacente (precio de la acción) más alta es la prima o el precio de este tipo de activos, ya que incrementa las posibilidades de que el resultado sea a favor. Algunos analistas, sin embargo, recomiendan invertir en derivados cuando las volatilidades son bajas en el sentido de cubrirse, de forma barata, contra imprevistos.Los efectos para los inversores
Los precios de las opciones, más baratos
La volatilidad del mercado está directamente relacionada con el precio de las opciones sobre índices o valores. Una opción da el derecho a comprar o vender un activo a un precio y en un plazo. Como no obliga, sirve para que el inversor se proteja frente a caídas -o también subidas- en los precios, perdiendo como máximo lo que le ha costado la opción. A menor volatilidad, menor es el precio de esta protección, y por lo tanto, de las acciones. Luego éstas son ahora más baratas.

Mejores condiciones en fondos garantizados
Los fondos que más en boga han estado en los últimos años, los garantizados, se benefician de la menor volatilidad de la Bolsa porque los instrumentos financieros que usan son más baratos. Un garantizado invierte en renta fija la mayor parte del patrimonio -para garantizar el capital- y con el resto contrata un derivado que le permite ofrecer una determinada rentabilidad bajo unas condiciones. Al ser este derivado más barato por la menor volatilidad, las condiciones deberían ser mejores.

Los Bonos ¿burbuja o aviso de recesión?

De nuevo comentarios acerca de la irreal situación que vive la renta fija en la zona occidental, que choca con el optimismo que impera en la renta variable.

Moisés Romero, en la carta de la bolsa, nos cuenta en su edición de hoy:

Hay voces que desafinan en el coro que canta las excelencias de los mercados de acciones para este año. La de los bonos es la más clamorosa. Los tipos a largo han situado su rentabilidad en mínimos históricos, insensibles a la lluvia de expectativas de mejora en el crecimiento económico en Estados Unidos y de la revisión al alza de la previsión de beneficios empresariales. O los bonos se han convertido como la mujer de Lot, en estatuas de sal por retener la vista en el pasado, o, sencillamente, miran para otro lado, incrédulos ante lo que se anuncia. Puede ser también, que los grandes traders no quieran mover ficha por si el castillo se cae y se lleva medio mundo por delante. Todo es posible.

Los observadores más finos miran con inquietud el desarrollo de los acontecimientos en los mercados de bonos debido a la pasividad que manifiestan desde hace varios meses. Desde siempre, el alza de las acciones ha sido directamente proporcional a la caída de los bonos (rentabilidad al alza) y al revés. En la actualidad, el alemán de referencia a 10 años arroja el nivel más bajo de rentabilidad de la historia, en línea con el resto de los grandes bonos del Estado que se negocian en el mundo. Con el alza acumulada de la Bolsa desde mediados de agosto de 2004, la rentabilidad debería haber subido de manera considerable. Pero no es así. Además de incorporar al precio la subida explícita de las Bolsas, los bonos deberían haber reaccionado con celeridad a la presentación de los presupuestos en Estados Unidos, al mejor posicionamiento del dólar en los mercados de cambio, precisamente por este hecho, y, como razón de mucho peso, a la continuada escalada de los tipos de interés oficiales en Estados Unidos, que continuará en el tiempo, aunque de forma menos agresiva de lo que hasta hace poco esperaban algunos sectores del mercado.

La insensibilidad de los bonos refleja, ante todo, incredulidad. Niegan la mayor, es decir, consideran que la economía de Estados Unidos no crecerá al ritmo que se pregona ahora; que tampoco van a subir los excedentes empresariales en las tasas que se preconizan; que el espíritu de los consumidores estadounidenses no se va a animar de modo desaforado y que el dólar, en fin, tarde o temprano volverá a sucumbir, porque los presupuestos que se han presentado en Estados Unidos apuntan muchos interrogantes para su cumplimiento, en el supuesto de que fueran aprobados por las Cámaras.

Puede suceder también, que los bonos hayan hecho caso omiso a las advertencias de los dioses de la Bolsa y que al volver la vista atrás se hayan quedado convertidos en estatuas de sal y, por tanto, sin capacidad de reacción ante el futuro que viene. Es decir, cabe considerar que estén atrapados e inmovilizados en el pasado. Puede suceder también, que los grandes traders no se atrevan a poner los pies en el suelo, porque se pueden hundir el mundo a sus pies. Hace tiempo que se viene hablando de la gran burbuja de la renta fija, que tiene atrapados a miles de bancos y financieras. Movimientos bruscos podrían provocar un seísmo de consecuencias incalculables.

Mejor no enfatizar en esta proyección.

viernes, febrero 04, 2005

La gestión alternativa creció un 62% en España en 2004

La gestión alternativa creció un 62% en España en 2004. La gestión alternativa crece a pasos agigantados. El patrimonio de los fondos que utilizan este tipo de gestión creció un 61,5% el año pasado, casi seis veces más que la media del mercado. Los partícipes de estos productos invierten, de media, casi el doble que el resto del sector.

Miguel Rodríguez , de Cinco días, hace hoy un fenomenal análisis sobre el estado de la gestión alternativa en España, que a continuación les posteo.

Todo son grandes cifras para la gestión alternativa en España. Este mercado incipiente se está desarrollando con ímpetu a medida que aumenta el interés de los inversores por un tipo de gestión que promete rentabilidades absolutas, es decir, suban o bajen los mercados.

El año pasado el mercado de fondos de inversión registró un crecimiento patrimonial del 11% hasta los 219.730 millones de euros. Los fondos de gestión alternativa registraron un aumento patrimonial de 1.580 millones de euros, lo que equivale a un crecimiento del 65% con respecto al año anterior. Es decir, que el segmento de gestión alternativa creció a un ritmo seis veces superior al del resto del mercado.

'Durante el primer semestre del año se captó el 99% de las inversión nueva en estos productos, 1.875 millones de euros', explica un informe de Santander Central Hispano Gestión de Activos. 'Los fondos no ligados a la evolución del mercado han sido altamente demandados por los clientes cuyo objetivo es diversificar su cartera'. Esta demanda ha impulsado la presencia de esta categoría de fondos, que constituyen ya un 2% del total del mercado.

El número de partícipes se ha duplicado en un año, según datos de la gestora del Santander. El patrimonio medio por partícipe asciende a los 43.741 euros frente a los 26.965 del total del sector. La cifra, casi el doble, pone de manifiesto que se trata de un tipo de producto por el que se interesan las rentas más altas, a las que se considera que tienen una mayor cultura financiera o bien un grado mayor de asesoramiento.

El próximo reglamento de fondos, por ejemplo, limita la comercialización de fondos puros de alto riesgo -de espíritu similar a la gestión alternativa- a inversores institucionales y grandes fortunas.

Gana la multiestrategia

El año pasado se lanzaron 40 nuevos fondos de gestión alternativa en España, con lo que la oferta suma ya 91 productos, según la clasificación de Morningstar, en la que se incluyen tanto los fondos más conservadores, los denominados monetarios dinámicos, como los globales de riesgo más elevado que utilizan en mayor medida los derivados.

Las mayores aportaciones se han dirigido a los productos más diversificados, es decir, a los que hacen uso de varias estrategias como el uso de derivados, el arbitraje de acciones o la tendencia macroeconómica, y que suelen ser fondos de fondos. Las salidas se han producido en los que utilizan estrategias con futuros y los denominados de mercado neutral, que consiste en realizar operaciones de arbitraje en el mercado para explotar las ineficiencias.

La estrategia más rentable, con una ganancia del 4,52%, ha sido la denominada long-short, que consiste en apostar por el alza o la caída de un valor según sus perspectivas.claves 'Hedge funds' frente a alternativos

Un hedge fund o fondo de alto riesgo guarda muchas similitudes con los fondos de gestión alternativa, pero también muchas diferencias. A grandes rasgos, los segundos tienen una serie de limitaciones de inversión que los hedge funds, domiciliados en paraísos fiscales, no tienen. El riesgo en que incurren éstos es, por tanto, mucho mayor.

Supervisión. Mientras que los fondos de gestión alternativa están supervisados por la Comisión Nacional del Mercado de Valores, los hedge funds se someten a la legislación de los paraísos fiscales, mucho más laxa.

Inversión. Eso les permite disfrutar de mucha más libertad a la hora de invertir, mientras que los fondos de gestión alternativa tienen una serie de límites referentes al uso de derivados, diversificación mínima o apalancamiento.

Derivados. Los fondos de gestión alternativa, según la legislación actual, no pueden invertir en derivados no negociados en mercados organizados (conocidos como OTC), salvo cuando el objetivo de la inversión es la obtención de una garantía o la cobertura de riesgos.

Apalancamiento. Los fondos de gestión alternativa tienen límites en cuanto al apalancamiento. Los compromisos por operaciones con derivados no pueden superar el patrimonio del fondo. También hay limitaciones en cuanto a la deuda que puede tener.

Liquidez. Los fondos de gestión alternativa deben tener liquidez diaria, mientras que muchos hedge funds tiene liquidez mensual, trimestral o semestral.
Información. Los fondos regulados tienen unos requisitos de información que no tienen los hedge funds, ajenos a la supervisión.

-----------------------------------

Lo dicho, hay todo un mundo ahí fuera, en el que esperamos jugar un papel importante.

Estaré encandado de diseñar una estrategia "alternativa" de gestión para ustedes, que aune seguridad y rentabilidad mediante los últimos productos y operaciones que aparezcan en el mercado.

Un saludo,

jueves, febrero 03, 2005

IPC vs Garantizados y depósitos - El círculo vicioso del ahorro español

Los mas viejos del lugar ya conocen mi lucha por la innovación en productos de inversión y por la búsqueda incesante de oportunidades que permitan cuanto menos superar en 1-2% a la inflación y/o poder estar expuesto a mercados de renta variable con retornos aceptables y eludiendo el riesgo en la medida de lo posible.

En este sentido y pese a que 2004 fue un año en el que los estructurados batieron record histórico en generación y contratación, hay mucho camino que recorrer en el correcto asesoramiento patrimonial. Sigue siendo una incógnita para propios y extraños cómo las principales entidades mantienen mayoritariamente al ahorro dormido, en una época en la que vemos sostenidas alzas en los mercados y una gradual recuperación de la confianza.

Sobre este tema, les recomiendo el artículo que publica hoy Jesús García en "El Confidencial", que posteo a continuación (para que luego digan que soy incisivo...).

Si tras leerlo le da por repasar tu estado patrimonial y valorar otras alternativas... no dude en contactarme !

EL CÍRCULO SE CIERRA: LOS GARANTIZADOS COMPITEN CON LOS DEPÓSITOS

El mercado de los garantizados ha alcanzado su madurez plena al encontrar como competidor natural otro producto de singulares características, los depósitos. Acabáramos. Tres de cada cuatro garantizados siguen sin batir a la inflación en 2004, pero han mantenido un ritmo de crecimiento casi exponencial que, curiosamente, ha variado su velocidad de crucero en el último mes, en el momento que han aparecido algunas ofertas de depósitos lanzados por las cajas y bancos on line. En un país con la inflación en el 3,2%, unos activos de deuda pública con tipos de interés por lo general inferiores a corto plazo y superiores, en torno al 4,5%, en el largo, con un precio del dinero en el 2%; esta gestión de producto sin servicio se había hecho con una magnífica cuota del mercado de fondos, que ha logrado pasar por alto las mínimas rentabilidades y los altos gastos. Es obvio que no podemos hablar de un país de rentistas con unos intereses históricamente bajos, aunque el conservadurismo de los ahorradores, la relativa cultura financiera, y la fuerza de la publicidad, han obrado el milagro.

La explosión de los garantizados, o toca a su fin, o ha tocado techo con esta competencia de los depósitos. Es una competencia en la línea baja de las rentabilidades, una especie de lucha por ver quién da menos con una gestión pasiva, o quién renta más dentro de los menos rentables. El espejismo de los fondos garantizados, cuyo capital está invertido casi en su totalidad en renta fija y dedica una mínima parte a la inversión a las acciones brillantes de cualquier índice, aunque esto aparezca en la publicidad como punta de un iceberg que se esconde, tiene estas cosas. La realidad en el mundo financiero se suele destapar en toda su crudeza de modo tardío y se convierte en habitual la sorpresa que supone el mantenimiento de las posiciones enquistadas, encasquilladas en activos que prácticamente no rentan.

La cultura financiera de este país no avanza en la base. Mientras que los técnicos trabajan en la constante innovación financiera con derivados exóticos, difíciles fórmulas para dar con la rentabilidad final del producto y alambicados procedimientos que no entienden ni en la mismísima CNMV, determinados ahorradores parecen encallados como maletas que se dejan llevar por la cinta transportadora.

Se les llaman inversores conservadores, pero son los que aportan el gran negocio de la sopa boba de algunos gestores a los que parece importarles lo justo la rentabilidad de los fondos. A los últimos datos de Inverco nos podemos remitir. Por supuesto que la generalización resulta injusta. Hay gestores muy dinámicos que ponen sus cuartos y sus equipos a trabajar y obtienen rentabilidades de las piedras. Incluso existen garantizados de brillantes resultados, pero son los menos. Resulta raro que un producto masivo como los fondos garantizados sea incapaz de competir realmente en gestión, en excelencia, en rentabilidades.

Al menos, el año pasado, con una media del 3%, han superado la rentabilidad de los monetarios, donde tampoco se explica la permanencia de millones de partícipes. Se han abierto ventanas de liquidez para hacer menos cautivo el ahorro y se han recortado las comisiones, porque el chollo empezaba a resultar obsceno, pero se han construido trampas de oso en forma de penalizaciones que, por supuesto, sitúan a los garantizados al nivel de los depósitos. Se cierra el círculo.

Garantizan mucho, muestran una apabullante publicidad, y rentan poco, igualito que los depósitos. Una pena para la industria financiera, independientemente de que hayan arreglado una parte importante de la cascada de resultados de algunas entidades.


A ello, añadir la realidad de unos inversores españoles, que a niveles de banca privada están entrando ya en fondos gestionados por entidades extranjeras, mejor gestionados y/o con costes más adaptados al estilo de gestión. Del mismo modo y de la mano de entidades como UBS, JPMorgan, Credit Suisse, los grandes patrimonios piden cada vez más operaciones a medida, en forma de bono, estructura, OTC, etc, que debidamente empaquetada dentro de una SICAV, forma de seguro, etc, proporciona seguridad, una rentabilidad conocida de antemano y superior al mercado, liquidez, en resumen, en sueño de todo inversor. ¿su precio? a partir de 5 MM Eur...


Saludos,

martes, febrero 01, 2005

US Dólar... STRONG SELL ¿?

Vamos a dedicarle unas líneas al Dólar americano, que hemos visto que ha repuntado con fuerza en Enero contra el resto de cruces (Euro y Yen), con una ganancia frente al Euro de casi un 4%.

Las perspectivas de próximas subidas en los tipos FED americanos y la enorme sobreventa que arrastraba el dólar a finales del pasado ejercicio han servido para que la divisa americana recobrara valor.

No obstante, queda pendiente el analizar si este rebote del dólar al alza se trata de un cambio de tendencia o bien una oportunidad para salirnos del dólar y guardarnos en divisas como el Euro. La alta cotización de los bonos europeos, que siguen siendo refugio de los flujos internacionales de dinero conservador, parece estar a favor de esta hipótesis.

Veamos lo que Ana B.Nieto, de Cinco Días, nos relata hoy desde NY.

Las grandes fortunas se alejan del dólar

Bill Gates, presidente de Microsoft y el hombre más rico del mundo según Forbes, está 'apostando a que el dólar baje'. Gates aseguraba en una entrevista a la prensa estadounidense que tuvo lugar en el Foro de Davos, que 'el querido dólar va a ir hacia abajo'. Para Gates las ganancias del dólar frente al euro este mes, las mayores desde 2001 con un 3,8%, son un espejismo que no empañan una visión a la baja en el largo plazo. El euro cotizaba a última hora de ayer en 1,304 dólares.

Con esta posición, el alma máter de Microsoft se acerca a posturas de otros millonarios como Warren Buffett y George Soros, que tienen semejante percepción sobre la evolución a largo plazo de la divisa estadounidense. Buffett empezó a diversificar agresivamente su cartera de divisas y separarse del dólar en 2002, año en el que empezó a advertir del impacto de los llamados déficit gemelos estadounidenses (presupuestarios y por cuenta corriente) en el valor de la moneda.

Desde entonces, el dólar ha caído un 26% frente al conjunto de las seis mayores divisas.

Las palabras de Gates en el refugio alpino de Davos se unen no solo a las de autoridades del BCE y algunos gobiernos europeos, sino también a la de varios economistas americanos que creen que la caída del dólar no ha tocado suelo aún.

Fred Bergsten, economista jefe del Institute for International Economics, ha advertido que debido a los déficit (presupuestario y por cuenta corriente) de EE UU, es inevitable 'que el dólar caiga más. La única cuestión es cuanto más'. Bergsten y su colega John Williamson editaron en noviembre un libro, 'El ajuste del dólar: hasta dónde y contra qué', en el que se defendía que la moneda necesitaba caer un 15% para que el déficit por cuenta corriente empezara a enderezarse. El ex analista jefe del FMI (ahora profesor de economía en Harvard), Kenneth Rogoff, cree que hay muchas posibilidades de que el dólar caiga más, hasta un 20%. Rogoff hace notar que incluso las divisas en países en desarrollo ganan posiciones frente al dólar.

Para el fundador de Microsoft, la reciente alza del dólar es un espejismo pasajero.

Las teorías que apoya Bergsten no están totalmente refrendadas por la realidad porque el déficit comercial de EE UU ha llegado a cifras récord en los últimos meses pese a la depreciación de la divisa.

Axel Weber, consejero del BCE aseguraba el pasado sábado a Reuters que aunque no ve el peligro de que el dólar baje un 15% o un 20% 'claramente se elevan los riesgos'. Para este economista, EE UU no puede confiar solamente en un dólar débil para corregir su déficit por cuenta corriente.

Mientras tanto, las autoridades estadounidenses siguen hablando del mantenimiento de la política de 'dólar fuerte' que comenzó Bill Clinton mientras apuestan porque sean los mercados los que fijen su valor. Y éstos miran a los déficit y ven lo mismo que Gates, Buffett, Soros y las autoridades europeas por lo que 'fuerte' parece ser un adjetivo difícil de relacionar con el dólar.

Soros pone en cuestión a Greenspan

El presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan, no es creíble. Así de contundente lo ve el famoso inversor y multimillonario George Soros. 'Para mí, Greenspan perdió credibilidad cuando se hizo demasiado político', declaró a Bloomberg este fin de semana el financiero en el conocido Foro Económico Mundial de Davos (Suiza). 'Greenspan intentó bajar los tipos de interés aún más, para ayudar en la campaña de reelección del presidente George Bush y sobrepasó sus competencias al defender los recortes de impuestos que han conducido al actual déficit', afirmó Soros.

A partir de los atentados del 11-S, la Fed emprendió una política de reducción de tipos que llevó el precio del dinero en EE UU hasta el 1% y que aún mantiene los tipos de interés reales en negativo, generando un 'tremendo exceso' de liquidez en los mercados, a juicio de Soros.


Como ven, opiniones para todos los gustos, el día en que la FED comienza una reunión de dos días para dilucidar sobre la política monetaria en Estados Unidos. Estaremos pendientes de su sesgo y de las implicaciones para la industria europea, que lo seguirá pasando mal hasta que USA no recupere su buen estado de forma, algo complicado a la vista del círculo vicioso en que podría sumirse su economía si se inicia la corrección de sus excesos (básicamente incremento de exportación y reducción de importaciones).

Ahora bien... USA ha demostrado hístóricamente su flexibilidad ante los distintos escenarios macro... podrá hacerlo Europa ? la renta fija sigue apostando a que no.


Un saludo,