Tiempo real

Loading...

Follow by Email

lunes, marzo 28, 2005

Impacto subida tipos en los distintos sectores bursátiles...

Aprovechamos la festividad que tenemos hoy en las plazas bursátiles europeas, para reecontrarnos con la actividad y analizar el impacto de las subidas del precio del dinero en los distintos sectores bursátiles.

La Reserva Federal (Fed), siguiendo el patrón descontado por el mercado, subió un cuarto de punto los tipos de interés en EE UU, hasta situarlos en el 2,75%.

Además, en siete de las ocho sesiones en las que el rendimiento del bono a 10 años han repuntado en EE UU durante el mes de marzo, el S&P 500 ha cerrado la jornada con pérdidas. Esta retahíla de datos ha devuelto al primer plano un viejo debate dentro del mercado: ¿podrá la renta variable culminar un tercer año de ganancias en un contexto de tipos de interés al alza tanto a corto como a largo plazo?

La subida del rendimiento de los bonos a largo plazo rebaja la valoración de las acciones

En este sentido los expertos prevén que la Fed siga con su política monetaria restrictiva y que los tipos federales suban hasta el 3,25 o el 3,5% a finales de año, lo que puede llevar la rentabilidad del bono a 10 años hasta niveles cercanos al 5%. En Europa la opinión generalizada es que el BCE mantendrá los tipos estables, si acaso subiéndolos un cuarto de punto en el segundo semestre del año siempre que la economía alemana empiece a dar signos claros de recuperación. Con este escenario el rendimiento de los bonos a largo plazo en el área euro (el bund alemán es la referencia) podrían situarse a finales de 2005 en el entorno del 4%.

Aunque el escenario en Europa es de tipos más bajos que en EE UU, ya hay algunos expertos, como es el caso de Isabel Giménez, directora de la Fundación de Estudios Bursátiles y Financieros, que alertan de ciertos cambios de fondo. 'La modificación del Pacto de Estabilidad, que ya ha supuesto una caída del precio de los bonos, puede poner en peligro la sostenibilidad de las finanzas públicas. Los inversores descuentan que la laxitud fiscal a la que abre paso el nuevo pacto, más blando en sus requerimientos y compromisos, anticipa endurecimientos monetarios', comenta Giménez.

Por otra parte, el dato del IPC de febrero en EE UU dado a conocer estos días subió un 0,4%, la mayor subida en cuatro meses en un periodo en el que el precio del crudo volvió a situarse por encima de los 50 dólares.

'La subida de tipos es el resultado, teóricamente, de un crecimiento económico robusto. La inflación se está yendo un poco pero en términos generales eso es bueno porque significa que las compañías tienen poder para fijar precios'. Sobre el posible trasvase que podría producirse desde la renta variable a la renta fija, parece una posibilidad difícil en estos momentos, ya que las renta fija todavía está sobrevalorada, a lo que hay que añadir que los beneficios empresariales seguirán creciendo a buen ritmo y la atractiva rentabilidad por dividendo de muchas compañías.

Este argumento, que los bonos pese a su caída está más caros que las acciones, podría basarse en algo tan sencillo como la comparación de PERes: 'Mientras el PER número de veces que el beneficio por acción de la Bolsa europea no supera las 16 veces, el de los bonos a 10 años es de 26 veces'. Para calcular el PER de los bonos, dividimos uno entre 3,7 (la rentabilidad del bono) y luego la multiplica por 100.

¿Por qué se entiende que un repunte de los tipos es malo para la Bolsa?

En primer lugar, porque reduce la liquidez del sistema, encarece la deuda de las compañías y limita sus inversiones, así como porque desalienta el consumo privado y eleva el atractivo de otros activos sin riesgo como las letras del Tesoro. Además un aumento de los tipos de interés puede suponer una importante merma en el valor teórico de las acciones desde el punto de vista fundamental, al ser una variable que empleamos en los modelos de valoración por descuento de flujos.

Básicamente, entendemos como valor fundamental de una acción el valor descontado de la serie de dividendos o flujos futuros que se esperan obtener. La tasa a la que se descuentan esos dividendos incluyen la rentabilidad de los bonos a largo plazo y una prima por riesgo. Un aumento de la rentabilidad de los bonos del Gobierno a largo acarreará una mayor tasa de descuento y por lo tanto una menor valoración de las acciones.

El precio del crudo, por su parte, es clave. Un IPC bajo control permitiría subir los tipos de forma ordenada.

Impacto por sectores

Autopistas: Su valoración es inversa a los tipos a largo - La evolución en Bolsa de las compañías que explotan concesiones, principalmente de autopistas, suele tener una correlación negativa con la rentabilidad de los tipos de interés a largo plazo. Cuando el rendimiento del bono cae, su cotización sube y viceversa.

En compañías de este tipo, con ingresos recurrentes, a la hora de calcular su precio objetivo se calcula el ritmo de crecimiento de los beneficios y se actualiza luego a una tasa de interés a largo plazo, generalmente el bono a diez años. Si éste sube la valoración será menor.

Entre las concesionarias cotizadas, Abertis, que se ha revalorizado un 35% en los últimos doce meses, es la que más perjudicada se puede ver en un entorno de tipos de interés al alza, según los expertos.

Valores medianos: Cae la liquidez y con ella los flujos de dinero - Una subida de los tipos de interés oficiales supone inmediatamente una menor liquidez en el sistema. Esta situación perjudica especialmente a los valores de mediana y pequeña capitalización, puesto que disminuye el flujo de dinero que entra en estas compañías.

Los analistas señalan que cuando los inversores tienen más dificultades para acceder al crédito los primeros valores que eliminan de sus carteras suelen ser los de menor tamaño debido a su iliquidez y a su mayor perfil de riesgo.

A la menor cantidad de dinero en el sistema habría que añadir que los small y medium caps, como se les conoce en el argot bursátil, acumulan dos ejercicios consecutivos en el que han batido con holgura el comportamiento de las acciones de compañías de mayor tamaño.

No obstante, los que me conocen, saben que personalmente en momentos avanzados de ciclo como los actuales, me parecen mejor alternativas las SMALL CAPs que la inversión directa en indexados y otras figuras de gestión pasiva. Además de la actividad corporativa, suelen arrojar descuentos en sus valoraciones fruto de su mejor presencia en índices y de la menor cobertura de los analistas.

Inmobiliario: Las enfocadas al negocio de alquiler, penalizadas - Las compañías del sector inmobiliario suelen hacerlo peor que el mercado durante los periodos en el que suben los tipos de interés en parte. Son compañías muy endeudadas y un repunte del precio del dinero supone para ellas mayores costes financieros. Además el dividendo es uno de sus principales atractivos y cuando suben los interés de los activos sin riesgo sus acciones pierden parte de interés para los inversores.

Sin embargo, no se puede tratar a todas las inmobiliarias por igual. Las más perjudicadas en un escenario de repunte de tipos son las que tienen mayor exposición al negocio de alquiler (en España son Colonial y Metrovacesa) ya que los analistas suelen utilizar los tipos de interés a largo plazo (el del bono a diez años) para fijar el precio objetivo de estos valores.

Electricidad: El dividendo pierde parte de su atractivo - Es uno de los sectores más endeudados y como tal, a priori, parece uno de los más perjudicados con el alza de tipos. Sin embargo, algunos analistas sostienen que el hecho de que el 70% de la deuda de estas compañías esté a tipo fijo hace que el impacto sea más neutral. No obstante, sí tiene un gran efecto por la parte de los gastos financieros.

Otro factor que podría perjudicarlas a largo es que al repuntar la rentabilidad de los bonos, la retribución por dividendos que ofrecen fuese menos atractiva al disminuir el diferencial entre ambos tipos, algo lejano todavía. Endesa y Fenosa son, según los expertos, las más perjudicadas por su mayor apalancamiento. Le siguen Red Eléctrica y Enagás, con una alta deuda.

Construcción: Peor entorno para las más apalancadas - Las constructoras suelen tener un alto grado de apalancamiento (relación entre deuda neta y fondos propios), por lo que un repunte de los tipos de interés supone unos mayores costes de financiación para este tipo de compañías.

Las constructoras españolas cotizadas las que se verían más perjudicadas por un encarecimiento en el precio del dinero son ACS y Ferrovial. La primera por presentar el mayor apalancamiento del sector. A 31 de diciembre pasado su deuda financiera neta ascendía a 1.230 millones, equivalente al 68% de sus recursos propios. En el caso de Ferrovial, destaca el hecho de que se puede ver perjudicada sobre todo por su exposición al negocio de concesiones debido a su participación en Cintra.

Banca: Impacto positivo en el segundo trimestre - La posibilidad de ampliar márgenes convierte a la banca en el sector beneficiado por excelencia. La subida de tipos puede impactar en la cuenta de resultados por tres vías: los diferenciales, las carteras de bonos y por el lado del pasivo.

También hay un efecto negativo: se pierde volumen crediticio, sobre todo en los préstamos hipotecarios. Aunque la banca española ha ido reduciendo el peso de la cartera hipotecaria y enfocándolo hacia las pymes, caso del Popular y Bankinter, éste último podría verse afectado por el peso de la cartera de bonos que supone casi el 100% del importe de sus depósitos.

Buen momento por tanto para los Fondos Sectoriales invertidos en valores financieros y para invertir en entidades medianas apostando por una efervescente actividad corporativa que dará noticias día sí y día también los próximos meses.


Un abrazo y feliz vuelta a la actividad,

martes, marzo 15, 2005

Razones para subir... razones para bajar... hagan juego !

A pocos días para hacer la pausa a la que la Semana Santa obliga, me gustaría tomar la palabra de Cárpatos en su informe del día y recomendar la lectura de un artículo de Steve Leuthold de www.leutholdgroup.com. y que pueden leer al completo en este enlace de Gold Eagle, presentado por John F. Mauldin (JohnMauldin@InvestorsInsight.com):

Making the Bull's Case and the Bear's Case

Está bastante bien porque resume en este mercado complejo actual las numerosas razones que hay a favor y en contra, un poco comentando el sentir general desde hace días, que hay argumentos para seguir subiendo y también para bajar. Apoyándonos en este artículo, vamos a hacer un resumen de dichas razones, seleccionando las más interesantes y añadiendo algún comentario personal:

Alcistas

1- Las economías globales siguen creciendo.

Esto es indudable, EEUU sigue fuerte y su crecimiento no parece que a corto se vaya a frenar dado el ritmo que lleva; Europa va a medio gas pero sigue creciendo y la duda para estaría en Japón que no se sabe si va o si viene y los datos macro no hacen sino confundir.

2- Los beneficios se espera que crezcan el 10 por ciento en el 2005 en EEUU.

Qué duda cabe que es un motivo alcista, es un porcentaje menor que los últimos a que estábamos acostumbrados, pero sigue siendo un nivel muy respetable de ganancias.

3- Hay mucho dinero dudoso y en liquidez que podría entrar en el mercado.

4- La tendencia sigue alcista. Esto es incuestionable, las rectas directrices técnicas alcistas se respetan en este momento en todos los mercados del mundo.

5- El balance corporativo sigue siendo muy positivo para los mercados de valores.

Es obvio, ya hemos hablado de esto en alguna ocasión, que pocas veces en la historia se había visto tanto dinero de las empresas destinado a recomprar sus propias acciones y a comprar a otras empresas. Esto es una fuente de entrada de dinero constante que de hecho está siendo el motor principal de las subidas.

6- La inflación de momento y a pesar de las presiones que recibe sigue controlada más o menos, algunas de las razones comentadas antes sobre la resistencia de las economías actuales a las subidas de crudo podrían también estar influyendo.

Bajistas

1 El ciclo alcista empieza a estar maduro. Es cierto, el modelo técnico habitual en estos casos marcaría que sería muy difícil y con pocos precedentes históricos que en los próximos meses no se tocara techos y se iniciara una corrección técnica de envergadura.

2- El ciclo de subida de los beneficios tendrá muchas dificultades para no contraerse notablemente. Desde luego el alza reciente de los costes laborales es un enemigo complicado.

3- La subida de los tipos de interés puede ser mayor de lo esperado. Éste puede ser uno de los puntos clave, no parece que la inflación se lo vaya a poner nada fácil a la FED en los próximos tiempos y además las posibilidades de que las rentabilidades de las notas a 10 años lleguen al 5 por ciento como poco son muy altas. Es más, podrían superar por mucho esa cota complicando mucho la vida a las bolsas.

4- La constante subida del crudo podría ser un factor bajista.

5- La debilidad del dólar podría causar muchos problemas a las bolsas.

6- El déficit comercial que parece fuera de control podría generar muchos problemas. Hoy Greenspan ha hablado de forma muy dura de todos los déficit de EEUU, aparte de este del presupuestario que tampoco lo debemos olvidar.

7- Podría haber otro grave atentado terrorista. Este factor en mi opinión y en la del autor también podría ser un factor temporal. Como se demuestra en otros artículos con cifras históricas, este tipo de sucesos puede difícilmente cambian tendencias, a lo sumo son lastres temporales.

Lo dicho, razones para subir... y también para bajar... mantengamos la calma y seamos cada vez más certeros en la selección de valores y en la rapidez de movimientos.

Saludos,

miércoles, marzo 09, 2005

La dificil búsqueda de inversiones rentables...

Como ya hemos ido comentando en anteriores artículos, la búsqueda de nuevas inversiones que aporten rentabilidad a empresas y sociedades de inversión es cada vez más complicada.

Causa asombro el leer artículos como el que les detallo y del que se hacen eco algunos medios americanos estos días. Uno nunca sabe si es una maniobra de este magnífico gurú al que he tenido el placer de estudiar y analizar o si en verdad, nos dirigimos a una situación de estancamiento de beneficios en empresas y por tanto de menor rentabilidad marginal en nuestras nuevas inversiones. Cuando el río suena...


Warren Buffet admite que no sabe qué hacer con el dinero de Berkshire Hathaway

El gurú de los negocios, Warren Buffet, parece estar de capa caída. El norteamericano atesora una enorme bolsa de liquidez de 43.000 millones de dólares (32.575 millones de euros) y no se decide a entrar de nuevo en el mercado. Sus palabras son explícitas: “es menos dañino infrautilizar el dinero que hacer estupideces con él”. ¿Honestidad al máximo de quien no tiene que demostrar nada o argucias de viejo zorro, acostumbrado a volver cuando los demás van?

Lo cierto es que los espectaculares resultados de los últimos ejercicios de Berkshire Hathaway, su conglomerado de inversión, no se han repetido en 2004. Las ganancias de antaño convirtieron a Buffet en el líder espiritual de muchos inversores bursátiles, toda vez que consiguió eludir con simplicidad pasmosa el declive tecnológico.

Buffet no sólo supo salirse a tiempo de acciones tecnológicas, sino que consiguió en esos años de derrumbe duplicar sus ganancias en Bolsa de su compañía, que pasó desde los 48 dólares por acción hasta los 93 en cinco años. Todo ello, gracias a la inversión en el mercado de bonos basura, high yield, donde consiguió pingües beneficios.

Pero ahora, la cotización de su holding ha perdido músculo. En el ejercicio pasado, se revalorizó sólo un 4%, muy por debajo de los principales índices y menos que la renta fija. Sin ir más lejos, el S&P 500 se anotó más del 9% anual. Lejos parecen quedar aquellos tiempos en los que Buffet era uno de los pocos elegidos que contemplaba cómo sus inversiones obtenían sólidas ganancias, mientras los demás caían en picado, después de que la burbuja tecnológica estallara en 2000. Su palabra era ley y una frase suya movía los mercados.

Ahora mismo, la cotización de su compañía se ha estancado y los expertos no han vacilado en criticar a Buffet por tener semejante dineral, sin apenas obtener retorno, tal como señala el Financial Times. No hay que olvidar que, con los actuales tipos, la remuneración del ahorro es ínfima. El diario económico afirma que, aunque sea cierto que el mercado está caro, como se justifica Buffet, sólo los dividendos pagados y el sólido comportamiento bursátil de los grandes valores habrían sido suficiente para batir a los índices. Pero Buffet sigue sin tenerlo claro y no le duelen prendas para reconocerlo, aunque esté dejando escapar oportunidades.

¿Cruda realidad o juego del despiste?


Saludos,
Los expertos no descartan un estallido del mercado high yield ante el actual escenario de políticas monetarias más restrictivas, y comentan, con ciertas dosis de ironía, que podrían volver a aparecer muy buenas oportunidades de inversión al calor de este desequilibrio, como ocurrió con el desplome tecnológico. Oportunidades, que según ellos, serían muy propicias para que los 43.000 millones de Buffet volvieran a multiplicarse a contracorriente, como antaño.
Pero a Buffet parecen faltarle las ideas; “ha perdido su toque de Rey Midas”, comentaba el diario financiero citado. Su figura, erigida como opositor de Bush, (por asuntos como la Guerra de Irak, pero también por el descontrolado déficit público de EEUU), así como sus ataques al dólar no se han traducido en rentabilidad para el accionista. Y eso que en los últimos tiempos se ha rumoreado que también estaba detrás del encarecimiento del crudo.
De momento, habrá que esperar a ver si se le ocurre qué hacer con ese dinero ya que él mismo admite: “no es divertido estar sentado sobre una caja de 43.000 millones de dólares que aportan miserables beneficios”.

lunes, marzo 07, 2005

Burbujas... y otros comportamientos erráticos del inversor

En mi lectura del medio día, han caido en mis manos unas interesantes líneas a las que el bueno de Cárpatos se refiere en un análisis diario de hoy, en las que queda patente como experimentalmente se demuestra que el comportamiento humano en los mercados guarda misterios y plantea oportunidades a veces increibles a primera vista (tanto para entrar como para salir¡!).

No debemos pensar que el inversor tiene claro en el fondo que hay que andarse con cuidado con las burbujas y cuando se encuentra en una de ellas. Este sentimiento ya lo vivimos en el 2000 con el NASDAQ y lo estamos rememorando actualmente en cuanto a la burbuja inmobiliaria.

Como muestra empírica, sirva el experimento de Vernon Smith, un profesor de la George Mason University, que nos revela que en el fondo del espíritu humano se lleva una forma de proceder que tiende a formar burbujas, por lo que no nos fiemos demasiado de esta aparente prudencia del inversor y del aprendizaje que debería de darse entre una burbuja... y la siguiente.

Resulta que se les confía un valor que paga dividendo fuerte y tiene buenos fundamentales a los participantes bajo determinadas condiciones, al final el experimento termina con una burbuja formada sobre el valor que termina estallando. Pero ahora viene lo bueno, se repite el experimento con las mismas personas y los participantes declaran que son capaces de salirse antes de que la burbuja se forme de nuevo. El experimento sigue, la burbuja se vuelve a crear, estalla posteriormente sin que los participantes hayan salido con tiempo y curiosamente todos hacen declaraciones de sorpresa por no haber salido finalmente antes del estallido.

Realmente curioso y como para tomar buena nota. Como lo es el comentario que hizo hace algún tiempo David Nelson, vicepresidente senior de la prestigiosa firma Legg Mason Funds y donde utiliza el póker para dibujar una semblanza realmente interesante con los mercados.

Supongamos que un jugador o inversor puede escoger entre:

1.- Una ganancia segura de 240 dólares o
2.- Una posibilidad del 25 por ciento de ganar 1.000 dólares.

¿Qué haría usted?

En la decisión 2:

3.- Se tiene una pérdida segura de 750 dólares.
4.- O un 75 por ciento de posibilidades de perder 1000 dólares.

Amos Tversky y Daniel Kahneman, premio Nobel reciente, lo han estudiado y entre la 1 y la 2, el 84 por ciento de la gente escoge la ganancia segura. Entre la 3 ó la 4, el 87 por ciento de la gente escoge la 4. Es decir, prefiere un 75 por ciento de posibilidades de perder 1000 dólares a una pérdida segura de 750 dólares. De manera general y mezclándolo todo, el 73 por ciento de la gente habría escogido 1 y 4 a la vez y sólamennte el 3 por ciento ha escogido la posibilidad de 25 por ciento de ganancia y de pérdida segura de 750, es decir, la 2 y la 3.

Estudiemos este comportamiento, si se escoge conjuntamente la 1 y la 4, el 25 por ciento del tiempo se ganan 240 dólares y el 75 por ciento se pierden 760.

Si se escoge 3 y 4 agregadamente, hay una posibilidad del 25 por ciento de ganar 250 dólares y un 75 por ciento de perder 750. Si se escoge de forma agregada 2 y 3, se gana más cuando se gana y se pierde menos cuando se pierde, es decir, que esta combinación sería la más válida, aunque a primera vista no lo parecía. Sin embargo, tan sólo el 3 por ciento ha escogido y escogerá siempre en un juego o en el mercado de valores la combinación matemáticamente más sensata, la que hace ganar más cuando se gana y perder menos cuando se pierde.

Es decir, lo que tantas veces repetimos todos como la clave del mercado, el dejar correr las ganancias cuando se tienen y cortar las pérdidas en algún sitio, lo que siempre acaba siendo el gran defecto. El ser humano como vemos en este estudio de premio Nobel tiende a hacer lo contrario, cortar beneficios por si se me se escapa y dejar correr las pérdidas, por si recupera.

A la misma conclusión llegan otros estudiosos del tema, la gente es muy conservadora cuando se trata de las ganancias que tiende a tomar rápidamente pero, en cambio, es muy arriesgada con sus pérdidas. Esa es una de las claves del mercado y es la razón de por qué tan poca gente termina ganando. En esencia, la mayoría de los intervinientes en el mercado tenderán a tomar decisiones irracionales basadas en sus emociones y en su química de ser humano y no en la lógica matemática, lo cual arrastrará al mercado a hacer cosas ilógicas con las que unos pocos acabarán ganando lo que pierden unos muchos.

Ya ven, el ser humano es como es y por mucho que se hable de creación de burbuja y decisiones incorrectas siempre estará ahí y una burbuja seguirá a otra. Sirva de ejemplo la burbuja inmobiliaria, que en España va adquiriendo características peligrosas ante negación política generalizada.

Lo dicho, cuidado con lo que piensa mayoría... y con cómo actúa... y miremos por el rabillo del ojo a la matemática y las decisiones de algunos minoritarios, que pese a su extrañeza pueden acabar siendo las más rentables.

Se que parecen un poco filosóficas estas líneas, pero no está de más pensar en el comportamiento de nuestros competidores en el mercado de vez en cuando... no ? al fin y al cabo este es un juego de suma CERO, donde unos ganan lo que otros pierden... Nadie gana siempre !! o sí ?


Saludos,

Warrent Buffet y su apuesta contra el dólar

Aprovechando la carta que el mítico Buffet remite a sus accionistas para informar sobre la evolución de su cartera, vamos a tratar de desvelar alguna de las pistas que suele dar para el año en curso y ver su estrategia, que pese a ser conservadora, no deja de dar alegrías año si, año también.

Berkshire Hathaway, la empresa dirigida por el multimillonario inversor Warren Buffett duplicó el año pasado sus posiciones en divisas distintas de la estadounidense, hasta llegar a 21.400 millones de dólares. En septiembre, esta cifra era todavía de 20.000 millones.

La carta anual a los accionistas es una de las más esperadas por los inversores, por las pistas suele lanzar el llamado Oráculo de Omaha. En la que acaba de hacer pública, el inversor no detalla cuáles son las divisas de su preferencia, pero sí dice mantener posiciones en doce de ellas, que no quiso identificar.

Buffett mantiene el tono pesimista que comenzó a transmitir en 2002 en cuanto a la evolución del dólar, por la preocupación que le causaban los déficits presupuestario y por cuenta corriente de Estados Unidos. Éstos no han hecho más que crecer y hay dudas de que puedan rebajarse. Al menos él las tiene.

Buffett asegura a sus accionistas que preferiría equivocarse y perder dinero por su apuesta a favor de otras divisas. Pero, aunque esto ocurriese, él seguiría ganando.

Según Buffett, su empresa, que tuvo un beneficio de 1.630 millones en el ultimo trimestre gracias a su apuesta contra el dólar, 'tiene recursos muy fuertes en activos en dólares, por lo que una moneda fuerte y una inflación baja redundaría en nuestro interés'.

No obstante, en las dos páginas que dedica a este particular, el líder de Berkshire critica una devaluación del dólar que cree que va a continuar. Buffett señala que los políticos 'están esperando que se produzca un aterrizaje suave, mientras aconsejan a otros países mayor estimulación de sus economías y a los americanos que ahorren mas'. Buffett cree que estas 'admoniciones' no dan en el clavo y renueva un llamamiento que ya hizo en 2003 para que EEUU cambie sus prácticas comerciales y establezca un marco tarifario que promueva las exportaciones y encarezca las importaciones. Además, critica la falta de ahorro y el sobreconsumo.

El inversor asegura en su carta que a pesar del dólar, nadie debería dudar de la fortaleza económica de EE UU.

De momento, invertir en otras monedas le ha salido rentable a Berkshire. En el cuarto trimestre los beneficios de la compañía han sido de 3.340 millones de dólares un 40% más , con ingresos de 20.000 millones (un 1% más) y en buena medida por la caída del dólar. Por lo que respecta al resto del año, Buffett dice que ha sido 'deslucido'. El beneficio anual cayó un 10% para quedar en 7.310 millones de dólares. 'Esperaba poder hacer adquisiciones millonarias que pudieran incrementar el valor de la cartera significativamente. Pero he fallado'. 'He visto pocas oportunidades atractivas así que Berkshire ha acabado el año con 43.000 millones en cash, y no me parece bueno', dice. Buffett se compromete a seguir buscando buenas inversiones este año.

Algunos analistas creen que lo tiene difícil si mantiene la estrategia de comprar barato con la Bolsa rondado máximos.

Sobre el déficit en EEUU, Buffett considera que hay problemas estructurales en EE UU con 'raíces profundas' que son el origen de los déficits. El financiero cree que la situación seguirá así hasta que cambie la política comercial o el dólar siga cayendo.

Sabias palabras las de Buffet, que ha seguido revalorizando sus posiciones con algo tan sencillo como desinvertir en dólares e invertir en otras divisas...

Saludos,

viernes, marzo 04, 2005

Wall Street - Entre la espada y la pared

Interesante jornada hoy, para los que seguimos desde hace días Wall Street y lo que le está costando la ruptura de los máximos del pasado año, punto indispensable para proseguir con las alzas en el resto de mercados y para que el viejo continente retome la tendencia alcista.

Apertura fuertemente al alza en Wall Street, a las 16.30horas que es cuando escribo estas líneas, totalmente condicionada por el dato de creación de empleo que ha salido muy robusto, con una subida de 265.000 empleos. En principio y si los mercadoa actuaran con lógica, cosa de la que suelen carecer, debería ser algo positivo, pues es muy positivo para su economía. Pero nunca se sabe y siempre queda la duda de si lo utilizan de excusa para empezar a soltar papel. Ésta será la clave de la jornada y del comienzo de la próxima semana.

Desde luego si el mercado necesitaba una razón para romper esos máximos relativos del año pasado, que según los analistas eran el tapón para que se siguiera subiendo a 1.250 del SP, nivel clave pues es donde está el retroceso de Fibonacci del 61,8 por ciento desde el pinchazo de la burbuja, mejor que esta ocasión imposible. Vamos a ver qué sucede.

En el frente corporativo es noticia Dell, que anuncia más recompras de acciones por importe considerable. No menospreciemos este ejemplo de lo que está haciendo Dell, pues en los últimos 10 días casi 40 compañías han hecho lo mismo y eso es dinero que entra al mercado, con razón o sin ella, con el crudo subiendo o bajando.

Esto es lo que yo creo ha provocado la paradoja. El crudo sigue siendo un peligro, pero si la lluvia de millones que llega al mercado vía las recompras no se detiene, las bolsas no bajan. Las recompras son independientes del nivel del crudo y el dinero que entra al mercado no hace distinciones.

El fondo del asunto no es tan halagüeño, pues las empresas emplean su tesorería en recomprar acciones porque no encuentran mejores alternativas de inversión, lo cual habla de una economía con poca capacidad de crecimiento en el largo plazo.

Los bonos habían descontado una cifra por encima de las previsiones oficiales y ahora mismo suben el 0,21 por ciento en las notas a 10 años y 0,25 por ciento en los bonos a 30. No olvidemos que aún quedan más datos macro de cierto nivel en lo que queda de día que a su vez podrían dar algo de movimiento.

La reacción del dólar, como siempre al revés de lo que parecía, ya que baja con fuerza frente a todos los cruces. Y es que, los mercados de divisas descontaban cifras de empleo aún mayores.

Un saludo y feliz cierre de semana,