Tiempo real

Loading...

Follow by Email

martes, agosto 02, 2005

Abierto por vacaciones y el efecto "Tom Sawyer"

Estimados,

Ya se que apetece de todo menos leer, pero esta es una época tranquila en la que uno puede finalizar ciertos análisis y lecturas a los que el día a día no te permite dedicar el tiempo necesario.

Análisis de empresas aparte, que estoy comentando estos días con todos aquellos interesados en propuestas de inversión para lo que queda de año, voy a hacerme eco en estas líneas sobre el denominado efecto "Tom Sawyer" que con motivo de las presentaciones de resultados pone publica hoy la CNN.

Analyst: Higher earnings may not be good

Como verán en el mismo, entre otras cosas, se comenta que la temporada de publicación de resultados está acarreando que haya muchas "sorpresas" (las comillas están puestas por lo que veremos a continuación) positivas, respecto a las previsiones iniciales.

Pero analistas como Richard Bernstein de Merril Lynch, tras repasar las publicaciones que hay hasta ahora, se han dado cuenta de que aproximadamente la mitad de las compañías que han publicado "mejor" de lo esperado, y por tanto han sido recibidas con subidas sus publicaciones, resulta que en realidad han publicado crecimientos negativos de sus beneficios respecto a períodos anteriores. Realmente curioso este hecho que debería de hacernos reflexionar sobre qué es en realidad "mejor" de lo esperado y más teniendo en cuenta que las previsiones se hacen casi siempre por lo que dicen las propias compañías que mucho me temo están jugando al efecto Tom Sawyer. Un efecto que se describe con todo lujo de detalles en un estudio que veremos a continuación.

El analista antes comentado concluye que históricamente cuando se produce este fenómeno, es decir, un elevado número de "sorpresas" positivas pero un elevado número de crecimientos a la baja suele ser por situaciones fundamentales no tan boyantes como parece.

Vamos a profundizar en el análisis sobre esta muy clara manipulación que llevan las empresas con nuestras mentes y en la que caemos no sólo los particulares, sino también los analistas, todo el mundo. Las empresas juegan con esto de las previsiones y juegan con nuestra psicología.

Hace alrededor de un año la revista Barrons hablaba de Michael Panzner, autor del libro "Stock Market Jungle", que ha estudiado el fenómeno. Según sus datos, a principios de los noventa y fechas anteriores, el número de compañías que daba mejor de lo esperado era más o menos igual que el que daba peor de lo esperado. Por sentido común, esto sería lo normal si no se hicieran las previsiones con un ánimo manipulador, si se hacen sinceramente unas veces serán mejores y otras peores porque es muy difícil ajustar tanto. Como dice Panzner, esto sería lo normal si no se da un sesgo deliberado por ley de probabilidad estadística pura y dura.

Pero ya en la última etapa del mercado alcista de los años noventa, cuando vivimos sobre una burbuja con valoraciones irreales, ya parece que era necesario empezar a manipular y así ya empezó a ser normal según este estudio de Panzner el que la mitad y normalmente más dieran resultados mejor de lo esperado y que sólo un tercio como mucho dieran resultados peor de lo esperado. Es decir, empezaba la gran manipulación de conciencias y los juegos psicológicos con los inversores. Esto llegó a un extremo cuando en marzo del 2000, con la burbuja a punto de estallar, en ese trimestre se dieron un 70,7 por ciento de resultados "mejor de lo esperado" y tan sólo el 11,4 por ciento peor de lo esperado, un spread de 59,3 por ciento más a favor de los que daban mejor de lo esperado.

Pero esto no es nada, comparado con los niveles actuales donde casi hay 60 puntos de diferencial entre los "mejor" que lo esperado y los "peor" a lo esperado, lo cual Panzner cree que deja bien a las claras que se está "gestionando" todo esto de la publicación de los resultados para sacarle el máximo provecho. Es muy difícil de creer y rompe todas las estadísticas que de verdad la mayoría de las empresas se hayan "equivocado" haciendo previsiones que luego se vieron superadas. Los resultados eran muy buenos de todas formas, pero la forma de presentarlos ha sido realmente muy hábil. ¿Qué será lo próximo?

Pues bien, esta manipulación psicológica muy descarada a la que somos sometidos los agentes del mercado por parte de las empresas está anclada en nuestros procesos mentales y vamos a ver en un interesante estudio publicado por la propia FED de Boston en qué se basa, psicologicamente, esta manipulación.

Es lo que se conoce por el efecto "Tom Sawyer". El efecto se llama así en honor al inmortal libro de Mark Twain y a un pasaje concreto donde el protagonista es capaz de convencer a sus amigos de lo maravilloso que era pintar la cerca, con una gran habilidad psicológica.

El estudio se llama Tom Sawyer and the Construction of Value y está escrito por Dan Ariely, George Loewenstein, y Drazen Prelec.

Lo pueden leer al completo con sus tres experimentos psicológicos en este enlace de la FED de Boston:

Tom Sawyer and the Construction of Value

De los tres experimentos, para que se comprenda este efecto "Tom Sawyer", vamos a quedarnos con el primero para no complicar las cosas. Consiste en lo siguiente.

Un profesor dice a una clase que leerá próximamente un poema de un autor conocido de EEUU durante 15 minutos. Se supone que el profesor es un buen rapsoda. Entonces separa a la clase en dos grupos sin contacto entre ellos y hace las siguientes preguntas diferentes a cada grupo:

- Grupo 1: "¿Quién está dispuesto a pagar dos dólares por escuchar mi lectura de los poemas?"

- Grupo 2: "¿Quién estaría dispuesto a que yo le pagara dos dólares a cambio de escuchar mi lectura de los poemas?"

La respuesta que dan los grupos es totalmente lógica. El grupo 1 registra muy pocos alumnos dispuestos a pagar por escuchar al profesor, en concreto tan sólo un 3 %s aceptarían pagar esos dos dólares.

En el grupo 2, lógicamente, el número de los que están dispuestos a cobrar dos dólares por escuchar al profesor es mucho más elevado, en concreto del 59 %s.

Como vemos hasta aquí todo muy normal, pero ahora viene lo bueno y la aparición del efecto Tom Sawyer.

El profesor entonces le dice a cada grupo que la audición será gratis, es decir, que los del grupo 1 no tendrán que pagar por escucharle y que los del grupo 2 no van a cobrar por escucharle, y entonces pregunta a todos: "¿Cuántos sabiendo esta condición de que ni cobro ni pago por escucharme estáis dispuestos a escuchar mi lectura?"

Lo lógico sería que aproximadamente el mismo número de alumnos del grupo 1 que del grupo 2, estuvieran dispuestos a escuchar la audición, una vez suprimido el cobro o el pago... pero la mente humana no es lógica y se ve muy fácilmente manipulada. Y si no, vean:

- El 35 %s de los alumnos del grupo 1, es decir, a los que inicialmente se les había pedido dinero por escuchar la lectura, dice que irán a la audición gratuita.
- Pero, sin embargo, tan sólo ¡el 8%s! del grupo 2, es decir, de los que creían inicialmente que iban a cobrar, está dispuestos a ir a la lectura.

¿Qué ha pasado aquí?

Pues está muy claro, la pregunta inicial efectuada a los diferentes grupos ha condicionado a la mente humano, ha aparecido el efecto Tom Sawyer, los del grupo 1 tienen un concepto del valor de la lectura del poema, muy diferente a los del grupo 2, porque para ellos al tener que pagar primero y luego ser gratis, ahora vale más, para los otros es al revés, al ir a cobrar primero y ahora tenerlo que hacer gratis supone una pérdida de valor en su mente, cuando al final no hay nada de eso, la lectura tiene el mismo valor para todos.

Este experimento ha sido repetido por numerosos investigadores de muchas maneras y el resultado siempre es el mismo y las empresas de EEUU lo saben y lo usan para intentar manipularlos a nosotros, a los analistas y a las cotizaciones.

Las empresas nos meten a todos en el grupo uno de alumnos, nos dicen unas previsiones más bajas de las reales, cuando salen las de verdad, siempre mejores, las valoramos más y mejor.

Si dijeran la verdad desde el principio, cuando salen los resultados estaríamos en el grupo 2, y aunque la publicación fuera exactamente igual, no le ponemos el letrero de "mejor de lo esperado" y no reaccionamos igual, ni las acciones subirían tanto.

En realidad el hecho objetivo el resultado es uno solo, pero ellos conocen muy bien el efecto Tom Sawyer y saben perfectamente como un resultado normal y corriente puede ser vendido como una maravilla , todo depende del condicionamiento previo. La mente humana pone el resto.
Como pueden ver el concepto de bueno o malo, por ejemplo, sobre la valoración de una acción, puede ser totalmente arbitrario, y luego una vez establecida nos dejaremos llevar por la corriente, como demuestran los experimentos siguientes de este excelente trabajo de la FED de Boston.

Esto no quiere decir que hayan estado mal los resultados de este trimestre, un 11%s de subida está bien, no es eso lo que pretendo decir, lo que pretendo dejar claro es con que facilidad se nos manipula cada día y como nuestra psicología humana es nuestro peor enemigo, tenemos que luchar contra ella, cada día, por difícil que sea si queremos sobrevivir en este complejo mundo. Ya lo decía por ejemplo en 1923 el libro "Recuerdos de un operador de acciones" que siempre ha sido considerado como una biografía encubierta de Livermore, el rey de la especulación. En este libro se afirma que la especulación es un oficio muy difícil, casi antinatural, porque solo puede ganar el que consigue comportarse de manera contraria a su naturaleza humana.


Con estas líneas con las que pretendo hacerles pensar estos días (aunque sea bajo el sol...) aprovecho a rendir tributo al veterano Cárpatos, ideólogo y analista anárquico por excelencia y a todos los que con sus ideas y su tiempo contribuyen al análisis de las apasionantes operaciones que estamos abordando este año.

A partir de Septiembre comenzaremos nueva etapa. Retos más grandes, ya no solo en España sino también fuera, en los que espero me acompañen y donde seguiré tratando de emplear esta pequeña ventana al mundo para informar sobre los temas en los que trabajo (pese a que a partir de ahora y por temas de confidencialidad no podré hacer referencia a los valores que analice en cada momento).

Relajense estos días... que la recta final de año promete y mucho !

Un abrazo,