Tiempo real

Loading...

Follow by Email

lunes, octubre 15, 2007

El ibex 5 y los "nuevos máximos históricos"

Tan solo una pequeña reflexión que estos días comento con propios y extraños... Muchos medios se encargan de decir que la bolsa ha hecho máximos de nuevo... pero... con cuántos valores ?

En este enlace de la Sociedad de Bolsas, tienen la ponderación en el Ibex 35 al cierre del pasado viernes, es interesante darle un vistazo:

http://www.sbolsas.com/findiai/ultimasesion.pdf

Como pueden ver:

Telefonica pesa el 19,57 %.
Santander el 16,45%.
BBVA el 12,5%.
Iberdrola el 10,2%.
Repsol el 5,9%s%.

Salvo Repsol con el último estirón debido al precio de la energía... e Iberdrola, recuperando niveles descontando la salida a bolsa de la filial de renovables... ha sido TEF la auténtica artífice de todo lo demás.

De nuevo tenemos un mercado, el español... donde los índices marcan máximos con muy pocos o con ningún valor en máximos. Dicha pauta también se está dando en algunos de los principales índices americanos... donde son unos pocos los que tiran adelante...

Es como que usted tiene un pollo... yo ninguno... y estadísticamente tenemos medio pollo cada uno...

Un buen aviso para navegantes... pues esto mismo es lo que empezó a darse en 1999 y 2000, aderezado por nuevos episodios de volatilidad que advertían de que la fiesta tocaba a su fin...

Y ahora... qué ?

Reflexionenlo estos días mientras regreso de viaje y seguimos comentando el apasionante cierre de año que nos espera.

Saludos,

El que avisa... El verdadero impacto del credit crunch

Haciendo alarde de la seriedad y anticipación al ciclo que le caracteriza, BBVA ha sido el primero en analizar lo que podría ocurrirle a la economía española caso de que el actual tensionamiento de la liquidez y el mercado continúen.

Aun es preciso que pasen unos meses para ver el impacto en la economía española... pero el escenario más que probable a 12 meses vista, fruto de la actual restricción del crédito no es nada alentador.

“Dada la evolución de la financiación a corto plazo y de las condiciones de crédito, se ha incrementado la probabilidad de que las actuales tensiones de liquidez deriven en un credit cruch”. Quien así habla no es ningún dirigente de la oposición o el agorero de turno. Ni siquiera alguno de los grandes bancos afectados más directamente por la crisis de las hipotecas subprime -Citigroup o Merrill Lynch-, sino el Servicio de Estudios del BBVA, el segundo banco español, quien en un informe publicado el pasado jueves alerta de que “la persistencia de las tensiones aumenta el riesgo” del temido credit crunch, que no es otra cosa que una caída en picado del dinero disponible para financiar consumo e inversión. Lo primero afecta a los ciudadanos y lo segundo a las empresas. Pero en ambos casos las consecuencias son las mismas. Menor crecimiento económico por falta de crédito.

El credit crunch no es un simple ajuste de las condiciones de crédito de las empresas o familias. Es mucho más. Hasta el punto de que BBVA habla de que si este escenario se cumpliera “la economía española entraría en recesión con tasas de crecimiento del 3,8% este año y del 1,6% el que viene”. Es decir, se produciría un descenso brusco de la actividad económica por falta de financiación. Este escenario no es, en cualquier caso, el más probable, ya que los economistas del BBVA mantienen –pese a la persistencia en el tiempo de las turbulencias financieras- que el Producto Interior Bruto crecerá el año próximo un 2,8%, medio punto por debajo de lo que prevé el ministro Solbes.

A ello contribuirá, sin ninguna duda, la política monetaria más laxa que ejecutará el Banco Central Europeo, ya que el tipo de interés oficial –según el BBVA- se situará en diciembre o enero próximos en un 3,75%, un cuarto de punto por debajo del nivel actual. Una tasa de intervención que se mantendrá durante el año 2008. Pese a esta relajación de la política monetaria, la economía europea crecerá un 2,5% este año y únicamente un 2% el que viene, lejos de su potencial.

Y es que el BBVA parte de que “a día de hoy”, todavía persisten interrogantes que hacen que resulte complejo evaluar con exactitud los impactos sobre la economía real de las tensiones monetarias, siendo la principal duda, dice el BBVA, “si nos encontramos ante una crisis de liquidez o ante el comienzo de una crisis de crédito”.

El Servicio de Estudios del BBVA ofrece hasta cuatro argumentos que explican lo que está sucediendo. En primer lugar, “el shock de liquidez está siendo mayor y más persistente de lo esperado en un primer momento”. Por un lado, se está produciendo un desplazamiento del dinero de los fondos de inversión hacia los países emergentes y, por otro, las emisiones de bonos corporativos han seguido en niveles prácticamente nulos, mientras que las de papel comercial están en zonas negativas.

En segundo lugar, el BBVA estima que en las últimas semanas “ha quedado patente la falta de eficiencia de las intervenciones de los bancos centrales a la hora de paliar la crisis de liquidez”. De hecho, sostienen los autores del análisis -Eva Calle, María Sánchez y Daniel Navía- el “tensionamiento del mercado monetario prácticamente no ha disminuido”.

En tercer lugar, el BBVA sostiene que se ha producido un aumento de la preferencia por la liquidez, como demuestra el aumento del papel comercial –pagarés lanzados por las empresas- que son emitidos a muy corto plazo (1-4 días). Además, los mercados interbancarios, donde se financian los bancos y las cajas, continúan bajo tensión y el diferencial entre el tipo interbancario y la letra a tres meses “se mantiene elevado”-

Por último, BBVA señala algo verdaderamente preocupante. “Se han empezado a observar las primeras señales de restricción de crédito, mientras se mantienen las dudas sobre la cobertura de las necesidades de financiación del sistema”. La conclusión que saca el banco presidido por Francisco González es que en el escenario central “la economía mundial crecerá menos de lo contemplado hasta el momento”. Ahora bien, dice BBVA, “en caso de que la crisis de liquidez derivara en una crisis de crédito”, el BCE se vería obligado a rebajar el tipo de referencia hasta el 3,75% en 2007 y el 2,75% en 2008, síntoma inequívoco de problemas de crecimiento económico.
La persistencia de tensiones en los mercados en los que los agentes económicos obtienen financiación se manifiesta en el hecho de que el tipo de las operaciones a un día (depósitos) se situaba el pasado día 10 en el 3,92%, una décima más que al comenzar el mes, mientras que las operaciones a un año se situaban en el 4,70%, nivel similar al registrado durante todo el mes de agosto, que marca el comienzo de las actuales turbulencias financieras.

El Euribor a un año, por último, se encontraba el pasado viernes al 4,64%, apenas siete centésimas menos que al iniciarse el mes, lo que significa que el dinero no sólo es más caro de lo que les gustaría a las autoridades –el tipo de intervención está al 4%- sino que, además, es escaso, sobre todo en las operaciones a un día.

Nuestro agradecimiento a Carlos Sánchez por su resumen de la situación en su art. del 15/10 del Confidencial.

Saludos,

jueves, octubre 11, 2007

Los bancos españoles comienzan a retratarse...

Nuestro querido D.Montero hacía un comentario interesante acerca del inicio de la temporada de presentación de resultados de los bancos españoles, que inauguró ayer, como ya es costumbre, Banesto.

No decían que aquí no pasaba nada ? o sí ?

En esta batida de datos, los inversores prestarán especial atención a las cifras que comunique la banca después de los decepcionantes beneficios presentados por los gigantes norteamericanos como Merrill Lynch o Citigroup. En sus últimos datos, dichas entidades no sólo tuvieron una sensible caída de beneficios por la crisis crediticia, sino que alertaron de que el camino que hay por delante es duro y pedregoso.

En España no se esperan ni de lejos decepciones semejantes debido al perfil y al ámbito geográfico de actuación de nuestros bancos, que presentarán crecimientos de beneficios claros. Sin embargo, hay varios quistes en el sector que los analistas trataran de encontrar, como por ejemplo quién tiene la patata caliente de la deuda de Llanera, ya que los analistas resaltan que entre la de Lehman Brothers, CAM y Bancaja cubren apenas el 50% de sus créditos, por lo que hay casi otra cantidad semejantes en otras carteras.

En tono general, los expertos resaltan que los bancos españoles no han tenido que recurrir a financiación de emergencia (solo han precisado 30.000 MM Eur del BCE que este otorgó con penalización), por lo que no se esperan grandes sorpresas. Sin embargo, nadie oculta que la foto de los resultados del tercer trimestre que empieza hoy no será tan buena como la de la primera mitad del año, sobre todo en términos de margen de intermediación (diferencia entre el tipo de interés de colocación y el de captación).

En esta partida se esperan erosiones aunque los bancos han estado subiendo precios para hacer frente a los mayores costes de financiación. Y es que como todos los analistas están constatando, hoy por hoy los bancos españoles pagan más por su pasivo que lo que reciben por el nuevo activo... mientras que esta segunda partida está "congelada" en muchas entidades ante las órdenes de arriba de cerrar el grifo.

Los inversores también resaltan que los bancos españoles tienen aún espacio para apretarse el cinturón y pasar un futuro menos propicio para sus intereses que el habido en trimestres atrás. Aún pueden reducir costes y poseen aún muchas provisiones que irán soltando poco a poco a medida que el crecimiento de los créditos se desacelere. Sin embargo, el mercado no teme tanto a este trimestre, como al ejercicio 2008 porque comparativamente será peor, ya que la base de comparación, 2007, va a ser relativamente buena por los buenos momentos vividos en el primer semestre. Ahora, toda la actividad se está desacelerando y podría aflorar en forma de descensos de beneficios a comienzos del próximo año. ¿Y qué bancos sufrirán una mayor exposición a los rayos-x de los analistas? Sin duda, por estructura de financiación y exposición a promotores, preocupan especialmente Banco Sabadell, Banco Pastor y Banco Popular. Éste último, sigue arrastrando ese estigma pese a los esfuerzos realizados en la presentación de resultados del segundo trimestre. Y es que hay famas que cuesta quitarse de encima.

A favor de la teoría de que hay que esperar pocos sustos en la banca en esta temporada de resultados está también la reunión con inversores que tuvieron los máximos directivos de los bancos españoles la semana pasada en Londres. Allí, se dedicaron a pintar un mundo de optimismo desbordante, hasta tal punto que algunos analistas e inversores pensaron que les estaban tomando por tontos. Y es que algunos no acaban de ver posible conjugar problemas en la banca mundial con el país de las maravillas que se empeñan en pintar los españoles. El tiempo dará y quitará razones…

Saludos,