Tiempo real

Loading...

Follow by Email

martes, mayo 27, 2008

How Basic are Behavioral Biases?

El estudio se llama "How Basic are Behavioral Biases? Evidence from Capuchin Monkey Trading Behavior".

Las conclusiones son increíbles, el ratio de aversión a las pérdidas es de 2,7 en los monos capuchinos y de 2,5 en los humanos, tras hacer un experimento con una serie de manzanas que podían pedir a unos operadores a cambio de una simulación del dinero (los monos aprenden rápido que si entregan las fichas les dan comida). Un operador da siempre un pedazo de manzana y a veces dos, al 50% de las veces. El otro da dos, pero el 50% de las veces quita un pedazo, al final la esperanza es la misma, las medias, todo igual. Los monos en casi un 80% escogen el plato de comida que tiene la misma esperanza de conseguir comida que el otro, pero gana el que da una posibilidad sobre dos de conseguir un trozo suplementario de comida que el otro que da una posibilidad sobre dos de que quiten un trozo de comida, exactamente igual que los experimentos en bolsa de los seres humanos.

Los investigadores lo tienen claro, muchos de los sesgos psicológicos perjudiciales en bolsa no dependen de aprendizajes sociales ni culturales, va en los genes y luchar contra nuestros propios genes no es nada fácil, por eso no es nada fácil salir adelante en bolsa. La lucha es contra nuestro propio interior. ¿Nuestro peor enemigo?, ¿Bernanke?, ¿la volatilidad?, ¿el sistema que usamos?

Yo creo que no, el peor enemigo nosotros mismos, el mejor trader el que consigue sobrevivir a sí mismo, como escuché una vez decir a alguien.

Genial reseña de J.Luis Cárpatos hoy que induce a pensar lo simples que somos... y quizá lo sencillas que son en el fondo las cosas.

Saludos,

jueves, mayo 22, 2008

Bienvenido Mr Buffet !

Bienvenido, Mr. Buffett.

El mundo empresarial español probablemente le daba las gracias ayer. Y más si fructifican los acuerdos. Hoy las cámaras estarán en Milán, última etapa de la gira europea que le ha paseado por Fráncfort y Lausana (Suiza).

La frase

Queremos que se conozcan bien los beneficios de unirse a Berkshire Hathaway. Espero que en los próximos meses piensen en nosotros y nos llamen'

Las claves: Ganar con el sentido común

1. Comprar sólo empresas que entiende y en las que pueda predecir cómo estarán en unos 10 o 20 años. Esa es la máxima que ha seguido Buffett durante 50 años. Puro sentido común pero no siempre fácil de aplicar. Un rigor que le mantuvo alejado de las empresas de Internet cuando subían como la espuma pero que también le evitó pérdidas astronómicas cuando cayeron.

2. Tres máximas. Buffett comenta que las tres lecciones más importantes para afrontar una inversión las aprendió de Benjamin Graham, leyendo el El inversor inteligente con 19 años. La primera consiste en pensar en las acciones que uno invierte como partes de un negocio y no como simples cifras que se mueven en la pantalla de un ordenador. La actitud es la segunda.
Pensar que el mercado de valores le sirve a uno es la clave para ganar a largo plazo. La tercera máxima consiste en pagar siempre un poco menos de lo que uno piensa que vale una empresa, lo que califica como el margen de seguridad.

3. La paciencia. Es otra virtud que ha caracterizado a Buffett. Invierte en empresas que considera que están infravaloradas y espera los años que hagan falta hasta que el mercado reconozca su valor. Ayer volvió a mostrar esa virtud. Tiene mucho dinero para invertir pero no tiene prisa. Sabe que las oportunidades llegarán por eso no espera cerrar ningún acuerdo hoy, mañana o en el próximo mes.

4. Berkshire Hathaway es un conglomerado que cuenta con mucha liquidez. No depende de terceros. Por eso los socios de Buffett pueden aprovechar futuras alianzas con él para financiar proyectos o expandir los negocios.

Hoy toda la prensa se hace eco del modo en que el oráculo de Omaha hace negocios desde hace décadas... seguro que todos podemos sacar buenas enseñanzas de sus acciones...

"por sus actos los conoceréis"...

Saludos,

jueves, mayo 15, 2008

Bernanke vs Trichet... hagan juego señores !

Todos nos hacemos esta pregunta... aquí tienen un análisis.

Tras los sorprendentes altos datos de PIB de la zona euro (especialmente el alemán) se podría pensar que la política de Trichet de mantener los tipos de interés -e incluso amenazar con subidas- y la indiferencia ante el fortalecimiento del € son adecuadas. La inflación, en términos moderados, también parece darle la razón.

Pero creo ese análisis es erróneo pues sólo sirve para el muy corto plazo. Todas las medidas de la FED, pero especialmente las bajadas de tipos, suelen notarse en la economía real alrededor de seis meses después, eso es algo comúnmente aceptado por todos los economistas y de su acierto o no hasta la segunda mitad del año no podremos juzgar.

No obstante, todo apunta a que no se cumplirá la definición académica de recesión este año (y así lo descuentan las casas de apuestas) y no habrá dos trimestres con crecimiento negativo.

Sin embargo, la percepción europea –aunque tampoco haya recesión- es que todas las cifras empeorarán y continuarán mal el próximo año.El mejor acierto de ECB a mi juicio es aprovecharse de la agilidad de la FED y seguirse guardando ases en la manga para cuando haga falta alguna medida excepcional en Europa pero me temo que está esperando demasiado ya que olvida dos factores de importancia: ni este año ni el que viene (y eso que ha subido la previsión del 2% al 2.2%) Europa cumplirá sus objetivos de inflación que –como recordó hace pocos días Greenspan es ya estructural- y por culpa de un € tan fuerte las grandes empresas europeas no paran de perder competitividad por lo que la aportación privada y de consumo al PIB futuro será peor con toda seguridad.

Vuelvo a decir que faltan meses para poder juzgar si acierta o no BCE pero a seis meses vista es evidente que hay más optimismo de cara a la economía americana respecto a como está ahora –y hay mayoría que lo achaca a las medidas de la FED- que respecto a la economía de la zona euro.

Y si la bolsa es un mercado de expectativas es fácil ver la evolución mucho más negativa de las europeas este año respecto a las norteamericanas por lo que esta percepción parece clara para los mercados financieros.

Fenomenal por DROBLO, el autor de esta reflexión.

martes, mayo 13, 2008

Año electoral en EEUU... un factor para el análisis

Estimados,

Mientras vemos si el rebote de Abril y Mayo queda en flor de primavera... o en realidad las recapitalizaciones de los bancos hacen de soporte para pasar un verano "tranquilito", me ha parecido interesante la reflexión del amigo Cárpatos que les comento a continuación.

Estamos en año electoral en la principal potencia económica (y consumista) del mundo, y es momento de mirar estadísticas históricas a este respecto.

En los últimos 104 años la media de subida del Dow Jones desde junio a diciembre, el período clave antes de las elecciones en el que en breve vamos a entrar y el mes siguiente que se va aún al rebufo, es del 10,68%, mientras que un año no electoral la media de subida en esos 104 años es del 2,15 por ciento. Es decir, casi 5 veces menos.

Sin embargo, en los 6 meses anteriores la media de bajada en año electoral es de 0,75 por ciento, mientras que la media en un año normal es de subida del 4,12 por ciento. Creo que cifras para reflexionar y mucho.

Obviamente son medias, claro está. ¿Pero qué podemos esperar del año actual?

Pues las cosas no están tan claras. Veamos las cifras de estos últimos 30 años: en el Dow Jones

1976: empezaba en 852 y subía al final el 18 por ciento.
1980: empezaba en 838 y terminaba subiendo el 15 por ciento.
1984: empezaba en 1258 y terminaba bajando el 3,65 por ciento.
1988: empezaba en 1939 y terminaba subiendo el 11,8 por ciento.
1992: empezaba en 3169 y terminaba subiendo el 4 por ciento.
1996: empezaba en 5116 y terminaba subiendo el 26 por ciento.
2000: empezaba en 11.497 y terminaba bajando el 6 por ciento.
2004: empezaba en 10.453 y terminaba en 10.783, es decir con una ganancia del 3,16%.

Como vemos, de los ocho ciclos hay dos bajistas y en el resto las subidas no son espectaculares y queda al final una media de subida del 8,5 por ciento, muy lejos de los 19 por ciento de media del tercer año. Además, no debemos olvidar una cosa y es que en el penúltimo año electoral, es decir, en el 2000 justo entre abril y mayo, se produjo el pinchazo de la burbuja. Es decir, aunque al final el año terminó con una bajada moderada del 6 por ciento, se había cambiado de tendencia. Estas cifras nos muestran que hay más posibilidades de que sea un año alcista, desde luego, pero que no es una influencia tan grande como la del tercer año de ciclo. Esto debe quedar claro. Si nos vamos más atrás vemos cómo los años con recesión, aunque sean electorales, tienen más problemas, y ahora la hay.

Pero sobre este cuarto año de ciclo electoral podemos sacar también una interesante conclusión estudiando los datos estadísticos históricos que vamos a poder ver a continuación. Vamos a analizar al microscopio un año electoral.

Según datos de Ned Davis Research y en el último siglo, es decir, desde 1900, el Dow Jones se ha comportado por meses de la siguiente forma, según fuera año electoral o no:

El mes de enero es peor en año electoral claramente, pues baja -0,05 por ciento frente a una subida del año 1,42 por ciento en cualquier otro año. El efecto enero no funciona tan bien en años electorales.
En febrero igual, -0,90 por ciento en año electoral frente a +0,13 por ciento.
En marzo, sin embargo, tenemos mucho mejor mes en año electoral con subida del 2,23 por ciento de media, frente a subida del 0,24 por ciento en año normal.
En abril grandes diferencias de nuevo, -1,41 por ciento en año electoral frente a subida de 1,95 por ciento.
En mayo de nuevo problemas en los años electorales, -1,17 por ciento frente a +0,29 por ciento.

En junio, sin embargo, empieza a darse la vuelta la tortilla de manera muy clara. Y si no vean las cifras, en año electoral subida media de 0,87 por ciento, en julio del 2,24 por ciento y en agosto del 3,08 por ciento, cuando en los mismos meses en años normales tendríamos respectivamente +0,22 por ciento, +1 por ciento y +0,38 por ciento. Como pueden comprobar, una gran diferencia.

En los tres meses antes de las elecciones, es decir, septiembre, octubre y noviembre, de nuevo los años electorales son mejores y así los registros medios respectivos son: -0,03 %., +1,23 % y +2,15 por ciento, frente a unas medias mucho más pobres de años normales: -1,60 %, -0,13 %. y +0,54 por ciento. Curiosa la subida media del 2,15 por ciento en el mes de las elecciones (noviembre) en los años electorales, comparado con la de un noviembre normal de tan sólo el 0,54 por ciento. Los candidatos echan el resto en la manipulación los meses ya encima de las elecciones. Pero llega diciembre, donde ya pasaron las elecciones y ya no hay que prometer, maquillar y manipular y por supuesto el registro medio del año electoral en ese último mes es mucho peor con subida del +0,2 por ciento frente a la subida del 1,69 por ciento media de año normal.

Observamos que los registros son perfectamente comprensibles desde el punto de vista psicológico. En un año electoral y después de los subidones habituales de los terceros años de ciclo, como el pasado, los primeros cinco meses sufren correcciones, se ha subido mucho y cuesta subir, es normal. Pero cuando llega junio y con las elecciones encima se manipula, promete y maquilla hasta el límite, por lo que se sube con mucha más fuerza de lo normal. Y, por supuesto, en diciembre, una vez pasadas las elecciones, se acabó lo que se daba. Si resumimos, por tanto, estos evidentes grandes ciclos basados en este estudio de Ned Davis Research, tenemos que de enero a mayo en un año electoral se baja una media del 0,75 por ciento desde el año 1900, cuando lo normal es que se suba en ese período una media del 4.2 por ciento. Sin embargo, de junio a noviembre de un año electoral se sube una media del 9,54 por ciento, cuando en un año normal se sube el 0,41 por ciento.

Creo que la conclusión es más que evidente. Hay que manejarse con cuidado con esto de los ciclos. Son medias y luego cada caso es cada caso, pero la lectura a grandes línea es muy clara: en años electorales lo normal es tener floja la bolsa hasta mayo -podría ser lo de ahora perfectamente.

Hasta en el 2000, donde se pinchó la burbuja, hay que recordar que en junio, que es cuando viene lo bueno en este tipo de años, el Dow Jones estaba rondando los 10.600 y en septiembre, en pleno cogollo de la subida típica de año electoral, volvió a subir hasta los 11.300. Por supuesto, esto no son más que especulaciones basadas en datos estadísticos y en un factor en concreto.

Habrá que tener en cuenta muchas cosas más para el análisis de la situación, de lo único que se trataba en este análisis es de calcular posibilidades, huyendo por supuesto de cualquier determinismo, pues al final cada caso es cada caso y las estadísticas como las resistencias y los soportes están hechas para romperlas.

Genial como siempre Mr.Cárpatos haciéndonos analizar esta pauta que esperemos les sirva para plantear sus estrategias... aun queda mucho año.

Saludos,

sábado, mayo 03, 2008

África... el último mohicano ?

El estar de Rodríguez los fines de semana... es lo que tiene, que a uno le da por hojear informes... y por releer al fenomenal McCoy en el confidencial, para hacernos eco esta vez del informe que Credit Suisse publicaba esta semana sobre África y sus posibilidades.

Africa, the commodity warrant enumera factores positivos y negativos que inciden tanto en la situación actual del continente como en su futuro inmediato como destino inversor.

África acoge un 13% de la población mundial pero sólo un 2% de su Producto Interior Bruto. Según datos del Fondo Monetario Internacional su renta per cápita es de 1.215 dólares contra la media global de 8.183. Sin embargo en lo que va de década es la región que mayor crecimiento ha tenido, sólo superada por Asia, y ha encadenado cuatro años consecutivos con incrementos de PIB superiores al 5%, algo similar a lo que ocurrió en el anterior boom de materias primas de los años 60.

La gran pregunta es: ¿es sostenible?

Factores Positivos:

Mejora de la situación política con 11 países, que representan el 33% de su PIB, consideradas como democracias consolidadas frente a los 4 de hace una década.

Avance institucional. Mayor estabilidad macroeconómica que se articula en torno a tres ejes: menor inflación (6% de media) lo que ha ayudado a la reducción de los tipos de interés reales, superávit fiscal (1,9% del PIB contra un déficit de 2,7% a principios de siglo) y reducción de la deuda externa en 73.000 millones de dólares en tres años para situarla en el 20% del PIB.

Mejora de los niveles de escolarización y de las inversiones en educación.

Renovada atracción de dinero internacional como consecuencia del interés por las commodities que alberga tanto en superficie como bajo tierra (la entrada anual neta de capital extranjero se ha multiplicado por 10 en apenas 15 años, gran parte del cual se destina a infraestructuras que están llamadas a quedarse).

Impulso reciente de la integración vertical como forma de evitar deslocalizar tareas que aportan mayor valor añadido.

Factores Negativos:

Tipos de cambio tensionados como consecuencia del interés foráneo lo que puede afectar negativamente a las exportaciones tanto en términos absolutos como en lo que hace referencia a su diversificación (el petróleo suponía el 51% del total de las ventas africanas al extranjero en 1985, cifra que, en 2005, se situaba en el 57%).

Precarios sistema de salud con una esperanza de vida media que apenas alcanza los 50 años de edad.

Inestabilidad política como consecuencia de una rivalidad tribal que está lejos de permanecer simplemente como una reminiscencia del pasado.

Conclusiones macro: De este mix de argumentos a favor y en contra, los autores de informe sacan cuatro ideas principales...

-la historia de África es más creíble ahora que en ciclos anteriores aunque aún quedan muchas reformas estructurales por hacer antes de que su economía funcione con una cierta autonomía.
-gran parte de lo que ocurra en los próximos cinco años dependerá de lo que suceda con las materias primas (por cada 10% que se incrementa el precio de las mismas, las exportaciones agregadas crecen un 3,2%). Credit Suisse es optimista y espera que el continente crezca un 5,3% anual entre 2008-2011.
-la apuesta es por los países más estables políticamente y más expuestos al driver al que hace referencia el apartado dos (Botswana, Nigeria, Angola y Zambia).
-a nivel sectorial los bancos, las telecoms y las empresas de infraestructuras locales o internacionales con exposición a Africa se vislumbran como los nichos más rentables a futuro.

En resumen, que deberemos de comenzar a familiarizarnos con nombres como MTN, Orascom, Zain Group, PZ Cussons, Cimpor, BPI, Guangzhou Shipyard, Hikma, Lafarge, Heineken y Coca Cola Hellenic...

Saludos,