Tiempo real

Loading...

Follow by Email

jueves, enero 29, 2009

ROE de Santander... y las cuentas del lechero...

Especialmente interesante me parece la reflexión del Sr.McCoy, que les extracto a continuación... y entre líneas un dato muy interesante... el ROE que el propio Banco de Santander estima para sus recursos propios... del que se deduce que mejor dejen de comprar bancos aquí y allá... y recompren acciones propias... curioso no ?

Menudas 24 horas que nos ha dado el Santander. Nos acostamos el martes con la Operación Madoff encima de la mesa y almorzamos el miércoles con el anuncio precipitado de la línea principal de su cuenta de resultados. Y, de por medio, unos resultados del BBVA que, morosidad aparte, son sorprendentemente buenos en lo que a los parámetros principales de negocio se refiere: margen de intermediación, margen básico y margen ordinario. No sólo mejora los diferenciales de la actividad recurrente sino que logra, sorpresa sorpresa, mantener las comisiones netas, uno de los elementos más cíclicos de cualquier cuenta de resultados bancaria.

Veremos a ver la capacidad de aguante en 2009 donde el balance y su gestión van a jugar un papel esencial. Por encima incluso del propio beneficio atribuible. Servidor, que ha sido crítico con los vaivenes de gestión de la entidad, su pesada apuesta estructural por la innovación y la transformación y la tardía compra de Compass ha de reconocer que, salvo el último de los elementos, en lo demás su atonía directiva se ha probado acertada. Otra cosa es que el mercado discrimine, que no lo hace, y que sea inevitable, como parece, que antes o después tenga que acudir al recurso del mercado para consolidar su solvencia. El deterioro económico es muy rápido y afectará por igual a empresas (deterioro sustancial de la capacidad de utilización que invita a plegar velas) y ciudadanos (desempleo).

Pero indudablemente la gran estrella de estas particulares 24 horas de la banca española ha sido el Santander. En primer lugar, por el intento precipitado de cierre del Caso Madoff que se había convertido, aparentemente, en la única alternativa posible para evitar que la Rebelión en la Granja que se vio en la Junta fuera a mayores, por una parte, y para tratar de cubrir las posibles responsabilidades penales del equipo gestor, por otra. Lo que ha demostrado, en cualquier caso, la entidad cántabra es que el último principio fijado por el gorrino Napoleón en el Animal Farm de George Orwell sigue vigente intrínsecamente en la filosofía de la firma: “todos los animales son iguales; pero unos son más iguales que otros”. Entiendan, por favor, que es una metáfora.

Esa es la interpretación que dan igualmente los abogados de Cremades y Calvo Sotelo que llevan la causa de unos cuantos afectados, según se desprende de la comunicación pública que ayer hicieron. De ahí que no haya nada definitivo y que, por el contrario, haya que esperar hasta el 5 de febrero para ver cuáles de los damnificados se apuntan a la oferta de Botín y compañía y qué ocurre después. Claro que ya tiene delito que una firma jurídica de la categoría que se supone a la mencionada caiga en un error demagógico de parvulario al criticar al banco por provisionar sólo 500 millones de los 2.330 de pérdida reconocidos, cuando dicho cargo se refiere tan sólo a las preferentes emitidas y son el resultado de traer a valor presente el importe de las mismas, que asciende a 1.380 millones de euros.

De hecho, esta sencilla operación financiera nos revela un dato extraordinariamente interesante y es cómo el Santander valora el coste de sus recursos propios: al 10,68% (habría que matizar algo, pero poco, no tratándose de acciones ordinarias). No está mal para como está el patio.

Más allá de su utilización para la determinación del coste medio ponderado de capital, junto con lo que la sociedad paga por la financiación minorista y por la deuda mayorista, se trata de un elemento conceptualmente interesante ya que determina el retorno mínimo que teóricamente cualquier inversor exige por meter su dinero en el banco y no en otra entidad. Por debajo de ese umbral esperado la inversión no compensaría los riesgos asumidos, al menos sobre el papel. Sería la otra cara del RoE, Return on Equity, tan cuestionado estos días en el sector bancario debido a que gran parte de las maravillosas cifras dadas a conocer en los últimos años se debían a unos insostenibles R o beneficios y a una insuficiente E o solvencia. Salvo en banca minorista, de hecho, para servidor este es un ratio muerto salvo reconversión industrial creíble, cosa que habrá que ver. En cualquier caso, siempre el coste del capital es superior al de la deuda toda vez que la situación del propietario es más vulnerable que la del acreedor, riesgo que se compensa con una potencial mayor rentabilidad.

Dicho rendimiento se puede obtener a través de dos vías: revalorización y dividendo. Es decir plusvalía y cupón anual, si es que existe, a las que se podría añadir, algo que no se da normalmente en el sector bancario, las recompras de acciones para amortizarlas que permiten distribuir el mismo resultado entre menos valores aumentándose por tanto, la cuota individual que corresponde a cada una. Lo contrario a lo que ocurre cuando se produce una ampliación de capital, siendo esto lo que conocemos como dilución.

Precisamente para evitar cualquier confusión el Santander habla tanto de pay out o porcentaje del beneficio destinado a remunerar al accionista como de una cuantía fija, de 0,65 euros por acción con cargo a 2008. Muerto el perro se acabó la rabia. Lo que resulta cuando menos curioso es que el coste de capital arriba mencionado se aproxime sospechosamente con la promesa de pago realizada por la firma a sus propietarios. Al cierre del martes, 5,75 euros, el dividend yield ofrecida era del 11,30% antes de impuestos que se quedó en un 9,96% al final de la sesión de ayer. Suponiendo, que a estas alturas de la película de terror financiero que estamos viviendo no deja de ser un arduo suponer, que Botín decide mantener dividendo, el mensaje está claro: a los precios actuales el riesgo de la entidad lo cubro con el pago anual y, sobre la cotización, Dios dirá. Todo es pura contabilidad, error garrafal de los reguladores en la crisis actual, hasta que se produce la venta. Es así.

Todo lo cual para concluir que lo que hizo ayer el Banco de Santander no es sino un profit warning en toda regla. Es la única definición decente para calificar el hecho de que una empresa cotizada en bolsa se aleje de los objetivos que inicialmente tenía fijados. Se puede argüir que se debe a factores imponderables. Bien, en el sueldo de los ejecutivos va también ese riesgo. El carácter extraordinario de los elementos que afectan negativa o positivamente a la cuenta de resultados no exime en ningún caso la responsabilidad colectiva de los gestores sobre la misma. Y más en supuestos que dependen de su pericia profesional como es el del caso Madoff. Dicho esto, casi 9.000 millones de euros en el escenario en el que nos movemos en estos meses, no deja de ser una cifra espectacular ante la que no hay que dejar de quitarse el sombrero. Ojalá que no fuera un mero Carpe Diem, aprovecha el momento que la cosa pinta malita. Pero parece que sí. A mi juicio el Santander ha leído mal la desaceleración cíclica, que va a ser más larga y profunda de lo que piensa, se ha precipitado en determinadas compras que aumentan su exposición a países especialmente vulnerables en el espectro residencial, ha errado parcialmente el tiro estratégico en los últimos años con su apuesta por la financiación al consumo y depende en exceso de un Brasil donde la divisa, pese a que tiene su inversión en libros cubierta, no pasa por su mejor momento, señal de desconfianza. En cualquier caso, disfrutemos del espejismo y, si finalmente no lo es, les aseguro que seré el primero en alegrarme.

Pueden leer el artículo completo en El Confidencial.

"Bad Bank"... Y la paz se hizo ?

A pocas horas de seguir con mi periplo por las Españas... (el inicio de año ha sido de lo más movido...) hacerles un rápido update de la situación actual...

Los que me sufren a diario saben que desde Diciembre anda servidor más positivo... no con los mercados pero sí con ciertos movimientos que estamos viendo en los temas corporativos del día a día... ahora solo queda preguntarse... cuándo se trasladará esto al mercado ? Quién apuesta hoy por un Euribor en 1,50% a 5 meses vista ? y después ?

La Fed y el “Bad Bank” propiciaron las compras en Wall Street

Fuertes compras al cierre en los principales índices estadounidenses (Dow Jones: +2,46%; S&P 500: +3,36% Nasdaq: +3,55%) gracias a la posibilidad de un “Bad Bank” y después del comunicado de la Fed.

Medidas de la Reserva Federal: Tal y como se esperaba, la Reserva Federal ha mantenido el precio del dinero en Estados Unidos sin cambios, en el rango entre el 0% y el 0,25%. En cuanto a medidas para la recuperación en la economía, la Fed ha afirmado que "está preparada para comprar bonos del Tesoro de largo plazo si las circunstancias indican que esas operaciones serían particularmente efectivas para mejorar las condiciones en los mercados privados de crédito".

El sector financiero (+13%): La Administración del Presidente Obama podría encargar a la FDIC (la Corporación Federal de Garantía de Depósitos) la gestión de una entidad denominada “Bad Bank” (mal banco) que compraría hasta un billón de dólares de los activos tóxicos de los bancos estadounidenses, según informa Bloomberg. El índice de bancos KBW se ha revalorizado un +14,4% y los bancos blue chip como Bank of America (+13,7%), Citigroup (+18,6%) o JP Morgan (+10,4%) también se han disparado gracias a la noticia. Asimismo, Wells Fargo (+30,9%) ha publicado resultados mejores de lo esperado y ha comunicado que mantendrá su dividendo.

Otras noticias corporativas: AT&T (-0,8%) ha publicado cifras peores de lo anticipado, aunque, como factor positivo para Apple (+3,8%), ha activado el servicio de 1,9 millones de iPhones. Otro blue chip, Boeing (+0,1%), ha publicado ingresos 4T peores de lo anticipado y una previsión de ventas para 2009 que se sitúa en línea. Además, el fabricante de aviones ha anunciado que despedirá a 10.000 empleados.

De forma paralela, la minorista Target (+4,7%) ha comunicado que recortará su plantilla en un -9%. Por último, Yahoo (+7,9%) registró anoche, tras el cierre, beneficios que superaron el consenso.

Sectoriales:Las mayores ganancias se han registrado en Seguros de Vida (+16,8%), Bancos (+14,6%), y Seguros de Cobertura Completa (+14,3%).Las mayores pérdidas se han registrado en Mineras de Oro (-7,5%), Electricidad Alternativa (-1,6%), y Finanzas Hipotecarias (-1,4%).

Volumen y balance:Buena señal, el volumen ha subido hasta la media con las ganancias registradas hoy. En el NYSE se han negociado 1.548 millones de acciones, mientras que se han movido 2.163 millones de títulos en el Nasdaq. Otro factor muy positivo, los valores que han subido superan a los que han bajado en una proporción de 2,7 a 0,4 en el NYSE y en un ratio de 2,1 a 0,6 en el Nasdaq.

Otros mercados:El futuro del crudo con vencimiento en marzo sube ahora +$0,68, hasta los $42,26, en el Nymex. Los bonos del tesoro a 10 años pierden -1 09/32 dólares con una rentabilidad que se sitúa en un 2,670%.

El euro sube hasta los $1,3165, desde los $1,3160.

Será esta la buena ? al menos... y viendo los resultados de SAN y BBVA vemos que aquí lo de las nacionalizaciones aun queda lejano... o no ?

Saludos,

sábado, enero 17, 2009

Los Estados nunca suspenden pagos ?

Acabamos esta atribulada semana... de este atribulado primeros de año haciendo unas reflexiones a partir de la lectura de los periódicos del fin de semana...

Vimos que países como Islandia cayeron... y en los últimos días vemos como esta amenaza se extiende a otros como Irlanda, Grecia, Rusia (ni recuerdo las devaluaciones que lleva de su moneda)... y es que ya no se trata de que esta crisis acabe llevándose por delante empresas... sino del riesgo de que también se lleve por delante a algún país.

Vean lo que publica Expansión sobre España este fin de semana:

El inversor ve más riesgo en el Estado que en Santander, BBVA o Telefónica

Hubo un tiempo en el que la aversión al riesgo era tan reducida que muchos inversores llegaban a comprar sucedáneo a precio de caviar. Ahora, con la crisis financiera, se han vuelto mucho más selectivos, también con la deuda de más calidad.

El elevado déficit español, los planes de estímulo fiscal y las ayudas para reanimar al sector financiero elevarán el nivel de endeudamiento del país, lo que está disparando el riesgo que aprecia el inversor sobre la solvencia del Estado, incluso por encima del de las grandes firmas españolas.

Así se deriva del precio al que cotizan los Credit Default Swaps (CDS) o seguros que contratan los inversores para protegerse de la posibilidad del impago de un emisor. Cuanto más alto, más desconfianza hay, y viceversa. Los del Reino de España alcanzaron ayer los 131,4 puntos básicos, en máximos históricos, cuando hace sólo cinco meses se encontraban en 30 puntos. Esto quiere decir que el coste anual que se debe asumir para protegerse de una inversión en deuda del Tesoro asciende a 131.400 euros. Esto no significa que el Estado no vaya a poder hacer frente al pago de sus compromisos financieros, sólo indica una menor confianza por parte del inversor.

Con este repunte, en el que el aviso de Standard & Poor’s sobre el ráting AAA del Reino de España del pasado lunes ha tenido bastante que ver, supera al riesgo que aprecia el mercado sobre Santander, BBVA o Telefónica, algo inusual a lo largo de la historia. Los CDS de estos emisores cotizaban ayer en 102 puntos básicos, 94,3 y 120,3 puntos básicos, respectivamente, según datos de la firma especializada CMA. “La mayor oferta de papel (emisiones de deuda) por parte del Tesoro puede ser un factor que explique este fenómeno”, apunta José Luis Martínez, estratega en España de Citi. La fuerte recesión económica que afrontan los gobiernos europeos va a provocar que se multiplique la oferta de deuda pública, lo que genera cierta incertidumbre sobre si los mercados serán capaces de absorber tanto volumen.

Según previsiones del banco galo Societé Genérale, se emitirán en Europa más de 950.000 millones de dólares, y España contribuirá con al menos 60.000 millones. “En el CDS de España se descuenta el compromiso de intervenir e implicarse en los problemas del sistema financiero y se avecinan mayores dificultades para poder emitir toda la deuda prevista”.

En este caso, la diversificación de negocio de las grandes firmas españolas es otro de los factores que explican que los derivados de crédito estén cotizando por debajo de los del Reino de España. Más del 50% del beneficio de Santander y BBVA proviene de fuera, y el 40% en el caso de Telefónica. A Santander, BBVA y Telefónica las vemos muy españolas, pero sus cuentas de resultados no lo son tanto. En el caso de los bancos, los CDS han mejorado desde los máximos históricos que alcanzaron tras la quiebra de Lehman a mediados de septiembre, y el hecho de que los de Telefónica sean más altos que estos se justifica, en parte, por tener un ráting crediticio muy inferior.

La prima de riesgo existente sobre el Tesoro ya se reflejó en su última emisión de esta semana. Colocó 3.600 millones a 30 y 15 años, aunque tuvo que pagar un precio más elevado que en subastas anteriores, principalmente en el plazo más largo. Y es que el diferencial entre España y Alemania se situaba ayer en máximos desde 1997, en 117,5 puntos básicos, lo que significa que el Tesoro español se financia más de un punto porcentual más caro que el gobierno germano.

Lo dicho... que el tesoro ya no es lo que era... y que habrá que cuidar de que el próximo susto no venga por ahí...

Publicado el 17-01-09 , por Daniel Badía

viernes, enero 09, 2009

Estadística pura...

Con 2009 ya comenzado y un rally alcista que intenta a toda costa no morir... vamos a recordar algunas pautas que no por sorprendentemente sencillas dejan de ser efectivas.

Veamos si este año funcionan... pues por el momento marcan un 2009 alcista.

¿Imaginas que todos los análisis, las previsiones y los informes pudieran reducirse al lanzamiento de una moneda, al rojo o negro de una ruleta? Esa es, básicamente, la idea del “efecto enero”, según el cual si en la quinta jornada del año la Bolsa logra mantener ganancias respecto al ejercicio anterior, el años será alcista.

¿Superstición? Eso parece, pero sin menosprecios, porque esta predicción lleva casi 35 años acertando.En medio de la crisis de confianza que sufren los mercados, el oráculo bursátil se ha abierto paso y nos ha traído en esta quinta jornada la previsión para todo el año: sería alcista si al cierre manteníamos las ganancias respecto a 2008; por el contrario, los osos (símbolo de las caídas en bolsa) volverían a reinar en 2009 de terminar la sesión en pérdidas respecto al año pasado. Pues bien, los inversores pueden estar tranquilos y dejarse caer en los brazos de las compras, porque la quinta sesión del año ha dejado al Ibex en los 9.469 puntos, un 2,98% más que al cierre de 2008. Con el nivel alcanzado este jueves, la Bolsa se asegura un año de subidas.

Al menos así sería si la superstición y no los análisis técnicos o fundamentales rigieran en los parqués mundiales.

Otra estadística es la apuesta en la Super BowlNo obstante, otro de los oráculos extravagante que suelen usar los inversores para tratar de prever el comportamiento de las Bolsas. Se trata del último partido de la liga de fútbol americano en Estados Unidos y que determina el ganador del torneo.

Desde 1970 sólo existe una liga en Estados Unidos, aunque hasta ese año, la NFL (Nacional Football League) y la AFL (American Football League) convivían en los terrenos de juego norteamericanos. Según la superstición bursátil, que aún hoy es seguida por no pocos inversores, si un equipo de la nueva NFL gana la Super Bowl, la Bolsa subirá. Por contra, si la victoria cae del lado de un equipo de la antigua AFL, el mercado abrirá sus puertas a las pérdidas.Superstición o no, lo cierto es que tanto “el efecto enero” como la Super Bowl cuentan con el aval de la historia, ya que ambas predicciones han acertado en más de un 80% de las veces. En concreto, “el efecto enero” se ha cumplido en 28 de los últimos 33 años, mientras que de las 43 ediciones que atesora la “gran final” del fútbol americano, 36 de ellas han servido correctamente de guía para brokers e inversores.

Hagan juego...

Saludos,

PD: Pueden leer el artículo completo de JJPalomo en Tele5.com