Tiempo real

Loading...

Follow by Email

martes, marzo 31, 2009

La familia... el mejor pilar para esta crisis...

No será porque no llevo días pensándolo... pero tomo prestadas unas líneas del Confidencial de hoy hablando de la familia... y de la pareja en primera persona.

Y es que ... qué sería de nosotros sin unos brazos que nos rodean cada noche al regresar a casa tras un duro día en la batalla...

1. Mi señora sigue siendo mi mejor amiga; lo era antes de convivir con ella y lo sigue siendo tiempo después. Es un sentimiento recíproco. Nunca he tenido la necesidad de contarle algo a otra persona antes que a ella. Es verdad que el amor conyugal va más allá de la mera amistad pero gran parte de los matrimonios se hunden por la falta de comunicación, incluido el aspecto sexual. No hay que olvidar que la confesión, hablar, es previa a la comunión, actuar. Es el primer test que hay que realizar.

2. Siempre hemos pensado que el secreto del amor perdurable radica en ensalzar lo bueno de la pareja y aceptar lo malo. Exactamente lo contrario a lo que ocurre en muchos matrimonios, especialmente conforme va pasando el tiempo. No está mal pararse a reflexionar sobre las virtudes y defectos del cónyuge, una vez transcurrido el periodo de EMT, enajenación mental transitoria. Sabiendo el terreno que se pisa, es más difícil caer en una zanja. Y, de partida, el hombre y la mujer, caso que nos ocupa, son esencialmente distintos en sus motivaciones, afectivas unas y racionales otros, y en las formas en las que se manifiestan. Cosas de la naturaleza.

3. Una de las máximas que nos impusimos desde prácticamente el inicio de la relación es no irnos a la cama disgustados el uno con el otro. Se trata de un campo de batalla demasiado pequeño como para salir bien parado: la victoria es ínfima y, sin embargo, la derrota demasiado dolorosa. Saber pedir perdón con independencia de que la razón esté o no de tu parte es clave. El amor se sublima en la donación pero se alimenta con la renuncia. Y el perdón es una puerta de entrada inmensa a la reconciliación. Lo contrario termina conduciendo a la falta de respeto, algo que hay que cortar de raíz ya que sólo va a más y nunca a menos, resultado muchas veces de una frustración no comentada a tiempo.

4. Las grandes cimas se conquistan paso a paso. Lo mismo ocurre con el amor en pareja. Es un jardín que hay que regar todos los días. Los atracones son pan para hoy y hambre para mañana. Se trata de cuidar los pequeños detalles que no han de derivar en mercantilizar la relación. Cuidado con esto. No son muchas veces cosas las que hacen falta sino gestos, caricias, abrazos, compañía; sensación de sentirse querido, de ser la prioridad. Que en el trade off, familia-trabajo, la primera tenga la sensación de que vence, aunque sea por la mínima.

5. Por encima del afecto a nuestros niños, en nuestro matrimonio prima el amor que sentimos recíprocamente como pareja. Al final los hijos llegan para irse de nuestro lado, antes o después. Es ley de vida. Les dedicamos nuestros mejores años para que ellos a su vez, llegado el momento, dediquen lo mejor de su vida a sus propios chicos. Esa vorágine en la que ha entrado el mundo moderno en el que no hay espacio para los cónyuges por la plétora de actividades de la progenie es absurda. Hay que tener presente que todo lo que no se cuida, se pierde, salvo los propios hijos que, aun llenos de atenciones, terminarán por partir en busca de su propio destino.

Nos hemos casado con nuestro marido/mujer, no con los frutos de ese matrimonio que no pueden convertirse en refugio de la propia infelicidad.

A que es para darle una vuelta ?

Gracias McCoy!

sábado, marzo 28, 2009

Desde el Instituto de Empresa... Razones para el optimismo

El siempre genial Ignacio de la Torre publica esta semana un interesante artículo que les dejo a continuación. En verdad comenzamos a tener razones para el optimismo ?

En las últimas semanas hemos observado voluntaristas declaraciones de importantes mandatarios (Bernanke, Trichet, Obama) anunciando que habíamos superado ya lo peor de la crisis. Ahora bien ¿cómo enmarcar esta afirmación? ¿En qué se puede sustentar?

Hace dos semanas elaboraba sobre cómo el ser humano tendía a ignorar los riesgos en momentos de bonanza, centrándose sólo en los datos positivos, y cómo en tiempos de crisis el fenómeno es justo el contrario. En mi opinión, aun sin negar la gravedad de la crisis actual, la relevancia mediática y el análisis de las noticias negativas están eclipsando los datos que pueden sugerir un moderado optimismo. Para equilibrar en lo posible esta peligrosa balanza, acabo esta serie de razones que contribuyan a explicar porqué hemos podido haber vivido el Ecuador de la gran recesión. Como caveat, que quede claro que este artículo analiza los mercados internacionales. El caso de España es muy sui generis y será tratado en otra ocasión.

Primero, las medidas heterodoxas de bancos centrales como la FED y el Banco de Inglaterra parecen empezar a surtir efecto. El quantitative easing, en castizo “máquina de imprimir billetes” (aunque técnicamente el dinero en estas intervenciones se crea mediante apuntes electrónicos), está provocando una bajada de rentabilidad de los bonos a largo del Reino Unido, elemento clave para incentivar el consumo, la inversión en vivienda y los circuitos financieros. En EEUU, los programas por los que la FED está interviniendo en mercados de deuda titulizada como los de préstamos dirigidos a estudiantes o para la compra de automóviles están también provocando una mejora en los spreads de riesgo, lo que podría adelantar la reapertura de los mercados de titulización, fenómeno clave para volver a engrasar el sistema financiero.

Segundo, en Europa, las inyecciones de liquidez del Banco Central Europeo y las emisiones de deuda bancaria con aval público están permitiendo reabrir el mercado interbancario. Los bancos se compran unos a otros sus emisiones, que son descontadas en el banco central, operación que no consume capital y que genera un buen margen de intermediación sin apenas riesgo.

Tercero, las contracciones de PIB anualizadas que se han observado en la zona euro y en EEUU cercanas a caídas del 6% probablemente se vean atenuadas en próximos trimestres. Quizás sea este hecho el que permita afirmar a estos mandatarios que lo peor ha pasado ya. En cualquier caso esa aseveración no excluya que los crecimientos de PIB vayan a seguir en terreno negativo los próximos trimestres de 2009, dando lugar a exiguos crecimientos positivos en 2010.

Recientes datos, como la subida de iniciaciones de hogares de un 22% en EEUU tras cinco meses de caídas o la mejora de confianza en el consumidor norteamericano medido por la Universidad de Michigan en su componente de expectativas son esperanzadores. Sí hay que admitir que a partir de entonces nos esperan muchos años de crecimientos muy moderados, a medida que se deshace el estímulo histórico en política monetaria vía bajada de tipos y expansión de balance del banco central, y a medida que los Estados disminuyan el gasto público para hacer frente a las emisiones de deuda quasi bélicas acaecidas estos meses.

Cuarto, aunque a trancas y a barrancas, la reacción a la crisis es cada vez más internacional. Esta reacción multilateral se apuntalará en la próxima reunión del G20 en Londres. La reforma del FMI y el Banco Mundial, el tratamiento de los paraísos fiscales y las nuevas normas de supervisión financiera en un contexto globalizado se atacarán internacionalmente. Esta coordinación minimizará el riesgo proteccionista. En conjunto, es esperanzador que el mundo no está repitiendo los errores cometidos en los años 30.

Quinto, los múltiplos precio / beneficios a los que cotizan los mercados deberían de ser inversamente proporcionales a los tipos de interés. Esto es así porque el inverso del PER es la rentabilidad por beneficio (earnings yield), o beneficio partido de precio de la acción, que se sitúa en una rentabilidad superior a la que ofrecen los bonos gubernamentales en función de una prima de riesgo atribuible a la renta variable. A medida que baja la rentabilidad del bono gubernamental, a una prima de riesgo constante, la rentabilidad por beneficio ha de bajar, o sea, que el PER ha de subir. Se puede aducir que la prima de riesgo ha subido, pero a medida que se normalice la volatilidad (ya ha comenzado este proceso), las matemáticas volverán a imperar. El dato clave en mi modesta opinión será los precios inmobiliarios en EEUU, que aparecen mensualmente con la serie Case-Schiller, una vez se estabilicen se reducirá el riesgo implícito en la valoración de cédulas hipotecarias norteamericanas (mortgage back securities), lo que podría provocar que los bancos entren en un espiral de write backs (reconocer contablemente plusvalías a medida que el precio de estos activos cotizados comience a subir, y de esa forma mejorar solvencia, pudiendo generar un círculo vicioso positivo).

Sexto, y último, aunque España tiene una coyuntura más específica y desalentadora, contamos con una clase política de primer nivel, muy preparada en la complejísima crisis financiera internacional que ha provocado esta crisis (de la que nuestros sucesivos gobiernos y nuestras decisiones de consumo, inversión y ahorro no han participado en absoluto), y con una visión coherente y planificada de cómo actuar para que España lidere la recuperación.
Uno de los puntos expuestos es irónico, ¿adivinan cuál?

Feliz semana,

viernes, marzo 13, 2009

Mark to model vs mark to market, la solución definitiva ?

Hacía días que quería escribir una reseña sobre lo que viene siendo una clamorosa petición desde el silencio de distintas entidades financieras... y que podría constituirse en la solución a los últimos coletazos de esta crisis, de la que aun nos queda pasar el peor trago: el coste social.

Valorar algo según el modelo, o como comunmente se denomina, hacer un mark to model, implica que se hagan cábalas estadísticas para ver, caso de que la economía vaya mal... haya morosidad e impagos... qué probabilidad tiene de recuperarse un dinero prestado para una casa, por ejemplo... y por extensión, cuánto vale el "bono subprime" que financió desde el mercado mayorista esa operación.

Viene a ser como un "valor de tasación", como si hoy pidiéramos tasación de nuestra casa.

El mark to market, modelo de valoración por mercado, analiza a cuánto se vendería en este momento y lo toma como referencia. Ahora bien... parte de la condición de mercado normal... donde uno compra y uno vende... no donde todos venden y nadie compra...

Llegando al valor extremo, cuánto vale nuestra casa si todos nuestros vecinos se ponen a venderla a la vez ? se imaginan que tuviésemos que llevar ese valor a pérdidas ? De ahí vienen gran parte de las pérdidas subprime... donde el valor residual de la casa se está valorando por mercado en "cuasi cero".

La trampa de la banca española adjudicándose activos en dación de pago por su valor de préstamo ( y no por su valor real de mercado) ha sido hasta el momento el modo en que han escapado a las pérdidas multimillonarias... pero la morosidad... como un cáncer que crece... llevará tarde o temprano a pérdidas parte de dicho valor.

Ahora bien, entre el extremo de valorar un bono sustentado en hipotecas (aunque sean a los Ninjas de profesor Abadía) a "cuasi cero" y una morosidad de un 5-6% que es lo estimado, hay un mundo. En los primeros se presupone que se pierde casi el 100%... o lo que es lo mismo, que el valor residual del activo potencialmente embargable, la casa, es cero. En el segundo, se asume que estadísticamente de cada 100 Eur prestados "solo" dejaremos de recuperar 5 o 6.

Ahí radica la gran diferencia entre valorar a mercado esos bonos o hipotecas hoy... y valorarlas según la probabilidad de que valgan algo, la mitad, o 3/4 a su vencimento.

Un mundo, la diferencia entre ambos... y quizá la barra de salvación para muchas entidades, que con el tiempo... y si no ya lo verán... darán exceso de provisiones aplicadas o lo que es lo mismo, beneficios extraordinarios conforme la estadística y la realidad, por mala que esta sea, demuestre que el valor de recuperación de algunos activos no es tan malo como el mercado dice o paga ahora mismo.

La liquidez y la huida de los inversores ha sido la causante... y quizá el modelo de mark to market no tenga mucho sentido en un momento como este... sobretodo si no se va a vender "todo el paquete de pisos/bonos" que una entidad tiene en balance.

Es como decir... como un accionista vende la acción a 1 Euro... Santander vale 7000 MM Eur... y es que como dicen los viejos del lugar, solo un necio confunde valor con precio.

Buen fin de semana y no dejen de darle una vuelta al tema...

martes, marzo 10, 2009

Idas y venidas...

Ayer, a eso del medio día.... me dio por vaticinar un rebote de esos que te dejan boquiabierto... por que apenas te deja capacidad de reaccionar.

Leyendo más tarde una estadística de Bespoke sobre los rallys alcistas dentro de esta tendencia bajista actual... uno queda francamente impresionado:

Bajada del 9/10/07 10/3/08 donde se bajó el -18.64% en 153 días.
Rally 10/3/08 al 19/5/08 con subida del 12.04% durante 70 días.
Bajada del 19/5/08 al 10/10/08 con bajada del -36.97% y durante un total de 144 días
Rally del 10/10/08 al 13/10/08 con subida del 11.58% durante 3 días
Bajada del 13/10/08 al 27/10/08 con caída del -15.39% durante 14 días
Rally del 27/10/08 al 4/11/08 cpn subida del 18.47% durante 8 días
Bajada del 4/11/08 al 20/11/08 con bajada del -25.19% durante 16 días
Subida del 20/11/08 al 6/1/09 con alza del 24.22% durante 47 días
Bajada del 6/1/09 al 5/3/09 con bajada del -26.98% durante 58 días

Como dice el bueno de Cárpatos... queda claro que el que acierte el próximo rebote, puede ganar mucho, aunque claro si se es lo suficientemente rápido para salir antes de que se agote, porque las vueltas como vemos en la tabla son durísimas a la baja.

Yo apunto el día 9 de Marzo como inicio... alquien se apunta a decir hasta cuándo ?

lunes, marzo 02, 2009

A la rica preferente...

Son muchos los que estos días me llaman para pedirme consejo sobre las famosas emisiones de preferentes que están actualmente "colocando" los bancos entre sus inversores minoristas... a lo cual siempre respondo lo mismo : has mirado bien cuánto paga el bono senior a un plazo similar ?

Este artículo que extraigo del Confidencial.com explica muy bien en qué consisten estas operaciones... y nos hace una seria advertencia sobre ellas y el precio al que se están colocando...

Y yo les dejo una pregunta... Saben si alguna preferente en circulación ha acabado bien ?

Si usted entra en una oficina bancaria cualquier día de estos, raro es que le den una hipoteca (salvo para las casas que ha adquirido la entidad para frenar la morosidad) y más aún un crédito empresarial (a no ser que usted acepte un 14% de interés y aportar todo tipo de garantías). Pero lo que seguro que le van a ofrecer es comprar unas estupendas participaciones preferentes (o bonos subordinados) de la entidad.

La oferta a primera vista es muy atractiva: se trata de instrumentos de deuda totalmente seguros que pagan un interés muy superior al Euribor -que acabó febrero en el 2,03%-, puesto que rentan entre el 5% y el 6% anual.Sin embargo, estos cupones son ridículos comparados con los que piden los grandes inversores por estos títulos, por encima del 15% en muchos casos. Lo cual supone que el valor real de las preferentes que están colocando numerosas entidades en su red -y más que piensan hacerlo- puede ser hasta un 70% inferior al que tienen que pagar los clientes particulares por estos productos. Dicho de otra forma: si un cliente quiere vender ahora las preferentes que le han colocado en su oficina, perderá de golpe el 70% de su dinero.Lo que se olvidan de mencionar en las sucursales son tres pequeños detalles que restan bastante atractivo a esta inversión y explican que los inversores institucionales exijan unos intereses tan elevados para comprar las preferentes.

El primero es que estos bonos no sólo pagan intereses si la entidad tiene beneficios, porque no son exactamente deuda, sino los famosos híbridos de deuda y capital. Luego si su banco o caja no gana dinero en 2009 -cosa que sucederá en un buen número de entidades-, usted no recibirá esa rentabilidad.

El segundo detalle es que se trata de deuda perpetua, es decir, que el cliente no podrá rescatar fácilmente. Normalmente, el banco o caja tiene la opción de rescatar esa deuda a los cinco o 10 años, pero no tiene obligación de hacerlo; históricamente había un compromiso implícito de que se iba a ejercer esa opción, pero Deutsche Bank rompió la baraja al no rescatar una emisión en diciembre, y posteriormente le han imitado otras entidades como el Sabadell. De hecho, ahora el mercado toma como hipótesis más probable que no se va a rescatar ninguna de estas emisiones.
Bonos que cotizan al 25% de su valor.

Finalmente, el tercer elemento es el más importante de todos y se deriva directamente del segundo: si una cosa que cotizaba en mercado como un bono a cinco o 10 años se considera de golpe un bono perpetuo que nunca vence, es lógico que su valor se hunda, como así ha ocurrido con todos estos instrumentos. Como es sabido, cuando el precio de un bono cae, su rentabilidad sube, puesto que se mueven de forma inversa. Y como el desplome ha sido de tal calibre, las rentabilidades se han disparado a niveles superiores al 15% en muchos casos.Pongamos algunos ejemplos concretos.

BBVA colocó en diciembre 1.000 millones de euros en preferentes entre los clientes de su red con un cupón inicial del 6,5%; pues bien, una emisión similar con vencimiento teórico en 2016 tiene una rentabilidad actual en mercado del 14,41%, puesto que cotiza al 32,12% de su valor inicial, según datos de Bloomberg. Otro ejemplo: Popular está colocando en la actualidad hasta 600 millones en preferentes al 6,75% los primeros años, mientras que activos similares de la entidad con vencimiento en 2017 pagan un 18,67% en mercado, puesto que su precio se ha desplomado hasta el 24,73% del valor inicial.

No son los únicos casos. Sabadell colocó 500 millones en preferentes a principios de febrero y La Caixa emitió 2.500 millones en deuda subordinada en enero.

Y no hay que olvidar las preferentes que va a emitir el Santander para compensar a los clientes pillados en la estafa de Madoff, cuya rentabilidad es del 2% y cuyo valor presente es muy inferior al nominal según el propio banco: de 500 millones frente a 1.380.

La cosa es más grave todavía si tenemos en cuenta que las preferentes que se han hundido en mercado tienen una cláusula llamada step-up, que es una especie de penalización: si la entidad no rescata los bonos en el plazo en que se suponía que iba a hacerlo, tiene que subir el interés que paga a los inversores (con penalización y todo, en estos momentos les sale mejor no rescatar los que están venciendo ahora, de ahí que no lo hagan). Es decir, si las emisiones que han comprado los particulares españoles no son rescatadas, seguirán cobrando lo mismo al día siguiente. Y peor aún: estas emisiones no son acumulativas, es decir, si un año no pagan intereses porque la entidad no gana dinero, ese pago no se acumula para el siguiente como suele ser habitual en estos instrumentos.

¿Dónde está la CNMV?", se queja un experto en este mercado. Otro añade que "esta situación es la que explica que los bancos se hayan lanzado a colocar estos instrumentos entre los particulares, porque ahora mismo tendrían que pagar un coste estratosférico para colocarlos en los mercados mayoristas.

Ya se sabe que el particular se lo traga todo".Esta situación enlaza directamente con los escándalos que hemos vivido en los últimos meses -Lehman, Madoff y fondos inmobiliarios-, puesto que todos ellos tienen detrás unas prácticas comerciales bastante cuestionables, independientemente de que se trata de casos muy diferentes entre sí y de que las responsabilidades no tienen nada que ver en cada uno. Las emisiones de preferentes actuales indican que la banca española mantiene el modelo de colocar en la red lo que le conviene a la entidad y no al cliente, y amenazan con provocar en el futuro un escándalo como los tres citados.

Desde desde hace años el Banco de España admite los híbridos para que las entidades españolas no estén en desventaja frente a las de otros países donde son muy populares, a pesar de que tienen fecha de reembolso (si bien ésta es teórica, como hemos dicho), no son aportados por los accionistas sino por los acreedores y cobran un cupón anual independientemente de si el banco tiene beneficios o pérdidas (aunque eso tampoco se cumple en las preferentes colocadas en la red).

domingo, marzo 01, 2009

Volviendo a Europa...

No hay como darse cuenta de lo "bien" que todavía estamos... cuando uno pasa unos días en otro continente... más si este es África... que tenemos a tan solo media hora de España.

Desde el final de Europa hasta el principio de África...

Tan mal estamos ? a partir de ahora recordaré las miradas de los niños africanos puestas en el horizonte europeo de la libertad, único sueño al que pueden aspirar.

Pero qué ha pasado en el resto del mundo estas semanas ?

Europa del este y los estados norteamericanos de California y Kansas lideran la lista de economías con más dificultades para sus facturas

¿Países enteros en suspensión de pagos? Algo que hace apenas un par de años era inimaginable, hoy es una posibilidad con visos de convertirse en realidad. Y no se trata de un mal que sufrirá Iberoamérica, Asia o la zona más profunda del continente africano. Esta crisis señala sin reparos a los pesos pesados de la economía mundial: Europa y Estados Unidos.

Los problemas a uno y otro lado del Atlántico tienen similitudes importantes, aunque también un puñado de diferencias. En Estados Unidos, la elevada deuda y la burbuja inmobiliaria son los principales motivos de la falta de sueño de sus dirigentes. En la Vieja Europa, por su parte, la puesta en evidencia de las debilidades del euro lucha con el abultado endeudamiento por el primer puesto en el podio de los problemas a atajar.

Estados Unidos revive así situaciones que refrescan la memoria de aquellos que vivieron la Gran Depresión con toda su crudeza. El déficit comienza a comerse poco a poco las posibilidades de una recuperación cercana. De hecho, California, el estado más emblemático de la Unión, la que se dice sería la octava economía mundial si se aislara de EE.UU., se encuentra ya al borde de la insolvencia.

Su deuda alcanza unos escalofriantes 42.000 millones de dólares y el equilibrio presupuestario es tan difícil que, ante la imposibilidad de acordar un plan de salida entre republicanos y demócratas, Arnold Schwarzenegger (el «Gobernator») se ha visto obligado a despedir a miles de funcionarios, suspender las obras públicas y empezar a pensar a hacer frente a sus facturas con pagarés.

Pero el caso de California no es único. Kansas sigue la estela californiana a marchas forzadas. Hace unos días, el Director de Política Presupuestaria del Estado, Duane Goosen, admitía que «ya no hay dinero en efectivo» y que había tenido que suspender las devoluciones de los impuestos sobre la renta. Al igual que en California, la posibilidad de recurrir a los pagarés para poder afrontar estos pagos, ha sido puesto encima de la mesa.

Sin embargo, surge la duda de si los bancos estarán dispuestos a descontar los cheques del Tío Sam, cuando se hallan en el centro de una vorágine financiera de dimensiones desconocidas. Y sobre todo cuando las perspectivas de recuperación no son nada alagüeñas.

La Vieja Europa, en jaque

Europa tampoco ha conseguido mantenerse al margen de la sospecha. La sombra que recae sobre ella es, si cabe, más compleja que la estadounidense. Y es que no sólo se trata de lidiar con un excesivo endeudamiento, sino de evitar también el desplome de algunos países de Europa del este.

Alemania y Francia ya han reconocido públicamente que están abiertas a ayudar a cualquiera de estos países que así lo necesite. En concreto, la canciller Angela Merkel reconoció que «no se negará a fortalecer al FMI, de ser necesario, si algunos países estuviesen en problemas». Y no se trata de un gesto de generosidad, sino de valoración de riesgos. La solidaridad intracomunitaria es, sin duda, mucho más barata que la quiebra de alguno de los países de la Unión, pues ello pondría en la picota, nada más y nada menos, que la moneda única.

El peligro viene del este

Y no sólo eso, los créditos multimillonarios concedidos en los últimos años a los países ex comunistas de Europa del este también podrían convertirse en un nuevo foco de incendio para algunas economías europeas. Sólo los bancos austríacos prestaron en esa región cerca de 300.000 millones de dólares en créditos, lo que equivale al 68% del Producto Interior Bruto (PIB) de la república alpina.

Similar, aunque algo menos dramático, es el caso de las entidades suecas, con préstamos de unos 80.000 millones de dólares concedidos a las tres repúblicas bálticas. Pero la lista no acaba ahí. Alemania, Francia, Italia y Grecia son otros de los países con una alta exposición bancaria en el este de Europa.

Y es que, hasta ahora, asumir el riesgo de invertir allí daba unos jugosos dividendos. Según informaciones del Banco Nacional de Austria (OeNB), en 2007 el 43% del total de las ganancias registradas por la banca austríaca provenían de los negocios en el este de Europa.
los créditos multimillonarios concedidos en los últimos años a los países ex comunistas de Europa del este también podrían convertirse en un nuevo foco de incendio para algunas economías europeas

Además, en los países ex comunistas, muchos se han endeudado en los últimos años de bonanza económica en monedas extranjeras, en su mayor parte euros y francos suizos, por un valor total de unos 1,5 billones de dólares. Y un 90% de estos fondos proceden de bancos de la zona euro, un 19,8% de entidades austríacas, un 15,8% alemanas, un 15,6% italianas y un 11,6% francesas.

El problema ahora es que las monedas locales, como el zloty polaco, la grivnia ucraniana o el leu rumano, se han devaluado de forma alarmante. En el caso del zloty, la pérdida de valor supera incluso el 50% desde el verano del año pasado. Pero mientras que Polonia aún espera poder crecer un magro 1,5% este año, en Ucrania la contracción económica superará el 10% en el 2009, impulsada por la depreciación monetaria, pero sobre todo por el derrumbe de la producción industrial, especialmente en el sector metalúrgico.

Ante esta situación, el Gobierno austríaco trata desde hace semanas de convencer a sus socios comunitarios de la necesidad de ayudar a esa región. Y es que sólo en este año, tienen que devolver unos 400.000 millones de dólares a sus acreedores en Europa occidental, lo que ante la devaluación de sus monedas y la crisis económica se hace cada vez más difícil.

La cúpula del gobierno austríaco se encuentra desde hace semanas de gira por varias capitales europeas para buscar apoyo a su iniciativa y determinar el nivel de las necesidades en los países más afectados. La prensa austríaca habla de un supuesto plan de 150.000 millones de euros, sin precisar quién debe aportar el dinero ni cómo se pondría en práctica.

Lo que está claro es que no sólo deben recibir apoyo países ex comunistas dentro de la UE sino también Estados extracomunitarios como Ucrania o Croacia. Para no fomentar el pánico, el Ministerio de Finanzas de Austria ha desmentido estar impulsando un plan de rescate y destacó que el objetivo es «coordinar y optimizar» las medidas ya aprobadas en Europa.

Mientras que la morosidad crece debido a la devaluación frente al euro y el franco suizo, los precios de la vivienda se han desplomado en toda la región, lo que acelera la espiral bajista. No en vano, algunos analistas aseguran que la situación «se parece mucho al colapso financiero» sufrido por Asia a finales de la década pasada.

Uno de ellos es Lars Christiensen, economista jefe del Danske Bank, el Banco Nacional de Dinamarca. Este experto predijo ya en el año 2006 la debacle financiera de Islandia. En un análisis publicado esta semana, el economista danés vaticina que los países menos afectados por la crisis, es decir, Polonia, la República Checa, Eslovaquia y Eslovenia, sufrirán una recesión de entre el 2 y 5% de su PIB.

Mientras, los más afectados, como Ucrania, Rumanía, Bulgaria y las repúblicas bálticas, sufrirán una contracción económica de dos dígitos. «En otras palabras, en concepto de actividad perdida, esto es tan malo o incluso peor que la crisis asiática de 1997/98», advierte Christiensen.
Otro reputado economista, el alemán Hans Redecker, del BNP Paribas, ha asegurado sin complejos que «los bancos europeos más activos en el este deberán amortizar en torno al 20% de los créditos concedidos». Toda una hecatombe financiera en caso de hacerse realidad.

Rechazo al apocalipsis

En Austria, la indignación entre los expertos es grande. No sólo las entidades financieras afectadas rechazan estos análisis apocalípticos. El OeNB atacó frontalmente a los analistas y diarios financieros que con sus artículos causaron un derrumbe de las acciones bancarias en Europa al inicio de la semana.
los expertos aseguran que para ver medidas concretas habrá que esperar a la cumbre extraordinaria que celebrará la UE el primero de marzo

En un comunicado el OeNB criticó a «algunas publicaciones, especialmente a «Wall Street Journal» y asegura que los bancos vieneses «disponen de suficiente capital y liquidez» para superar esta delicada situación. El Raiffeisen International, una de las entidades financieras más expuestas junto con el Bank Austria —en manos del italiano Unicredit— y el Erste Bank, también reaccionaron adelantando la publicación de sus resultados de 2008.

El banco, presente en 17 países del este de Europa, registró una ganancia récord de 980 millones de euros el año pasado. Así, logró frenar el desplome de sus acciones, causado por un informe de la agencia de calificación de riesgos Moody´s, que había advertido de los grandes riesgos en el este. Pero el gobierno austríaco ya no está solo en su pedido de ayudas para evitar un colapso de Europa del este. El jefe del Banco Mundial (BM), Robert Zoellick, ya ha instado a la Unión Europea a coordinar un proyecto conjunto con el BM, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y otras organizaciones multilaterales. En declaraciones al diario británico «Financial Times», Zoellick aseguró que dicho paquete «debe recibir el apoyo de los gobiernos europeos» y agregó que 20 años después de la reunificación de Europa, «sería una tragedia que Europa dejase que se produjeran nuevas divisiones». Para ello se necesita un apoyo más activo de Bruselas, agregó el responsable del BM.

Primeras reacciones

En la CE comienzan a reconocer la urgencia del asunto. El comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, reconoció estar «preocupado» por la situación. Eso sí, el comisario hizo hincapié en las particularidades de cada país de la región y en la imposibilidad de encontrar una solución única para todos los Estados involucrados, algunos miembros y otros no de la UE. «No podemos dar a todos el mismo apoyo. Debemos diferenciar las situaciones distintas de cada uno de estos Estados miembros», señaló Almunia. Y es que no hay que olvidar que la crisis ha puesto más de relieve que nunca estas diferencias. Además, hay menos margen de error: tanto para una gestión fiscal deficiente como para equivocaciones políticas. Lo que antes pasaba desapercibido, ahora deja una huella profunda en el PIB.Sin embargo, los expertos aseguran que para ver medidas concretas habrá que esperar a la cumbre extraordinaria que celebrará la UE el primero de marzo. Hasta entonces, crucemos los dedos para que ninguno de estos países tenga que declarar el «default».

Tienen ustedes el artículo completo en el ABC de este fin de semana... ahora bien, si quieren olvidar unas semanas esta crisis no dejen de salir de Europa...

Saludos,