Tiempo real

Loading...

Follow by Email

miércoles, julio 29, 2009

Escalofriante... No se endeuda quien quiere... sino quien puede...

Fue un dato publicado ayer por el Ministerio de Economía.

El Estado registró hasta junio un déficit de 38.6 bn.EUR en términos de contabilidad nacional, lo que supone un 3.6 % del PIB. Un año atrás, durante el mismo periodo, el déficit apenas superó los 4.6 bn.

Si tomamos las cifras anteriores en términos de flujos de caja, el déficit habría sido de 36.8 bn. EUR muy por encima de los 2.0 bn. del mismo periodo del 2008. Según el Ministerio, más de 10 bn. de este déficit son las medidas de impulso fiscal adoptadas por el Gobierno. Otros 5 bn. corresponderían a la inyección de dinero en el Fondo Estatal de Inversión Local (la cuantía total prevista es de 8 bn.).

El resto se explicaría por la debilidad económica. Considerando las cifras de ingresos y gastos, incluyendo en este caso al conjunto de las Administraciones Públicas:

* Ingresos Más de 74.9 bn. lo que supone un recorte del 19.1 %. Los impuestos directos bajan un 19.1 % (IRPF un 19.2 % menos y caída del 29.1 % en el impuesto de sociedades). Los ingresos por el IVA caen un 35.8 %. Los impuestos especiales sólo caen un 4.9 %, considerando la reciente alta de las tasas.

* Gastos no financieros Suben más del 22.9 % en el año. Las transferencias corrientes suben un 21.4 %. Las inversiones reales un 10.4 %. Pero, considerando además la variación de activos financieros, la necesidad de endeudamiento hasta junio fue de 61.174 bn. lo que contrasta con los 5.9 bn. de un año atrás. Nosotros esperamos que el déficit público alcance niveles del 9.0 % del PIB este año. Pero se acerque al 10 % del PIB en 2010 .

Esto huele a bajada de Rating... y a insostenibilidad por todos los lados... y a que los Reyes Magos este año nos van a venir con una buena subida de impuestos.

Saludos,

martes, julio 14, 2009

Deudas SA - el auténtico polvorín de nuestra economía...

Lo dice genialmente McCoy en su artículo de hoy... y es que debajo de esta "paz aparente"... tenemos un auténtico polvorín que nos puede explotar en cualquier momento... la deuda que está acumulando la presente legislatura, que lejos de acometer reformas estructurales y obligar a las necesarias fusiones y reestructuraciones bancarias, suma a los manguerazos de liquidez del Banco Central Europeo un gasto descontrolado que amenaza con lastrar nuestros próximos años... o quizá sean décadas ?

Lean aquí el incendiario artículo de McCoy...

"Es curioso cómo se ha perdido en este país el respeto a los billones de las antiguas pesetas, casi dos de los cuales son los 11.000 millones de euros que el Gobierno ha prometido a las Comunidades Autónomas. Por qué será que teniendo tales fondos como teórica finalidad última sufragar las competencias transferidas, todo el mundo interpreta el movimiento en clave política de vencedores y vencidos. ¿Será que saben cuál es el destino final del dinero? Ummmm. Miseria de país, la verdad, que convierte la oportunidad que ofrece la crisis para racionalizar la absurda hipertrofia administrativa y sus terribles consecuencias para la productividad nacional, en la ratificación de un modelo que tantos problemas ha causado en el pasado reciente. Si la obligación del buen padre es educar en el no y la del buen administrador gestionar los recursos escasos, cuánto más se debe esperar de un Presidente del Gobierno. Pero ni lo uno ni lo otro, qué le vamos a hacer, pese a que Leyre Pajín se empeñe. Claro que la pólvora del Rey, con perdón para su Majestad que anda que no ha ganado predicamento tal expresión de la mano de la afición cinegética del monarca, es lo que tiene: que no cuesta… hasta que se acaba.

Porque la realidad es que, si comparamos el endeudamiento público y privado patrio con el valor añadido que genera nuestra economía, España, S.A. es un emisor que respondería a lo que las denostadas agencias de rating califican como bono basura. Así al menos se desprende del documento elaborado un banquero, anónimo para algunos, que circula por los mentideros de la Villa y Corte. Para llegar a tal conclusión el autor realiza dos ejercicios previos. Uno, sumar la deuda de particulares, empresas y administración pública, sin incluir a las firmas financieras. El resultado es que nos encontramos en una situación similar a la de Estados Unidos que padece máximos de apalancamiento no vistos ni siquiera durante la Gran Depresión: 225%-250% del PIB. Dos, construir una cuenta de resultados agregada mediante la adición de las cifras individuales de cada una de las firmas españolas cotizadas, igualmente ex financieras, como muestra mejorada de la economía española. A partir de ella, y con objeto de hacer la comparativa homogénea, toma las Ventas como PIB en base 100 (Ventas=PIB=100). Adjunto el cuadro.

Pues bien, las conclusiones a las que llega a partir de ese punto son demoledoras o, dicho con sus palabras, devastadoras. El nivel de endeudamiento neto de la economía española equivale a 2,2 veces las ventas (como hemos comentado en el párrafo anterior), 4,5 veces el margen bruto y 12 veces el EBITDA o beneficio antes de intereses, impuestos, amortizaciones y depreciaciones, cifra que se incrementa hasta 13,5 si tenemos en cuenta la deuda bruta ex posiciones de tesorería y equivalentes. Casi 20 veces el EBIT y cerca de 35 el beneficio neto. Casi nada. Lleven ustedes estos ratios a cualquier inversor en el entorno actual y verán como, en el mejor de los casos, les sale por peteneras si es que no les manda directamente a preparar una fritura de espárragos de temporada. (Nota. Ojo con las cotizadas: ratio Deuda Neta/Ebitda agregado de 4,1, con mucho negocio regulado y concesional pero aún así...).

El problema es que la deuda permanece y hay que hacer frente a su principal e intereses salvo que seas sindicato, partido político o hayas entrado en una debacle económica tal que no le quede más remedio a tus acreedores que condonarte parte de lo debido, bajo la tutela de un organismo internacional que termina por imponer esas dolorosas recetas que ningún político local se atreve a implantar. De hecho, lo mejor que nos podría ocurrir es que el mercado nos financiara como hasta ahora, que está por ver. Virgencita, virgencita. Pero no ocurre lo mismo con el PIB al que el menor consumo, el exceso de capacidad y la caída de la productividad consecuencia de la acción pública pueden condenar a crecimientos más limitados que los experimentados en el pasado ya que el potencial económico se reduce. ¿Y entonces? Sólo queda, por tanto, buscar fórmulas que nos permitan aumentar nuestros ingresos (cambio de modelo productivo, hiperinflación de bienes o de activos) o reducir nuestros gastos (contención salarial, eficiencia energética y similares). Poco más: ya no somos dueños ni de nuestra política monetaria ni la de tipo de cambio.

Alguno podrá argumentar, con razón, que se trata de un análisis superficial sujeto a mil matices. Estoy de acuerdo. Pero la ley de los grandes números no tiende a separarse demasiado en su concreción de la cifra pequeña, salvo errores de bulto que servidor no ha percibido de partida. En cualquier caso, no se pretende aquí ser exhaustivo sino reivindicativo: España puede enfrentarse a un problema real de repago de su deuda; por tanto es momento de utilizar la política fiscal, la única que nos queda junto con la inciativa privada, con una mentalidad económica de largo plazo y no política de corto; potenciando los ingresos a través del fomento de la actividad y no mediante el incremento de la tributación en tipos y actividades sujetas a gravamen; controlando el gasto mediante la sustitución del adjetivo mayor por mejor; persiguiendo el fraude; incentivando las deducciones que tengan por finalidad mejorar la productividad a través de la innovación y la investigación o el desarrollo de industrias nicho que permitan la especialización (pena de energía solar); favoreciendo las políticas de repatriación de capitales (sí, de nuevo la dichosa amnistía); simplificando los trámites burocráticos y todo lo que se les pueda ocurrir. No hay más sordo que el que no quiere oír. Bueno, hasta que el grito se haga clamor. Yo hoy ya he empezado."

viernes, julio 10, 2009

Pasen y vean... Santander ofrece canjear deuda para reforzar su capital

Aprovecha el descuento con el que cotizan estos títulos, golpeados por la crisis, para cambiarlos por otros nuevos con un mayor interés para el inversor. Se anotará así importantes plusvalías...contables eso sí.

Emisiones de participaciones preferentes, deuda subordinada, venta de activos o ampliaciones de capital.

Son múltiples opciones con las que cuenta la banca para mimar su ratio más importante en periodos de turbulencias, el de capital. Sin embargo, no son las únicas.

Santander rompió ayer el mercado con una oferta innovadora en España, aunque de práctica común entre las grandes entidades del resto de Europa desde principios de año.

La entidad anunció ayer que ofrecerá a sus bonistas un canje de deuda nueva por títulos antiguos que fueron emitidos tanto por Santander como por varias de sus filiales (Banesto, Abbey, Alliance & Leicester y Sovereign). El importe de la oferta asciende a 9.100 millones de euros y afecta a 22 emisiones en euros, libras y yenes, cuyo plazo para acogerse comenzó ayer y expira el 21 de julio, y a ocho en dólares, cuya oferta se extiende hasta el 6 de agosto. Con ello, persigue el objetivo de reforzar la solvencia.

Canjeará preferentes, instrumento con el que se refuerza la ratio de Tier 1 (recursos propios de primera categoría sobre activos ponderados por riesgo), que a marzo se encontraba en el 8,9%; y deuda subordinada, que computa como Tier 2 (Tier 1 más subordinada, que conforma la solvencia total), en el 13,5%. «El fin de la oferta de canje es mejorar la eficiencia de la estructura de capital del grupo y la fortaleza del balance», indicó Santander en un comunicado a la CNMV.

El banco quiere aprovechar así el elevado descuento con el que cotizan estos títulos.

Las participaciones preferentes son títulos perpetuos de riesgo elevado, porque los inversores son los últimos en cobrar en el caso de que el emisor haga un impago de la deuda, y el cobro de los intereses depende de la evolución del beneficio. Como consecuencia de la crisis, su precio en el mercado se ha visto penalizado «y ahora cotizan a entre el 40% y el 50% de su valor inicial», apuntan fuentes financieras.

Desventaja

La deuda subordinada, por su parte, también relega a una posición de desventaja el inversor en el orden de cobro, si la entidad no pudiera devolver el dinero, aunque menor que en el caso de las preferentes. «Por su menor riesgo, cotizan a entre el 80 y el 90% de su valor inicial», añaden las mismas fuentes.

Por esta caída del valor del activo, Santander conseguirá unas plusvalías con el canje de la deuda, porque lo realiza a un precio muy inferior al que emitió los títulos, pese a que ofrecerá incentivos a los inversores que acepten la oferta: una prima con respecto al precio de cotización actual y dinero en efectivo. La nueva deuda, a su vez, tendrá un cupón o interés más atractivo que la anterior.

Por ejemplo, la emisión realizada por Santander Finance Preferred, de 300 millones, cotiza actualmente al 49% y la ratio de canje por las nuevas preferentes que ofrece el banco asciende al 55%, por lo que Santander sacaría unas plusvalías de en torno a 135 millones. A esto, habría que descontarle 50 euros en efectivo por cada 1.000 euros que tenga invertido el bonista. La entidad podrá destinar ese dinero a recursos propios para mejorar capital.

La mejora de la solvencia también se producirá porque algunas de las antiguas emisiones de las filiales de Santander sólo computan como recursos propios en el mercado local del emisor, pero no en el grupo consolidado. Ahora se sustituirán por títulos que sí se pueden contabilizar en el capital del grupo.

El beneficio para el banco es evidente, mientras que en caso del inversor no está tan claro. Pierde dinero, porque recibe menos del nominal que pagó en su momento. Sin embargo, los inversores institucionales ya tienen recogidas las minusvalías que acumulan, porque valoran la deuda a precio de mercado, así que podrán apuntarse la prima que les ofrece Santander como una ganancia. Además, en la mayoría de los casos recibirán deuda de un emisor de mayor ráting.

El importe de las plusvalías que se generen para el grupo, que no se incluirán en el resultado ordinario del ejercicio, dependerá del nivel de aceptación final de las ofertas de canje individuales. «En las operaciones europeas se ha considera un éxito que acudan en torno al 50% de la oferta», según fuentes financieras. Asimismo, el coste financiero anual del grupo no se incrementará como resultado de estas ofertas de canje, porque Santander pagará un interés mayor, pero sobre un volumen de deuda más reducido.

Beneficio

Ayer, Santander comunicó que los resultados hasta junio, que publicará el 29 de julio, están en línea con la previsión de igualar el beneficio de 2008, de 8.876 millones. Hasta marzo, ganó 2.096 millones. El banco «espera que el core capital (capital básico) haya aumentado desde el 7,3%» de marzo, al ritmo habitual de 10-15 puntos básicos por trimestre. Confirma que el aumento de la mora se va desacelerando y que en España rondará el 3,5% para finales de año.

La integración de las nuevas adquisiciones marcha según lo previsto.

miércoles, julio 08, 2009

Cuidades del mundo para vivir... o trabajar... El reflejo de la crisis

Algo lúdico no ? que estamos en verano...

Según la consultora Mercer, Tokio encabeza las capitales de oro, a la hora de valorar cómo se vive siendo allí un expatriado.

Si su compañía está pensando en enviarle como expatriado a Japón, concretamente a Tokio u Osaka, deberá rascarse el bolsillo. Así lo advierte el Estudio sobre el Coste de la Vida 2009, elaborado por la consultora Mercer, que sitúa a estas dos ciudades como las más caras del mundo para vivir.

Este año la capital nipona encabeza la lista tras desplazar a Moscú. Tras ella, Osaka ostenta la segunda posición después de escalar nueve puestos, mientras Moscú aparece en tercer lugar. La cuarta plaza es para Ginebra (Suiza) tras subir cuatro escalones respecto a 2008 y Hong Kong sube uno hasta alcanzar la quinta.

Por contra, hay que viajar hasta Sudáfrica para encontrar el paraíso de los precios.

Johannesburgo es la capital más barata del mundo ahora mismo, al sustituir a Asunción, la capital de Paraguay, que ocupó ese puesto el año pasado.

El informe, que toma Nueva York como referencia base, compara 143 ciudades repartidas a lo largo de los distintos continentes mediante el análisis de los precios de más de 200 elementos, incluyendo alojamiento, transporte, comida, ropa, productos de consumo y entretenimiento. Una información especialmente relevante a la hora de diseñar los paquetes de beneficios que reciben los ejecutivos expatriados.

Según Rafael Barrilero, socio de Mercer, "en un momento en el que la contención y reducción de costes es una de las principales preocupaciones, es esencial llevar a cabo el seguimiento de los factores que dictan los paquetes de beneficios de los expatriados". Resulta evidente, por ejemplo, que existe una gran diferencia entre pagar el alquiler de un apartamento de lujo en Tokio, valorado en 4.227 euros, que asumir este coste en la capital sudafricana, donde el mismo alojamiento cuesta 703 euros.

Una de las características que muestra la nueva edición de estudio es el baile de posiciones en la lista de ciudades. "La crisis económica del último año ha tenido un impacto directo en la fluctuación de la mayor parte de las monedas e inflación, lo cual ha influido bastante en la clasificación", explica Rossana Encina, consultora de movilidad internacional de Mercer.

La mayor parte de las ciudades europeas han bajado puestos. Varsovia es el caso más significativo al precipitarse 78 escalones (del 35 al 113). Le siguen Glasgow (puesto 129) y Birmingham (puesto 125) con caídas que superan las 50 posiciones. Incluso ciudades como Londres y Oslo, que en 2008 estaban entre las diez más caras del mundo, han descendido trece y diez posiciones respectivamente.

La misma tendencia a la baja se observa en Australia, Nueva Zelanda e India. Sídney ha descendido 51 puestos y Bombay 18. Tras la caída, ambas ciudades se sitúan al mismo nivel y comparten el puesto 66.

El dólar encarece la vida en EE UU

El puesto 66 lo ocupa también Washington D. C., aunque en este caso la posición de la capital estadounidense es el resultado de una subida de 41 puestos. Junto a Washington, Los Ángeles ha subido 32 posiciones hasta la 23 y Nueva York se ha colado en el top ten, saltando desde el 22 al octavo lugar. El informe refleja que todas las ciudades de Norteamérica han subido en 2009 debido al fortalecimiento del dólar.

Junto a Japón y Estados Unidos, las subidas del ranking están protagonizadas también por las ciudades de China y Oriente Próximo. La fuerza del yuan renmibi ha favorecido que Pekín alcance la novena posición y que Shangai, Shenzhen y Guangzhou le sigan en los puestos 12, 22 y 23.

Si volvemos la mirada hacia Oriente Medio destaca la subida de Dubai y Abu Dhabi en Emiratos Árabes, que han pasado del puesto 52 al 20 y del 65 al 26, respectivamente. La ciudad más cara de la zona continúa siendo Tel Aviv a pesar de que ha bajado del puesto 14 al 17.

En cuanto a Suramérica, destino de muchos ejecutivos españoles, las compañías establecidas en Caracas deberán revisar fuertemente al alza las retribuciones de sus expatriados. El país ocupa la posición más alta de la zona (puesto 15), después de subir 74 posiciones.

Por contra, las empresas con sede en São Paulo y Río de Janeiro reducirán costes tras las respectivas caídas del puesto 25 al 72 y del 31 al 73.

Madrid y Barcelona, más baratas

Respecto a España, el informe sobre el coste de la vida analiza dos ciudades, Madrid y Barcelona. Ambas han bajado sus posiciones respecto al año pasado, aunque se mantienen entre las cincuenta ciudades más caras del mundo.

En especial, la bajada de los precios se ha observado en la capital, que se ha desplazado de la posición 37 a la 28. Mientras, la ciudad condal ha descendido del puesto 38 al 31. Al igual que otras ciudades europeas la caída en el ranking se debe, según la consultora Mercer, a la debilidad del euro frente al dólar.

martes, julio 07, 2009

7 reglas básicas para invertir... por Mark Mobius

Ayer, estando con uno de los pocos grandes inversores que aun quedan por ahí... y hablando sobre la clave para acertar y sobre la supervivencia en esto que llaman mercado... me pedía unas reglas básicas para saber invertir.

Yo siempre hago mías las palabras de Einstein: 90% pensar... 10% actuar... pero me pareció interesante a colación del tema las principales reglas que un veterano como el gestor Mark Mobius emplea en su día a día, como responsable desde hace más de 20 años de los fondos emergentes de Templeton.

Su sencillez y sentido común resultan abrumadoras. Y más en el confuso entorno actual. De hecho, el abandono en brazos del pánico o de la avaricia, con sus consecuentes quebrantos, se deriva en la mayoría de los casos, precisamente, de la ausencia de esa disciplina que ha permitido a unos pocos convertirse en referencia para el resto de los agentes financieros.

De ahí su utilidad. Entre ellos se encuentra sin duda alguna Mobius, cuya última apuesta es por el mercado ruso al calor de la persistente subida del precio del crudo y que disfruta del hecho de que el peso de los países en desarrollo en las carteras de acciones globales es el mayor de la Historia.

Conócete a ti mismo. Es el elemento sustancial. No sólo se refiere a los parámetros fundamentales que definen cualquier inversión: plazo, rentabilidad, riesgo, necesidad de rentas, fiscalidad y similares, sino también a la personalidad y la capacidad de reacción ante los eventos del mercado con objeto de evitar actuaciones precipitadas y económicamente dolorosas.

No te fíes de los demás. Nadie conoce tus circunstancias mejor que ti mismo. Los chivatazos para los que los sueltan. Recopila opiniones pero sé tú quien decide en última instancia. Si delegas la gestión de un capital en un tercero participa con él del ejercicio que se propone en el punto 1. Cuántos “inversores” a largo, sufren con los vaivenes diarios de los mercados. Algo falla.

Desconfía igualmente de la multitud que normalmente tiende a reaccionar de forma extrema. Mantén la cabeza fría, usa un papel para poner los pros y contras a favor de realizar, mantener o deshacer una inversión y actúa en consecuencia. La bolsa está a tu servicio y no al revés. Aprovecha el pánico para comprar y la avaricia para vender. Los cambios de paradigma sólo se pueden derivar de un cambio tecnológico, no lo olvides. Y las valoraciones tienden a revertir a la media. Más de dos desviaciones típicas hacia un lado o hacia otro deberían hacer saltar las alarmas.

No inviertas en nada que no entiendas o que requiera para su comprensión de complicados ejercicios de análisis contable, operativo o financiero. Las grandes ideas son, en muchos casos, las más sencillas, aquellas cuyo mercado potencial puede llegar a ser ilimitado. Los costes son seguros, los ingresos inciertos. Analiza los planes de negocio de abajo arriba y no al revés. Las proyecciones para los banqueros. Recopila la información disponible y sométela a tu juicio crítico que irá ganando en calidad con la experiencia.

Lo importante es el valor, no el precio. La divergencia entre uno y otro es lo que permite la existencia del mercado. No se gana dinero observando cada movimiento que se produce en las pantallas financieras sino sabiendo dónde comprar y cuándo vender. Sobre la base del análisis fundamental, a ser posible no condicionado por la humanidad de los analistas, se puede intentar fijar el timing con el análisis técnico. La asignación de activos es la que determina la mayor parte de la rentabilidad de cualquier cartera, lo que ha hecho multimillonarios a algunos gestores hedge. No lo olvides.

Sé paciente, espacia en el tiempo tus inversiones y actúa en consecuencia con tu tolerancia máxima a la pérdida. En los mercados mucho más importante que saber comprar es tener la disciplina suficiente como para vender la posición, bien porque se ha alcanzado el umbral de rentabilidad esperado, sin que se haya producido una alteración significativa de los parámetros que se utilizaron en su fijación, bien porque ha saltado el stop-loss correspondiente. No metas dinero bueno sobre dinero malo. Enajena y revisa la oportunidad de la inversión y de los niveles al calor de su ruptura a la baja.

Utiliza en tu favor los distintos instrumentos financieros a tu alcance. Los futuros y las opciones pueden ayudarte a conseguir tus objetivos de un modo más fácil y barato que las inversiones plain vanilla o estándar. Aprovéchate de sus posibilidades que ofrecen. Recuerda que es tu patrimonio lo que está en juego. No escatimes esfuerzos ni autolimites tu espectro. Estudia alternativas y aplica lo aprendido en tu propio beneficio. El potencial destructor de los distintos activos financieros depende del uso que se les dé.

Creo que unas buenas reglas para hacernos meditar a más de uno... sí o sí ?

Tengan cuidado ahí fuera...

Saludos,

viernes, julio 03, 2009

Inmuebles... la caída que aun tiene que llegar...

Les extracto a continuación un informe realizado por AFI (Asesores Financieros Internacionales) donde se prevé una caída del 30% en el precio de la vivienda hasta 2011 y que la caída de la actividad residencial no se detendrá hasta 2012.

Estas estimaciones aparecen en el último informe sobre el mercado inmobiliario en España del 30 de junio, y resultan muy llamativas por cuanto AFI se había destacado hasta ahora por un exceso de optimismo respecto a la situación del ladrillo. Parece que ahora la crudeza de la realidad ha obligado a cambiar el discurso.

Según los analistas de la firma preside Emilio Ontiveros, "la demanda de vivienda permanecerá aletargada hasta que no mejoren las condiciones económico-financieras (mercado laboral y accesibilidad al crédito hipotecario)". En efecto, las dos causas principales que identifica para la acentuación del ajuste inmobiliario desde finales de 2008 son la restricción crediticia y la pérdida de empleo.

"Sin pulso de la demanda, la actividad residencial ha continuado ajustándose", como prueba el hecho de que sólo se hayan concedido 30.000 visados de obra nueva en el primer trimestre frente a los 200.000 del mismo período de 2007. Esta contracción de los visados dejará el número de viviendas iniciadas en 2009 en 150.000, según las proyecciones de esta institución, lo cual supone un mínimo histórico en nuestro país. Además, estima que gran parte de las mismas serán de protección oficial.

Ahora bien, la inercia de las obras comenzadas en los últimos años hará que en 2009 se terminen 450.000 casas, lo que disparará el stock de vivienda nueva sin vender hasta 830.000. Para absorber ese enorme exceso de oferta harán falta tres años, a su juicio, aunque favorecerá el ajuste el parón en la construcción.

Y, por supuesto, tendrán que bajar los precios: espera una caída acumulada del orden del 30% en 2011.

Cómo impacta en la economía

En estos años negros, la demanda se centrará en vivienda habitual y se limitará a la formación de nuevos hogares. Por el contrario, la segunda residencia será la que más tarde en reactivarse, y tendrá un peso muy reducido en el total de transacciones. En este sentido, AFI espera que la supresión de la deducción fiscal por compra de vivienda en 2011 "podría constituir un incentivo para adelantar la compra planificada de vivienda".

En todo caso, "habrá que esperar a 2012 para asistir a una recuperación sostenida de la actividad residencial". Y ni siquiera entonces podrá soñarse con volver a los ritmos de la burbuja, porque espera que sólo se inicien 300.000 viviendas ese año.

Este panorama tendrá un impacto brutal en términos macroeconómicos: espera que la aportación de la construcción residencial al PIB se hunda el 28% en 2009 y el 16% en 2010, y que se prolongue hasta 2011. Eso significa que el peso del sector en el conjunto de la economía se reducirá hasta el 5% frente a niveles superiores al 9% en 2007.

Lo dicho... a esperar tocan... y eso que no estamos hablando de todo el stock inmobiliario del que están haciendo acopio las entidades financieras, y que es irremediable que salga a mercado, esperemos que no de golpe, compitiendo en condiciones de financiación inmejorables con el producto que tienen las inmobiliarias de toda la vida.

Saludos,