Tiempo real

Loading...

Follow by Email

lunes, septiembre 14, 2009

El Wall Street Journal... y las dolorosas reformas pendientes de España...

Qué tiempos aquellos cuando Aznar se fotografiaba junto a Blair y Bush en las Azores...

Fíjense con qué titular se desayunaron hoy en EEUU... Es para darle una pensada a lo que potenciar nuestra imagen exterior no creen ? creen que las últimas visitas de mandatarios internacionales lo conseguirán ? hagan juego señores...

"WSJ prevé años de escaso crecimiento en España si no hace "dolorosas" reformas"
NUEVA YORK, 14 Sept

La economía española ejemplifica mejor que ningún otro país de la eurozona tanto las grandes ventajas como los potenciales efectos negativos de la moneda común europea con una economía todavía en contracción, mientras que varios de sus socios europeos dan muestras de recuperación, según afirma el diario The Wall Street Journal.

El periódico augura que sin "dolorosas reformas" países como España, Grecia, Italia y Portugal parecen abocados a años de escaso crecimiento, lo que dificultará aún más el pago de sus deudas, aunque por el momento "ningún miembro de la zona euro corre el riesgo de no poder hacer frente a sus obligaciones". No obstante, los economistas consultados advierten de que existe el riesgo de una crisis de deuda pública en el seno de la eurozona si se acumulan varios años de estancamiento económico.

En el caso de España, WSJ apunta que tras haber disfrutado tipos de interés muy por debajo de las acostumbradas gracias a su incorporación al euro, los hogares y empresas españoles encontraron grandes incentivos en el endeudamiento, hasta el punto de que la deuda de los hogares alcanzó en 2007 el 130% de la renta disponible.

De este modo, la economía española logró situarse entre las diez mayores del planeta y superó en ingresos per capita a socios como Italia. Por contra, los costes de las empresas aumentaron, restando competitividad a las exportaciones, lo que se ve agravado por la fortaleza del euro frente al resto de divisas.

"Normalmente los países pueden restaurar su competitividad mediante devaluaciones de su divisa, algo que antes de su incorporación al euro España había realizado en varias ocasiones para evitar la recesión", señala el diario, que advierte de que actualmente España no cuenta con esta posibilidad, ni con la herramienta monetaria de fijar los tipos de interés más adecuados para su economía.

Por este motivo, el rotativo apunta que España deberá ganar competitividad a través de rebajas salariales y de precios respecto a sus socios de la zona euro, lo que apunta a años de estancamiento salarial en un país donde la gente se ha acostumbrado a una acusada mejoría de sus estándares de vida. "Algunos economistas prevén una década perdida al estilo de Japón", afirma el WSJ.

Así, los expertos consultados por el periódico pronostican el riesgo de una crisis de deuda pública en el seno de la eurozona si se acumulan años de estancamiento económico.

En este sentido, el diario apunta que los países de la eurozona podrían responder mediante una mayor unidad política, que permitiera la emisión de deuda pública de manera centralizada por las instituciones de la eurozona, aunque admite que esta posibilidad no goza de muchas posibilidades en el actual momento de escepticismo respecto a una mayor integración europea.

Asimismo, otra de las posibilidades de enfrentar una crisis de deuda pública, denominada "opción nuclear" sería que el país en dificultades abandonara el euro, aunque esto implicaría la práctica seguridad de impago de la deuda, que seguiría denominada en euros.

Por tanto, el periódico señala que la opción más probable sería la del rescate, a pesar de que las principales economía de la zona euro como Alemania o Francia encontrarían dificultades para justificarlo ante sus contribuyentes.

"Probablemente deberían imponer a otros países impopulares planes de austeridad del estilo de los aplicados por el Fondo Monetario Internacional (FMI), lo que aumentaría las tensiones en la UE", concluye el periódico.

Fuente en español: Europa Press

viernes, septiembre 11, 2009

Ojo al dato ! España es el segundo país del mundo en cobertura sobre riesgo de impago de su deuda

Miedo a España? Cuanto menos, cierta desconfianza. De acuerdo con los datos que semanalmente publica la asociación internacional de derivados financieros (ISDA, en sus siglas en inglés), los bonos soberanos españoles son el segundo activo del mundo sobre el que se mantienen más contratos de seguro de impago. Para comprar esta protección, los inversores recurren a los llamados CDS (Credit Default Swaps), que consisten en una prima que el comprador paga para asegurar la devolución de la inversión cubierta. El volumen neto de deuda española protegida es, no obstante, muy limitado: la cantidad total que los vendedores de CDS tendrían que pagar en caso de colapso de España es de unos 8.100 millones. Para hacerse una idea, el déficit previsto para este año por el conjunto de las administraciones públicas equivale al 9,5% del PIB, unos 95.000 millones de euros.

"España goza de poca popularidad en el mercado internacional", reconoce Juan Ramón Caridad, socio de Atlas Capital. "Se ve como una economía basada en dos motores sobre los que hay mucha incertidumbre: el negocio bancario y el inmobiliario. A la hora de comprar protección, es más sencillo adquirir CDS sobre bonos soberanos que sobre empresas privadas", explica el experto.

A España sólo le supera Italia, con un volumen neto de 21.770 millones de dólares (algo más de 15.000 millones de euros). General Electric es la primera corporación que figura en esta lista, con un saldo vivo de 11.185,2 millones de dólares (7.713 millones de euros). Los datos los publica ISDA, pero proceden de DTCC (Depositary Trust & Clearing Corporation), la cámara de compensación más importante de EE UU.

Conviene relativizar y desdramatizar las cifras. La DTCC tiene contabilizado un saldo vivo global neto de 2,5 billones de dólares, lo que significa que los contratos sobre deuda soberana española no llegan ni al 0,5% del total.

Los CDS pueden ser vistos como un seguro de impago, pero con una característica muy peculiar: para asegurar una vivienda es preciso ser el propietario de dicho inmueble; en cambio, se puede comprar un CDS sobre Telefónica sin tener en cartera bonos de esa compañía.

Pueden leer este artículo de Fernando Martínez en Cinco Días.

En lo personal me pareció relevante el cómo hay un ron ron de fondo que está especulando con que realmente si bien no llegue la catástrofe... la época dulce en la que España era percibido como un país con gran capacidad de repago de intereses y deuda, haya pasado a la historia.

Quizá esto nos ayude a entender la subida de impuestos que se nos avecina... y es que al ritmo que vamos apenas sí podemos cubrir intereses pero desde luego está bien lejano que el Tesoro Español pueda devolver el principal... les suena ?

Saludos y buen finde,

miércoles, septiembre 02, 2009

El peor informe emitido sobre España...

Recojo en estas líneas algo que pueden leer hoy de la mano de Mr.McCoy, y es que aunque somos muchos los que nos hemos empapado estos días de todo el research nuevo que está saliendo y de todas las opiniones vertidas sobre la situación actual... y los "brotes verdes" con que el agosto parecía despedirse... hay una cita sobre la que merece la pena reflexionar:

" no hagamos complicado lo sencillo... ni pretendamos hacer sencillo lo complicado"

Genial como siempre el autor... y brillante John Mauldin, de Variant a quien la independencia le permite decir sin tapujos lo que cree.

Hace diez días los medios de comunicación españoles se hicieron eco de un informe publicado por una pequeña casa de análisis, Variant Perception, que, bajo el título, Spain: The Hole in Europe´s Balance Sheet , augura un futuro a la japonesa para el sistema bancario español. La redifusión que del mismo ha hecho John Mauldin en su Outside the Box de esta semana lo ha vuelto a convertir en centro de atención de muchos inversores a nivel internacional.

Antes de entrar en su contenido es importante responder a alguna de las clásicas preguntas que todo Manual de Periodismo aconseja afrontar ante la aparición de un elemento noticiable. ¿Quién? Interesante que nadie se haya hecho esta pregunta. Podría ser que la firma fuera el equivalente a un chiringuito financiero de poca monta. Pero no. Variant es la boutique de Michael Steinhardt, un tipo que logró dar retornos netos cercanos al 25% a su cartera durante cerca de 30 años como gestor actuando como contrarian, esto es: tomando posiciones en sentido opuesto al del sentir generalizado del mercado. Merece por tanto la pena escucharle.

¿Cómo? El autor sigue la máxima de simplificad lo complicado, no compliquéis lo sencillo a la hora de elaborar su análisis. Así sus fuentes son los datos oficiales junto con las interpretaciones que de los mismos da tanto la prensa nacional como internacional, algún insider sectorial y poco más. Todo lo que no se puede explicar en unos cuantos charts, no merece la pena ser explicado, concluye en la página 2. Y es verdad. El resultado es una agregación de noticias deslavazadas que, puestas en consonancia, conducen a sus terribles conclusiones sobre nuestro país que tanto revuelo han causado en el mundo inversor internacional. Un resultado apocalíptico pero que no deja de ser un escenario potencial y, por tanto, factible para el que mejor estar preparados.

Varios elementos en un informe ligerito en el continente, terrible en el contenido, que, en realidad, se podrían resumir en uno: o España se toma en serio su proceso de desapalancamiento, o está condenada a un periodo muy largo de travesía en el desierto. Y ese proceso de reducción de deuda hace referencia tanto al sector privado de la economía como al Estado. ¿Eso qué significa? Primero, diagnóstico adecuado: reconocer la situación lo que necesariamente ha de venir acompañado de una mayor transparencia; segundo, establecimiento de una hoja de ruta para sanar al enfermo con el menor sufrimiento colectivo posible.

La difícil situación de la banca doméstica.

¿Cómo se come esa comparativa tan manida? Por lo que respecta a familias y empresas actuando sobre la banca que es, en definitiva, el instrumento a través del cual se canaliza su financiación. Es imposible construir crédito bueno sobre crédito malo tan abundante como el que existe en la actualidad. Hay que limpiar por tanto el gallinero, adecuando la realidad de los préstamos al valor de las garantías y no haciendo de la patada a seguir a la espera de que escampe la estrategia de renovación de pólizas en vigor más que dudosas. De lo contrario es la Crónica de una Muerte Anunciada. (Aquí una precisión: comparto la necesidad de discriminar entre BBVA y Santander y el resto de las entidades fundamentalmente domésticas que realiza Felix Salmon en su Blog de Reuters, Spain crumbles).

Es verdad que los bancos españoles están teniendo unos resultados más que aceptables. No es de extrañar cuando, del resultado de la política mencionada en el párrafo anterior, aumentan ingresos a través de los mayores diferenciales y de las comisiones para el mismo riesgo de balance. Pero eso es pan para hoy y hambre para mañana, porque si, como consecuencia de la falta de financiación al sistema, la actividad productiva no rebota, el resultado es una deflación que no hace sino incrementar aún más el peso de la carga financiera de los agentes económicos. El principal de la deuda se hace más oneroso para sus titulares con el paso del tiempo, en términos reales, cuando los precios caen. Y en consecuencia el riesgo de impago crece.

Y el enorme peso de la deuda externa.

España, además, tiene una elevada posición deudora en el espectro internacional, realidad que se está corrigiendo de forma acelerada en los últimos meses a través de un doloroso proceso de contracción económica que ha provocado un descenso importante en el valor de nuestras importaciones. Ante la ausencia de política monetaria (tipos de interés más elevados) y/o de cambio (devaluación de la moneda) el ajuste se está produciendo de la única manera posible, mediante una caída sustancial de los salarios reales por la vía de un aumento sin paragón del desempleo.

Sin embargo, frente a ese proceso natural, el empeño de la Administración del Estado de sustituir deuda privada del sistema por deuda pública, cuyos intereses hay que repagar y cuyo principal hay que devolver, sitúan a nuestro país en una situación más que complicada ya que el único resorte para atraer capitales es a través de una espiral de aumento de la rentabilidad ofertada a los inversores que, a su vez, tiene un coste para las Arcas Públicas. Si tal ejercicio de reemplazo no tiene como finalidad última reactivar la economía, al final lo único que se habrá conseguido es posponer lo inevitable: una revisión a fondo del Estado del Bienestar que ponga patas arriba el modelo actualmente en vigor. ¿Tomará el Gobierno conciencia de lo que está en juego o seguirá jugando a las Presidencias Comunitarias?

Concluyo con tres citas del informe que se localizan, respectivamente a su inicio, España es un desastre a punto de ocurrir (página 2); un poco más allá de la mitad, Cuando ocurra, será sin avisar (página 9); y en la conclusión de la página 12: Afirmar que en España ha pasado lo peor va contra el sentido común. Creemos que los políticos españoles y los inversores internacionales yerran por mucho en su juicio sobre el país. Las circunstancias les obligarán a cambiar de opinión. Cuando todo haya pasado, se verá cómo España era en sí un gigantesco subprime cuyos resultados bancarios fueran buenos, hasta que dejaron de serlo. Un estallido repentino típico de las burbujas, por otra parte, del que no será ajeno España.

Desde luego que es para tomárselo en serio... o no ?

Saludos ! quizá llegó el momento de repensarse preferentes... y otras especies híbridas de activos... con sustento o garantía de banco local.