Tiempo real

Loading...

Follow by Email

domingo, enero 31, 2010

Mercado Alternativo Bursátil... en la línea de salida !

Fue justo ayer cenando con unos amigos cuando surgió el tema del MAB, y de los requisitos que se precisan para salir a cotizar así como el mejor camino (Consultoría-Auditoría... ) para hacerlo.

Hoy me desayuno con un excelente artículo de B.P.Galdón que actualiza el estado del MAB en España y nos da una buena aproximación al tipo de compañías que están en lista de espera para salir a cotizar... así como algunas impresiones de los asesores registrados.

El que suscribe tiene aun serias dudas de que el MAB por timing y tamaño pueda competir de tú a tú con el AIM inglés... mercado que por liquidez, trayectoria y tipo de inversor institucional que lo ronda es hoy por hoy la referencia en Europa para el que suscribe.

Lo que sí es cierto que en un entorno acuciado por la falta de financiación servidor sí invitaría a que cualquier proyecto empresarial con futuro hiciera un análisis exhaustivo con un buen equipo de asesores para valorar ya no la conveniencia de cotizar en España... sino de explorar las plataformas de pequeñas y medianas empresas activas hoy en Europa.

"
La Bolsa española se hará más grande en poco tiempo. Y será a través de las empresas de pequeña capitalización. Más de 70 compañías están estudiando la posibilidad de dar el salto al parqué a través del Mercado Alternativo Bursátil (MAB) y una veintena tienen ya planes avanzados para presentar una oferta en el primer semestre del año. Así lo desvelaron recientemente los asesores registrados -entidades que acompañan a las empresas en la colocación-. Si los planes se cumplen, y el entorno bursátil y económico lo permite, el mercado comenzará adquirir otra dimensión.

El MAB para pymes se estrenó como tal el año pasado con Zinkia e Imaginarium. El negocio de ambas está dirigido al público infantil, un segmento que hasta entonces no estaba representado en el mercado, y por tanto, en el que no se podía invertir.

Los planes que barajan actualmente las compañías que pretenden salir al MAB permitirán que la oferta siga creciendo, ya que los asesores registrados confirman que hay interés en todas las áreas, aunque son las empresas de tecnología, de energías renovables, de biotecnología y del sector salud las que más empeño están mostrando. "Hay que vender un producto atractivo. Para la construcción, de momento no hay cabida", asegura Alejandro Ríos, de Broseta Abogados. Tampoco se mira con buenos ojos al sector financiero debido a los problemas por los que atraviesa.

El MAB está diseñado para pymes y tiene altas posibilidades de desarrollarse, puesto que la Bolsa ha detectado más de 5.300 que cumplen con los requisitos para cotizar en él. La principal condición es que ha de tratarse de compañías en expansión. "Tienen que tener un producto de futuro. El MAB no vale para solventar problemas de financiación o de deuda", añade Alejandro Ríos.

El interés actual por el Mercado Alternativo Bursátil obedece a dos factores: que las Bolsas están en mejor situación que hace un año y que la concesión de créditos aún está mermada. Este último factor está haciendo precisamente trabajar con especial ahínco a los asesores registrados. "Están mirando al MAB empresas para las que incluso no se ha diseñado este mercado", asegura un asesor registrado. "Muchas quieren salir porque necesitan imperiosamente financiarse con proyectos nada atractivos", indica otro que prefiere mantener el anonimato.

El éxito de la colocación depende, por tanto, desde el principio, desde el instante que hace la elección el asesor registrado. De momento, la experiencia de Zinkia e Imaginarium deja un mensaje neutral. La productora de Pocoyó sube el 5,73% desde su debut y la juguetera zaragozana pierde el 17%. Lo que sí han conseguido entre las dos es abrir de nuevo la espita de las salidas a Bolsa cerrada desde que estallara la crisis con las subprime en 2007. "Desde que se hizo pública la oferta de Imaginarium en noviembre de 2009 el número de empresas que vienen a preguntarnos por el MAB ha crecido de manera exponencial. Se nos acercan de dos a tres entidades por semana", asegura Pablo Hurtado, socio coordinador de Deloitte para servicios de asesoramiento y empresas del MAB. "Las reticencias al ser la primera y quedarte sola han desaparecido", añade.

Ahora parece ser que ocurre todo lo contrario, que hay prisa por colocarse en parrilla de salida. "Te puedes encontrar con una compañía que te diga que quiere ser la primera en incorporarse al MAB del sector de alimentación o la pionera en Andalucía", asegura Enrique Quemada, consejero delegado de OnetoOne Capital Partners. Esta firma acompañará a Medcomtech, especializada en la distribución de instrumental y material médico ortopédico y reconstructivo, en la oferta que realizará para el Mercado Alternativo. Su estreno "es cuestión de no mucho tiempo", según declara Quemada.

El consejero delegado de OnetoOne resalta el potencial que tiene el MAB: "Hoy por hoy no es nada comparado con otros Mercados Alternativos Europeos", dice. Los más próximos al español son el Alternext de Francia y el AIM del Reino Unido. El primero cuenta con 125 empresas cotizadas y fue creado en 2005. El origen del inglés se remonta a 1994 y cuenta con 899 entidades agrupadas en 19 sectores diferentes.

Los expertos consideran que hay liquidez suficiente esperando para dar respaldo a esa capacidad del MAB. Los gestores han reforzado su apuesta para la Bolsa este año y de hecho aconsejan a los inversores en líneas generales ser más agresivos y dar un peso considerable en las carteras a la renta variable. "Los inversores institucionales mantienen todavía un elevado porcentaje de liquidez en sus carteras susceptible de ser invertido, por lo que no desaprovecharán las oportunidades que se presenten en los mercados de renta variable, máxime cuando el spread del riesgo entre grandes y medianas empresas se ha reducido, mientras que el de la rentabilidad continúa siendo el tradicional", señala Eugenia Escudero, consejera de Novamad. "Los fondos serán un caldo de cultivo para el Mercado Alternativo", añade Ignacio de la Torre, socio de Arcano.

Las dos colocaciones que se han hecho en el Mercado Alternativo, la de Zinkia e Imaginarium se han hecho a través de OPS para inversores cualificados, principalmente fondos. El pequeño inversor a podido entrar en las compañías únicamente cuando ya habían debutado. "Contemplamos una lenta reincorporación del inversor particular a los mercados de capitales, aunque iniciativas como los incentivos fiscales aprobados por el gobierno catalán, de generalizarse, actuarían de catalizador para un regreso a mayor velocidad en los mercados siempre que la volatilidad se mantenga en los parámetros actuales o niveles inferiores a los mismos", añade Eugenia Escudero.

Aunque de forma mayoritaria los expertos perciben el MAB como un mercado con fuertes expectativas, no faltan voces que ponen sobre aviso. "Hay que ser realistas y modestos y reconocer que parte de la operación no se alcanza; no se llega al objetivo de la valoración Zinkia e Imaginarium tuvieron que reducir sus ofertas y bajar el precio de la colocación, aunque sí se llega al propósito inicial, que era el obtener financiación", argumenta David Carro, de DCM Asesores.
Otro asesor registrado se muestra mucho más crítico: "El mercado primario no está funcionando a nivel de pequeño inversor. Es más fácil captar 10 que 1.000, pero la situación está igual de complicada para el MAB".

Es cierto, que las empresas que están sopesando salir al MAB contemplan el futuro con cierto optimismo. Pero en las últimas sesiones se ha demostrado una vez más que la incertidumbre aún persigue la renta variable. "El atractivo que las empresas del MAB puedan tener para los inversores dependerá de una serie de factores como son la coyuntura de los mercados, la existencia de un proyecto claro de crecimiento, una valoración atractiva y la baja o nula representación del sector", resume Carlos López Casas, presidente de Confivendis.

En el Mercado Continuo cotizan actualmente 119 compañías. La mayoría son empresas en expansión, y como tal podrían pertenecer al MAB. Así lo opina Francisco González, de Ernst & Young. "Algunas empresas deberían estar en el MAB, ya que los requisitos son más flexibles", dice. Para incentivar un posible traspaso, González comenta que sería necesario "ponérselo fácil".

Mejoras fiscales para atraer al inversor

La Bolsa ha sido consciente desde el primer momento de la necesidad de que el MAB ofrezca ciertas ventajas fiscales, tanto para la propia empresa como para el inversor, afín de garantizar en gran medida su desarrollo. El MAB se diseñó bajo la influencia del AIM y el Alternext, los Mercados Alternativos del Reino Unido y Francia. En ambos se incluyen deducciones del IRPF, exenciones en el impuesto de sucesiones y reducciones en la tributación de las plusvalías para inversores, entre otras ventajas.

De momento, lo que ha conseguido el MAB es el apoyo de algunas Comunidades Autónomas. Galicia fue pionera con la subvención de hasta un 50% de los gastos de salida al mercado con un límite de 80.000 euros.

Por su parte, desde el pasado 1 de enero, la Generalitat de Catalunya permite la deducción en el IRPF del 20% de la suscripción realizada en las ampliaciones de capital de empresas cotizadas en el MAB en el año. Para ello, es necesario que la compañía donde se invierta tenga su sede social y fiscal en Cataluña, y que la inversión realizada no supere el 10% del capital social de la entidad.

La deducción tiene un límite de 10.000 euros y será necesario mantener las acciones en cartera al menos dos años.

Mientras, en Madrid, el Instituto Madrileño de Desarrollo (Imade) otorga subvenciones a las empresas que optan al MAB a semejanza de las que asigna Galicia.

Los expertos reconocen que estas medidas son óptimas, pero las consideran insuficientes.

Nuevas compañias: Medcomtech y EuroEspes se sitúan en parrilla de salida

Los expertos auguraron un fructífero 2010 para el MAB. El año no ha hecho más que empezar y ya son dos empresas las que han comunicado de manera oficial que tienen planes para salir a cotizar: Medcomtech y EuroEspes.

La primera está especializada en la distribución de instrumental y material médico ortopédico y reconstructivo para implantes quirúrgicos óseos, articulares y de columna. Saldrá a cotizar acompañada de OnetoOne, que es su asesor registrado, y lo hará a través de una Oferta Pública de Suscripción (OPS) que irá dirigida a los inversores cualificados, principalmente fondos de inversión. Su objetivo es obtener financiación suficiente para llevar a cabo su plan de expansión en España. "Estamos muy ilusionados con este proyecto y convencidos de que el MAB va a ser una plataforma de proyección para Medcomtech muy importante y un apoyo en la estrategia de crecimiento en los próximos años. Dar el salto y convertirnos en una empresa cotizada es un hito muy importante. Nuestro modelo de negocio es un pilar fundamental en nuestra estrategia y este viene siendo respaldado por el mercado y los indicadores operativos y económicos de la empresa. Así que, esperamos que la operación sea un éxito", declaró Juan Sagalés, presidente de la compañía y principal accionista con un 82% . El resto del capital está repartido entre Alejandro Roca (15%) y otros directivos. Medcomtech fue creada en 2002 y en 2008 obtuvo un beneficio neto de 874.498 euros.

EuroEspes también es una empresa relacionada con el sector salud. Gallega y centrada en la investigación biomédica, comunicó esta misma semana que la junta general ha dado el visto bueno para iniciar el proceso de su incorporación al Mercado Alternativo. Ernst & Young la acompañará como asesor registrado. Ramón Cacabelos, presidente de EuroEspes, considera que la decisión de salir al MAB se enmarca en el proceso lógico de expansión de la compañía: "Creemos que ha llegado el momento de apostar decididamente por poner en valor nuestras patentes de biotecnología y genómica para su internacionalización, así como expandir nuestros programas de investigación aplicada a la biomedicina. En este sentido, un buen ejemplo en marcha es el proyecto Mimovax en el que, junto con otras entidades y al amparo de la Unión Europea, que financia parte del proyecto, estamos investigando el desarrollo de una vacuna contra el Alzheimer", comentó a este periódico.

"

Con estas perspectivas... quizá es cuestión que nos planteemos el mercado como principal fuente de financiación.... y no solo como el mejor modo de colocar una compañía. Eso sí... hay muchos huecos que cubrir... pero pocas historias de crecimiento que quizá merezcan la pena. El inversor que corría raudo a comprar papelitos al calor de las OPVs que promocionaban las sucursales bancarias ha desaparecido por lo que veremos en los próximos meses que historias tienen cabida en el mercado y cuáles no.

viernes, enero 22, 2010

Plan Obama ... se acabó lo que se daba ?

Arrancamos la primera parte del año con la intranquilidad en nuestras pantallas... y es que estos días el mercado está descontando la vuelta a la edad de piedra de la banca... la limitación de muchas de sus actividades, que es lo que promulga el Plan Obama y la adecuación de los balances bancarios a las nuevas y duras normas de Basilea... y que no por tardar unos meses en implantarse van a dejar de ser muy duras (nuevamente a pasar la mano ante los accionistas).

En palabras del Sr Artero hoy mismo, leemos sobre el quebranto entre la economía real y la financiera, el sobredimensionamiento de la segunda que la convierte en prioritaria para la acción política y monetaria y las terribles consecuencias de su separación respecto a la actividad productiva, que siempre concluye de la misma manera: mediante un ajuste brutal del precio de sus activos. Si algo se puede reprochar a gobernantes y supervisores es su incapacidad para comprender la dimensión de la crisis y aplicar soluciones adecuadas a su tamaño. De este modo han ido quemando naves y ni han logrado que el dinero circule, pese a las medidas desesperadas llevadas a cabo en tal sentido, ni han conseguido que los ingentes fondos públicos creen empleo. Y ahora ya no queda margen de maniobra cuando la profundidad de lo que está pasando se pone de manifiesto.

La caída de los mercados financieros no deja de ser fruto del desmontaje de todo el armazón argumental de los optimistas. ¿Cuáles han sido los catalizadores inmediatos?

En Estados Unidos, Krugman ha puesto de moda el término blip, espejismo, para definir el estado actual de la economía de aquel país. En las últimas semanas se ha revelado una renovada debilidad tanto en el mercado inmobiliario como en el laboral, dos de los elementos clave para recuperar la confianza de unos consumidores que se mueven a impulso de descuentos o subvenciones. Las cifras de pobreza se disparan y la desesperanza lleva a muchos estadounidenses a no acudir siquiera a las oficinas de empleo. El consumo es dos terceras partes del PIB de aquel país, variable a monitorizar.

China se ha convertido en la gran esperanza amarilla. El comprador que tirará de las exportaciones a nivel mundial, produciendo un efecto arrastre sin precedentes. Sin embargo el sorprendente dato de crecimiento económico dado a conocer ayer, del 10.7%, encierra algunos peros. Gran parte del mismo se deriva del aumento de la inversión tanto productiva como inmobiliaria y está muy ligada al ingente programa de actuaciones públicas. Un exceso de capacidad que necesita de ventas al extranjero para mantener el empleo. Pero que está condicionado a una política cambiaria que entraña enormes peligros. China importa inflación con el reminbi devaluado y será más antes que después que suba tipos de interés y aprecie su moneda. El consumo privado es incipiente pero se ve amenazado por el riesgo derivado de una burbuja de crédito y residencial que deja en palmitas cualquier comparación occidental. Sus dirigentes han empezado a cerrar el grifo. Demasiados desequilibrios y demasiadas incertidumbres sobre su resolución que pesan en el ánimo inversor.

Es verdad que no hay amenaza inminente de subidas de los tipos de interés en el mundo occidental pero no es menos cierto que la acumulación de dinero por parte de las entidades financieras en sus balances se encuentra en máximos históricos, resultado de la suma de tres factores: incertidumbres sobre su activo, afectado por la morosidad y los potenciales impagos; limitación de las fuentes de financiación a corto por la retirada de los bancos centrales, que les obligan a buscar recursos de forma perentoria en otros lares; mayores requisitos de capital en lo que en la carrera llamábamos neto, término actualmente en desuso. En la medida en que se acumule gas en la caldera, el riesgo de que esta estalle es mayor y su consecuencia inevitable la hiperinflación. Aunque servidor ve lejana la materialización de este fenómeno, cierto es que esta amenaza está pesando en el ánimo colectivo.

En relación con la actividad bancaria, tiene una extraordinaria relevancia, y es a mi juicio una de las causas fundamentales del desplome, las medidas anunciadas ayer por el equipo de Obama, encabezado por el ex presidente de la Reserva Federal Volcker, destinado a limitar las actividades de proprietary trading de las principales firmas financieras. Gran parte de los beneficios de algunas instituciones como Goldman Sachs en 2009 se ha derivado, precisamente, de esta área de actividad y, en concreto, del high frequency trading, operaciones de muy corto plazo, enorme volumen y carácter direccional que justifican buena parte de la subida de las bolsas. La limitación del uso de los libros propios por parte de estas instituciones va a suponer un palo terrible en sus cuentas de resultados y les va a obligar a una vuelta forzosa al negocio tradicional como intermediarios del dinero y comisionistas por operaciones. Y a menos beneficio, menor refuerzo de la solvencia y menos voluntad de hacer crecer el crédito.

¿Por qué ahora? Elecciones legislativas en noviembre en Estados Unidos, popularidad por los suelos y necesidad de recuperarla buscando una víctima propicia que tiene pocos motivos para quejarse del trato recibido.

Ha contribuido igualmente al aumento de la aversión al riesgo de los participantes en los mercados en los dos últimos días la perogrulla constatación de que los presupuestos públicos son elásticos hasta un punto, aquél a partir del cual el inversor penaliza su ampliación adicional bien como resultado de un evento de impago, caso de Dubai, bien como prevención ante su materialización futura, como ocurre con Grecia, Argentina o Venezuela. No nos engañemos, la incertidumbre país afecta a las compañías que radican en su territorio, encareciendo sus costes de financiación. No sólo eso, al repunte de las rentabilidades de la deuda soberana en los plazos largos de la curva viene acompañado del miedo a qué va a ocurrir con los referentes hipotecarios cuando concluyan las compras de unos bancos centrales que, por si fuera poco, amenazan con llenar la oferta con las multimillonarias posiciones acumuladas en su balance.

Quedan por último los resultados empresariales y el modo en el que los inversores están pasando por encima de las buenas noticias. Quizá sea éste el factor más difícil de interpretar. Cabe pensar que hay un miedo generalizado a que las tensiones en las finanzas públicas se traslade a una mayor presión impositiva. Podría ser. En mi opinión los analistas y estrategas comienzan a comprender que la mejora de márgenes derivada de la sistemática contracción de costes, en un entorno donde el poder de fijar precios en inexistente, es pan para hoy y hambre para mañana.

Al final los despidos masivos no hacen si no engordar las listas de paro, generando una desconfianza que se vuelve en su contra a la hora de encontrar un comprador final para sus productos. El proceso actualmente en curso es asintótico, y como ya hemos comentado desde estas líneas alguna que otra vez, importan poco en la presente ronda de resultados los beneficios y muy mucho las ventas. Se habían disparado injustificadamente las expectativas y ahora toca adecuarlas a la realidad.

Creo finalmente que algunos han sido víctimas de un gran engaño, la de aquellos que luchaban por su supervivencia profesional en el ámbito financiero. Pensar que sólo 15 meses después de que el sector bancario estuviera al borde del colapso las cosas habían vuelto a su cauce sin más no cabe en cabeza alguna. Bueno sí que cabe, como ha quedado demostrado. Y hasta qué punto. El riesgo de las firmas quebradas, CCC en la escala de rating, por debajo del 10% y la volatilidad en mínimos pese a los nubarrones de incertidumbre que pesaban sobre los mercados. No sé quién se puede extrañar de un pequeño shock de conciencia colectiva de la verdad que veremos lo que dura...

Mi opinión personal, una dura carta de intenciones la de Obama... o quizá una rabieta política contra la banca que veremos lo que dura...

Como decía Rodrigo Rato ayer, ponente serio donde los haya, los grandes vencedores de esta crisis, los países emergentes... Es allí donde hemos de mirar... y quizá donde recuperar algo de cordura y posibilidades de enderezar esta primera parte del año.

Saludos,