Tiempo real

Loading...

Follow by Email

jueves, abril 21, 2011

Normas básicas de Inversión por James Montier

Pueden leer la reflexión completa en la columna que el siempre genial McCoy tiene el Elconfidencial...pero creí que mereceía la pena hacerse eco de ella.

Feliz semana santa...esperemos no "quiebre" nadie estos días.

James Montier fue durante muchos años estratega de Societe Generale y, en la actualidad, uno de los responsables de asignación de activos de GMO -la gestora fundada en 1977 por el afamado Jeremy Grantham-.

107.000 millones de dólares en activos bajo gestión les contemplan, 96.000 de los cuáles estaban invertidos en bolsa a cierre de 2010. Montier era conocido por su pesimismo estructural, que se encargó de heredar su sucesor en el puesto en el banco francés Albert Edwards. Pero también por la lucidez argumental de sus análisis, lleno siempre de sentido común, perspectiva, profundidad y toma de postura.

Pues bien, su última contribución, a la que llego a través de John Mauldin al estar cerrada la web de la compañía para la que trabaja, se centra en lo que James Montier ha bautizado como las Siete Leyes Inmutables de la Inversión, principios que, a su juicio, se encuentran detrás de numerosas historias de éxito en los mercados.

Aunque, a priori, todas son igualmente importantes, lo cierto es que en su desarrollo se centra fundamentalmente en la primera lo que debería servir como referencia de su importancia relativa.

1.-Mantén siempre un colchón de seguridad, forma elegante del autor de decir: ¡compra barato! En su opinión, en la actualidad escasean los activos financieros que ofrecen tal colchón.

Hay solo valor relativo pero no absoluto, ni en bonos ni en acciones, en el Asset Allocation, al menos en Estados Unidos. Tampoco se encuentran grandes oportunidades en la selección de valores concretos, de acuerdo con los parámetros de rentabilidad operativa, financiera y de apalancamiento fijadas en su día por Ben Graham, ni en las carteras de renta fija donde el fair value para el bono americano se sitúa en el 4,5% frente al 3,5% actual.

2.-Esta vez nunca es diferente. Cuando oigas lo contrario, no te dejes arrastras por los cantos de sirena y haz como Ulises: átate al mástil de tus convicciones y encuentra en la perspectiva histórica más amplia, argumentos para desmontar las afirmaciones de quienes van camino del “estrellato”.

3.-Sé paciente y espera la gran oportunidad. La paciencia es un activo escaso, especialmente desde que se instaló en el conjunto de la industria la obligación de rendir cuentas periódicas, fundamentalmente trimestrales. Hay pánico a la espera y propensión a actuar porque sí como justificación del propio trabajo. No hagas nada cuando no haya nada que hacer. Ahora es momento de acumular caja para cuando el pánico o la euforia irracional te den entrada en el mercado.

4.-Ve contra el sentir generalizado del mercado. Es la única manera de encontrar alpha en el mismo, valor diferencial frente a la masa. La búsqueda y materialización de valor pasa, generalmente, por comprar barato lo que otros venden y vender caro lo que otros compran. Somos animales sociales, estamos cómodos entre la multitud. Salte de esa estela. No importa ser el raro, sino acertar. Y ahora todos aborrecen el dinero en efectivo (¿olvida el autor el miedo sobre el dólar como dinero fiduciario?).

5.-El riesgo no es un número teórico sino la pérdida permanente de capital. La obsesión por indicadores tipo VaR, desviación típica o beta sirven para tomar distancia de una realidad mucho más cercana y objetiva: estamos hablando de potencial impacto económico negativo de las decisiones, fruto de la suma de tres factores: errores de valoración, errores de apreciación y errores de gestión de balance (sobrevenidos estos dos últimos).

6.-Desconfía del apalancamiento. Bestia peligrosa que nunca va a convertir una mala inversión en buena pero que puede destrozar una idea oportuna y potencialmente rentable. Buena parte de la llamada innovación financiera no son sino formas encubiertas de mayor retorno ligado a más endeudamiento. Se inventa la rueda una y otra vez y ésta cada vez da menos estabilidad…

7.-Nunca inviertas en algo que no entiendas. Puro sentido común. Si algo aparenta ser demasiado bueno como para ser verdad, probablemente… no lo sea. No olvides que estás en una industria en la que lo simple se hace complejo con el único fin de generar comisiones para los “autores”.


Lo dicho...interesantes reflexiones para no perder nunca de vista.

sábado, abril 09, 2011

Banca vs Cajas...solución y problema ?

Mis estimados,

Ya eran días queriendo entrar a fondo del auténtico problema a que se enfrenta el desarrollo de la crisis en España...

Como saben los que tienen que oirme a menudo, el problema del "subprime" español aun se encuentra en los libros bancarios, en hipotecas que pagan Euribor + 0,50% por bien de años...mientras los principales players bancarios españoles nos siguen pagando el bono senior a Eur + 2%/3%... sí sí... por encima del depósito...

Pero qué digo, si hasta el Estado paga por encima del depósito !! a dónde vamos a parar... Por si fuera poco, "rukiki" de verdad, o dinero contante y sonante en la banca española...hasta ahora, bastante poco... Mucho aval del Estado y mucha deuda emitida con este aval...pero dinero fresco muy poco y a través de bonos "mandatoriamente" convertibles en su mayoría... nueva jugarreta de la banca española a sus clientes. Porque... quién compraría un bono SUBORDINADO obligatoriamente convertible al 7%... con la que está cayendo ?

La banca internacional optó por airear agujeros...y también por taparlos a base de ingentes cantidades de dinero de accionistas. La española...por retrasar un problema que ahora mismo dejará en "pelotas" a más de uno.

Así que el comentario del genial McCoy que pueden leer en el confidencial de este fin de semana me ponía bastante "a huevo" el profundizar en el todavía problema y gran problema de la banca española en general.

Un dato: SANTANDER tiene el 44% de los problemas de morosidad de todo el grupo a nivel mundial en España... como para pedir prestado a precios europeos...no creen ?


La banca nos guste o no es la "grasa" como digo hace años de esa maquinaria que llamamos economía de un país...Sin "grasa" la máquina se atasca... y ahí seguimos...con 3 en 1... cuando necesitamos grasa de la de verdad...

Lean y saquen sus propias conclusiones...pero sobretodo, sean felices !

""Semana ésta trufada de declaraciones de directivos de la banca española. Si el Encuentro del Sector Financiero que anualmente organiza Deloitte suele dar buenos titulares, e incluso un conato de chiste inesperado, su decimoctava edición no le ha andado a la zaga. Y, aún estando bien lo que los banqueros han dicho, como suele ser habitual han sido mucho más atronadores sus silencios. Hablar de la viabilidad de su modelo de negocio y financiación con las cartas encima de la mesa habría supuesto para muchos de ellos un harakiri innecesario y, total, para qué. Ande yo caliente… Pero lo cierto es que, más allá de que no se puede meter a todas las entidades en el mismo saco, gran parte de la industria participa de unas características comunes que ponen muy en tela de juicio su futuro a corto, medio o largo plazo. Habrá sin duda en su sesgado discurso un pecado de omisión que persiga no generar alarma innecesaria entre inversores y trabajadores. Pero también mucho de ignorancia, de incapacidad estratégica para adivinar por donde va la realidad social. Pero amigos, es lo que hay…

Miremos, por ejemplo, el balance. La remuneración de una parte sustancial de su activo está ligada al Euribor, esto es: al interbancario, medida de la confianza recíproca de los bancos europeos para prestarse entre ellos, función tanto del tipo de referencia fijado por el Banco Central Europeo como de la liquidez. Actualmente se encuentra, en su referencia a 12 meses a niveles del 2%. El spread hipotecario medio es de 80 puntos básicos. Mientras, una buena parte del coste del pasivo está referenciada a un riesgo país que, en tanto en cuanto España siga endeudada hasta las trancas y su economía no repunte, da la sensación de que se mantendrá un tiempo elevado. Me estoy refiriendo a coste de recursos propios y de la financiación mayorista, con diferenciales en ésta última entre 150-250 pbs. Desventaja frente a Europa. A eso se añade, entiendo que con carácter temporal, la disparatada remuneración al ahorro minorista y el factor de compensación de la ventana de descuento del BCE. El problema, en cualquier caso está ahí: la banca gana dinero financiándose con tipos a corto y prestando con tipos a largo. El orden de los factores altera, y mucho, en este caso el producto… para mal. La estructura de precios está rota. Cuidado. Chist, que nos oyen… Corto plazo.
Miremos, por ejemplo, la cuenta de resultados. Aparte del impacto que puede tener sobre el margen de intereses lo anteriormente comentado, que no es moco de pavo, y obviando lo evidente, inmobiliario y morosidad, existe un factor adicional de preocupación que se ha explicitado demasiado poco a día de hoy: la necesidad de dotar la genérica -consumida prácticamente en su totalidad- en cuanto comience a aumentar de nuevo, cosa que tardará, la actividad crediticia. Mientras, Basilea III lo sustituye por un buffer de solvencia, así lo llama, para el conjunto de la banca europea. Pero lo hace sobre unos requisitos de core capital (4,5% más 2%) que son muy inferiores a los establecidos por la normativa española (8% de partida para las firmas cotizadas). Desde ese punto de vista el lastre que va a pesar sobre los resultados de la banca doméstica española, y su capacidad para repartir beneficios, será muy superior al de sus competidores internacionales o sus propias filiales en el extranjero salvo que finalmente se apruebe una suerte de provisionamiento anticíclico a la española (que se ha demostrado que vale bien poco cuando hay concentración de riesgo). Chist, que nos oyen… Medio plazo.

Miremos, por ejemplo, la capacidad instalada. Respondamos a esta pregunta: ¿qué aporta la sucursal al cliente? Cercanía y confianza. Bien. ¿La realidad? Gestión de tesorería fundamentalmente. La crisis ha demostrado la precisión de la afamada frase de Mark Twain: “banquero es aquel que te da un paraguas cuando hace sol y te lo quita cuando llueve”. Esta coyuntura ha puesto a prueba la fidelidad de la entidad al demandante de fondos. Este acabará respondiendo con la misma moneda. Más tras la eclosión de Internet. Es evidente que la mayoría de los productos bancarios son inmediatamente comparables a través de la web (plazo, tipo, garantías a aportar u ofrecidas, calendario de pagos o cobros). Buena parte de ellos se pueden contratar online, aunque luego requieran de fe pública o de una entrega previa física o telemática de documentos. Servidor no pisa el banco así le maten salvo para sacar o ingresar dinero. La generalización del pago a través de dispositivos móviles provocará que ni eso. El valor añadido del espacio físico irá menguando con el paso del tiempo, de forma tal que se centralizará el servicio en unas cuantas megasucursales y proliferarán pequeñas oficinas que actuarán como cajeros ilustrados. Por tanto, el cierre de locales que se ha producido hasta ahora puede convertirse en un chiste ante lo que está por venir.

En un entorno de diferenciales entre financiación y captación menguantes, el peso de esta sobre estructura es más evidente. Obligará a actuar. Chist, que nos oyen… Largo plazo.""