Tiempo real

Loading...

Follow by Email

domingo, agosto 21, 2011

Barato, barato...oiga...


Dado que aun no pude marchar de vacación... ahí les mando el reclamo de a cómo está el kilo de inversión financiera en España... pues la verdad es que estamos viendo valoraciones no vistas ni en el peor momento de la caída de Lehman...

Ahora bien, es el momento ? esa decisión de la dejo a ustedes...

La sangre derramada en los parqués bursátiles ha dejado las cotizaciones de la mayoría de los valores del Ibex a precios de liquidación. Los potenciales de revalorización superan el 40% en 19 de los 34 valores que hay ahora listados en el selectivo y el margen de subida sobrepasa incluso el 108% en el caso de la acerera multinacional Arcelor.

Técnicas Reunidas, Sacyr y OHL tienen por delante una trayectoria al alza superior al 80%. Oportunidades hay en casi todos los segmentos: el recorrido de IAG es del 74%; el de Gamesa del 68%; Acciona, del 61,7%; Repsol, un 51,65%; BBVA, 46,7%; Santander, 43,2%, y Telefónica, 39,4%, sirven como muestra. El potencial promedio del Ibex es de nada menos que el 45%. Este cálculo se hace tomando el promedio de precios objetivos, los que determinan los analistas de acuerdo con la valoración que hacen de los activos de las compañías. Ocurre además el hecho completamente inusual de que no hay ningún valor que esté en estos momentos por encima de su precio objetivo. En condiciones normales de mercado, lo habitual es que un buen puñado de valores hayan agotado su margen de recorrido y se encuentren por debajo del precio que le otorgan los expertos. Pero estos no son tiempos normales.

De la misma manera, tampoco hay ningún valor del Ibex que esté en niveles de sobrecompra. Cómo iba a ser así, si en lo que va de agosto, el Ibex ha perdido más de un 15%. Igualmente, las rentabilidades por dividendo de las empresas que remuneran al accionista -todas las del Ibex menos Grifols e IAG- superan en la mayor parte de los casos el IPC (3,1%) y hasta 23 de las firmas cotizadas ofrecen un rendimiento superior al 5%, algo con lo que no puede competir ningún depósito. Los rendimientos por dividendo más fuertes son los de Abertis (11,87%), BME (10,65%), Telefónica (10,07%), Santander (9,55%), CaixaBank (8,78%) y FCC (8,29%).

Por si esto fuera poco, los ratios de PER (el número de veces que el beneficio por acción está contenido en el precio) se encuentra en 7,1 veces (en dato ponderado), cerca de la mitad de su promedio histórico y a un paso de los mínimos que se alcanzaron tras el derrumbe de Lehman Brothers, en septiembre de 2008. En ese momento había muchas dudas sobre el grado de saneamiento de los balances corporativos y de su exposición a activos contaminados. Tres años después, es un hecho aceptado que las empresas han puesto la casa en orden y sus cifras son más limpias y sólidas. OHL cotiza a un PER de 7,4 veces; Telefónica, de ocho; Caixa Bank, de 8,5; Enagás, de 9,1 e Indra, de 9,8 veces.

Pero los mejores ratios de PER son los de BBVA y Santander, inferiores a 6,5 veces, unos niveles no vistos desde el momento más crítico del colapso financiero. La comparativa con los grandes del sector financiero europeo arroja resultados diversos. Así, el castigo particular que ha sufrido la banca francesa hace que sus principales valores coticen a ratios de PER históricamente bajos. Es la situación de BNP Paribas (4,9) y Société Générale (4,4). El británico Barclays se mueve a ratios similares a los de los bancos españoles (6,7 veces). Lo mismo sucede con el suizo UBS (6,4), pero no así con Credit Suisse (8,3), ni con el alemán Deutsche Bank (10,5).

En cualquier caso, la ocasión parece propicia, pues, para lanzarse de pleno a comprar valores del Ibex 35. Casi todos están a niveles más atractivos que se han visto en muchos años. Pero no conviene ser enemigo de la prudencia. Solo hay siete valores que estén cotizando por encima del precio al que lo hacían a comienzos de año y solo hay uno, Inditex, que registre un precio superior al que cotizaba el día en que el Ibex alcanzó su récord histórico, el 8 de noviembre de 2007. Todos aquellos inversores que compraran aquel día cualquiera de los otros valores, estarían hoy, casi cuatro años después, perdiendo dinero. De hecho, el Ibex, aunque cotiza un 20% por encima de los mínimos de marzo de 2009, está por debajo del nivel al que cotizaba hace ocho años. Estos sirven para ilustrar que toda inversión en Bolsa es arriesgada y que conviene analizar cuidadosamente.

De acuerdo con cifras recopiladas por Bank of America Merrill Lynch, solo en el periodo que va del 10 al 17 de agosto, salieron de los mercados europeos de renta variable y deuda corporativa más de 5.000 millones de euros en busca de otros lugares más seguros. Como advierte la firma de inversión Nomura, cuando el sesgo de mercado es muy negativo, los ratios de valoración atractivos ofrecen muy poca protección.

La inversión en un momento de mercado como el actual, requiere una vigilancia constante de los valores. La volatilidad está a sus niveles más altos desde finales de 2008 y en las últimas jornadas, es muy común que medie una oscilación de más de cinco puntos porcentuales durante una misma sesión entre el máximo y el mínimo de un valor. Esto ocurre porque los llamados cazadores de gangas entran en el mercado cada vez que se pierden determinados niveles, pero realizan beneficios en cuanto cumplen sus objetivos de revalorización. De esta manera, las recuperaciones del mercado nunca son sostenidas en el tiempo.

Una demostración visible de esta dinámica son los máximos decrecientes que está realizando el Ibex. Desde el comienzo del verano, la Bolsa española ha experimentado tres repuntes. El primero concluyó nada más comenzar julio y marcó 10.492 puntos. El segundo, terminó el 22 de julio y, en esta ocasión, la carrera alcista se agotó al llegar a los 10.059 puntos. La tercera remontada, realizada desde niveles mucho más dramáticos, acabó el pasado miércoles, en la limitada cifra de 8.728 puntos. La incertidumbre económica, máxime después de los datos que indican una desaceleración del crecimiento en las locomotoras estadounidense y alemana, suponen una losa que arrastra continuamente a la cotización.

La situación de la banca mediana

Uno de los mejores ejemplos de ello es lo que ocurre con la banca doméstica con exposición principalmente local. Popular, Bankinter y Sabadell son los tres únicos valores del selectivo cuyo potencial de subida está por debajo del 10% y es que sus ratios de PER figuran en el rango alto de mercado; es decir, están más de cerca de cotizar a precios caros, de acuerdo con las estimaciones de beneficios, aunque ninguno de ellos esté realmente en esa coyuntura. Lo mismo puede decirse por niveles técnicos RSI (Relative Strengh Index): están entre los que más cerca se encuentran de indicar niveles de sobrecompra.

Se evidencia así el recelo de los analistas a las posibilidades de la banca doméstica. "Sencillamente, el sector financiero no está bien y no hay señales que den indicios de que vayan a estar mejor", afirma Nuria Álvarez, especialista en banca de Renta 4. "Las previsiones han ido revisándose a la baja según pasan los meses y en el tercer trimestre ocurrirá lo mismo", explica Álvarez, que hace extensiva esta visión a los dos valores recién estrenados en el mercado: Bankia y Banca Cívica, que han cumplido un mes en Bolsa claramente por debajo de sus precios de salida.

La otra cara de la moneda es que en tiempos tan volátiles, los fundamentos económicos no se tienen demasiado en cuenta y muchos inversores se fijan más en niveles técnicos. El indicador RSI está en el caso del Ibex en 32 puntos, al borde de indicar sobreventa. Se trata de un nivel que siempre se ha roto con un carrera hacia arriba. También están en esa misma dinámica todos los demás índices. Si hay un impulso alcista en los principales mercados europeos, es de esperar que el Ibex se beneficie de esa tendencia.

Niveles técnicos de sobreventa

Los indicadores técnicos RSI de todas las Bolsas europeas están próximos a niveles de sobreventa, cuando no directamente en fuerte sobreventa, como es el caso del Dax (22,3), del Euro Stoxx (27,3) y del Cac (29,6). El Ibex está entre 32 puntos. Para hacerse una idea, lo normal es que el índice RSI esté en parámetros próximos a 50 puntos. Por debajo de 30 es indicio de que el valor está sobrevendido.

Esta es una situación prácticamente inédita en Europa. Tradicionalmente, una circunstancia así siempre se ha saldado con un fuerte rebote de los mercados. Pero ahora existen dudas razonables de que esto pueda ser así.

Uno de los factores clave será la evolución de las primas de riesgo, los diferenciales respecto a los activos considerados libres de riesgo, como es la deuda pública alemana y la estadounidense. Una muestra del miedo generalizado que domina los mercados es el hecho de que los bonos soberanos de Estados Unidos con vencimiento a 10 años tienen una rentabilidad próxima al 2%, a un paso del mínimo histórico y ello a pesar de que la agencia Standard & Poor's retiró recientemente la máxima calificación, la célebre triple A.

Cuando el pánico cunde en el mercado, las pérdidas se suceden a velocidad vertiginosa y no hay discriminación entre valores. Eso es algo que deben tener en cuenta los inversores.

Caída de capitalización

137.280 millones de euros es lo que ha perdido el Ibex en capitalización desde el máximo del año, registrado el 2 de mayo. Este ajuste ha dado lugar a ratios muy bajos de valoración.

* Original de Fernando Martínez, publicado en el Periódico 5 Días

domingo, agosto 07, 2011

A vueltas con la prima de Riesgo... alguien se anima a dar la solución ?


Dado que este verano nos quedamos abiertos por vacaciones, observando atónitos como la inoperancia de unos y otros nos adentra en terreno de los desconocido, veamos según mi opinión las únicas 2 salidas para el callejón sin salida en el que anda inmersa la vieja Europa :

1) Barcos sin Honra... que es como denominaría la cesión de la soberanía nacional que sin lugar a dudas debiera de demandar el lanzamiento de los Eurobonos. Tiene sentido y mucho el lanzar un único instrumento Europeo de financiación, con rating AA cuanto menos, y emplear este dinero para que cada país recompre deuda actualmente cotizada bajo par.

Arbitramos de este modo precios y expectativas, y pedimos dinero como país para cancelar al mismo tiempo préstamos con el mercado a 3-4 años, que es donde parecen estar los cuellos de botella.

Medida muy buena para las bolsas por cuanto envía una señal inequívoca de... no malvendan bonos bajo su precio PAR pues se los voy a recomprar. Al final es una quita de deuda "legal" y hecha a precios de mercado... que redundaría en una rebaja de los procentajes de deuda que cada país tiene sobre PIB.

Si a la vez contamos con una drástica bajada de tipos del BCE, tendríamos al sector privado, bancos y empresas, bien engrasado... pues actualmente la raquítica banca comercial del sur de europa anda comprando todos los bonos del Estado que se emiten ante la escasa demanda internacional. Un callejón sin salida...que españoliza aun más a nuestras entidades.

2) Honra sin Barcos... que es como denominaría a "marchar" del Euro y "literalmente" arruinar a todos los extranjeros que alguna vez invirtieron en España.

Políticamente sería duro... pero no más que ver que no hay ni para pagar a funcionarios...o que la banca tiene secos los antiguos canales de financiación con el resto del mundo.

Se vuelve a la peseta, se toma un tipo de cambio al estilo Solchaga en los 90, y recuperamos de un plumazo la competitividad que de otro modo tardaríamos décadas...

Y aun mejor ! ya tenemos al Banco de España desempolvando la máquina de fabricar pesetas...aunque estas, en términos globales, valdrían la mitad quizás... de lo que hoy vale un Euro.

Nos vamos fuera ? es lo que piensan muchos ahorradores y empresarios... pero ya es tarde.


Qué se impondrá ? una Europa unida o políticos que solo miran porque su pueblo coma...

La cosa tiene mala pinta... pero ahora sí, nos jugamos el futuro de Europa... ante un mercado que ríe por la Des U.E. como ya muchos analistas la llaman...

Y mis Euros ? los cambio ? pero a qué ?

Está claro... a cualquier moneda de cualquier país que no deba tanto como el mío... o que tenga capacidad suficiente para repagar.

Pero como decía el otro día un candidato político en Soria " no se preocupe... que después de la tormenta...siempre escampa..." Lo que luego no contaba el diario es si acto seguido se marchó de España...


Saludos y pasen un buen verano,